Chile tiene diseños exitosos en la prevención de fallas catastróficas de depósitos de relaves

Caso distinto es el de los pasivos mineros o depósitos abandonados, los que Golder conoce bien por su trabajo con organismos públicos. Fuente: El Mercurio, 26 de enero de 2017.


Noticia relacionada Corfo lanza Programas Tecnológicos de Minerías en Relaves

Tras la tragedia de la presa de relaves en Samarco, Brasil, que culminó con la pérdida de 19 vidas, el Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM), que promueve el desarrollo sostenible en la industria minera entre sus asociados (que incluye a varias compañías mineras chilenas), encargó una revisión global de los estándares y políticas de gestión de relaves de las principales empresas que lo adhieren. La revisión estuvo a cargo de expertos de Golder Associates -como Terry Eldridge, líder técnico de esta área para Latinoamérica y Alistair Cadden, senior de la oficina de Chile-, quienes hicieron recomendaciones de mejora en cinco áreas.

La necesidad de clasificar los depósitos de relaves en base a su consecuencia potencial de falla, formalizar los procesos para la gestión del cambio en estos depósitos a lo largo de su vida útil, establecer los protocolos de comunicación entre los ingenieros de registro, operadores y dueños, así como la necesidad de exigir la participación de profesionales calificados en los procesos de evaluación de riesgos y revisiones independientes periódicas, surgieron como los grandes aspectos de esta revisión.

Eduardo Salfate, gerente del área de residuos mineros de Golder Associates S.A., señala que a pesar de todas las iniciativas de estandarización que se han desarrollado en los últimos 15 años, “las fallas catastróficas de depósitos de relaves siguen ocurriendo, lo que reduce significativamente la credibilidad en el proceso de diseño, operación, supervisión y fiscalización de este tipo de instalaciones.

“Como ingenieros en esta área sabemos que el conocimiento para un diseño seguro existe, pero lo que se debe lograr es que sea debidamente traspasado entre ingenieros, dueños, operadores y reguladores durante la vida útil de la instalación”, agrega.

Enfatiza que se debe “transmitir de forma muy clara y desde etapas tempranas de diseño cuáles son las vulnerabilidades del sistema y, consecuente con esto, definir cuáles son los parámetros clave que deben ser resguardados durante la operación para asegurar que este opere conforme se proyectó en la ingeniería”.

Añade que “el no entender las vulnerabilidades del sistema es lo que puede resultar en que exista una desconexión absoluta entre el diseño, la construcción y operación del depósito, lo que aumenta las probabilidades de falla”.

Situación nacional

Respecto a Chile, Salfate destaca que en la gran minería nacional “los diseños han sido hasta ahora exitosos en la prevención de fallas catastróficas. Reflejo de esto es que tras los grandes sismos (magnitudes superiores a 8) y eventos de precipitación de los últimos años no se hayan registrado eventos de este tipo. Creo que aún podemos seguir evolucionando en la aplicación de las mejores prácticas de la industria para lograr un manejo más eficiente del agua y una incorporación más holística de los aspectos ambientales al diseño”.

Caso distinto es el de los pasivos mineros o depósitos abandonados, los que Golder conoce bien por su trabajo con organismos públicos.

Para ello, apoya como empresa el trabajo conjunto de consultores, empresas mineras, Sernageomin, el Gobierno y entidades públicas para elaborar estrategias de manejo de corto, mediano y largo plazo que permitan reducir los riesgos a la población y el medio ambiente.

Para este ingeniero, una adecuada gestión de los depósitos de relaves requiere de un conocimiento acabado de las propiedades y comportamiento esperado de las fundaciones y materiales de construcción del muro y de los relaves que se contienen tras él.

A su juicio, “debe existir un compromiso por parte de las compañías a realizar revisiones de la estabilidad de sus depósitos previo a la implementación de cualquier cambio en la geometría de sus presas, método constructivo, operación de la cubeta del depósito y/o la ubicación de la laguna de aguas”.

Complementario a lo anterior, dice que en el país falta establecer el marco del Ingeniero de Registro, EOR en inglés, responsable en otros países de asegurar que el depósito se diseñe, construya y opere de forma segura y conforme al estado del arte actual y las regulaciones, estatutos, guías, códigos y estándares aplicables.

En relación a qué tipo de relave debiera prevalecer en Chile, indica que “en Golder no privilegiamos tecnologías específicas, sino que aquellas que se ajusten mejor al sitio de emplazamiento y operación proyectada. Somos de la visión que todas las tecnologías de relaves pueden ser construidas y operadas de forma segura si se entienden las variables técnicas que inciden en su diseño de ingeniería”.

Finalmente, destaca que “Golder está trabajando en numerosos proyectos relacionados con depósitos de relaves, los que cubren etapas de diseño, mejoras operacionales y desarrollo de aspectos de cierre. Como compañía nos gratifica mucho que empresas como BHP, Codelco, Antofagasta Minerals, Teck, Freeport, Collahuasi y Anglo American confíen en nuestro equipo de trabajo la misión de proporcionar soluciones integrales a la gestión de sus relaves”.

Etiquetas: , , ,

Comments are closed.