“Estas paralizaciones y disputas judiciales son una señal confusa a los emprendedores e inversionistas”

Una decisión del Tribunal Ambiental, emitida en octubre del 2016, puso dudas sobre su destino final. La resolución anula el permiso ambiental que permitía la construcción del hotel. Fuente: El Mercurio de Valparaiso, 16 de enero de 2017.


En octubre del año 2011, el gerente general de inmobiliaria Punta Piqueros S.A., Ambrosio García Huidobro, sostuvo una reunión con alumnos del Liceo Técnico de Concón, para explicar los beneficios laborales del hotel 5 estrellas -135 habitaciones y más de US$ 50 millones de inversión-, que la firma proyectaba para construir en la Avenida Borgoño N° 18.115, sobre un peñón rocoso del borde costero.

En dicha reunión, García Huidobro deslizó a los estudiantes que la inmobiliaria tenía previsto inaugurar el recinto a fines del año 2013.

Sin embargo, a cinco años de dicha cita y a tres de la proyección hecha por el ejecutivo, la iniciativa se encuentra con casi el 100% de su obra gruesa terminada, pero una decisión del Tribunal Ambiental, emitido en octubre del 2016, puso dudas sobre su destino final. La resolución anula el permiso ambiental que permitía la construcción del hotel y pide tomar en atenta las observaciones hechas por la ciudadanía en el proceso de elaborar las mitigaciones y compensaciones.

Como consecuencia, el municipio de Concón abrió un proceso de invalidación del permiso de obra -aún en trámite-, y ordenó la paralización de los trabajos que desarrollaba la inmobiliaria. Para emplazar el proyecto, la empresa ha tenido que pasar por un largo camino judicial y de paralización.

– Hay grupos ciudadanos que aseguran que ustedes no han parado los trabajos como lo exige el municipio de Concón.

– Lo indicado no es efectivo. El Decreto emitido por la municipalidad que ordenaba la paralización fue acatado de forma inmediata por nosotros, tal como ha ocurrido con todos los fallos y resoluciones judiciales que se nos han notificado. Es importante recordar que una paralización es un proceso que debe ser planificado y ejecutado de manera segura y responsable. Las faenas se deben interrumpir de manera secuencial, para dar total cumplimiento a la legislación vigente, para que la obra paralizada quede en condiciones seguras para las personas y el medioambiente.

– ¿Cuál es el proceso?

– La empresa constructora diseñó con la inmobiliaria un plan de trabajo debida y oportunamente informado a la Municipalidad de Concón, todo lo anterior, sin perjuicio de que aún quedan pendientes la resolución y recursos judiciales con los que buscamos defender nuestros derechos, entre ellos, la aprobación ambiental que se nos otorgó hace más de dos años. Un abandono inmediato o intempestivo de faenas, conllevaría riesgos para las personas y el medioambiente, lo que claramente se debe evitar.

DAÑOS Y PERJUICIOS

-¿Cuál es el perjuicio de la empresa respecto a esta nueva orden de paralización?

– El daño es inmenso. Tanto para nuestro proyecto y nuestros trabajadores, como para la certeza jurídica y la institucionalidad ambiental del país. Se han perdido 300 puestos de trabajo directos justo cuando más se necesitaba avanzar en las obras y recuperar el tiempo perdido. Esta es una obra que contó con todos los permisos que se requerían y que incluso, en materias ambientales y de seguridad, superó los estándares de la norma chilena. Punta Piqueros será administrado por InterContinental, la principal cadena hotelera a nivel mundial, por lo que además incorpora todos los estándares de seguridad de un operador con gran experiencia y exigencias para hoteles en áreas de riesgo de naturaleza, como tsunamis y huracanes.

– ¿Cuánto pierden?

– Amparados en lo anterior, el proyecto se encuentra casi con el 100% de su obra gruesa construida, por lo que los sobre costos al día de hoy son cercanos a los 10 millones de dólares. Pese a ello, los propietarios del proyecto, todos quienes pertenecen a familias de larga vinculación con la zona, seguirán adelante, convencidos del tremendo aporte que le traerá a la comuna, la región y al país. Claramente estas paralizaciones y disputas judiciales, que están afectando a la Región de Valparaíso, son una señal confusa a los emprendedores e inversionistas, puesto que hoy se ve de manera incierta la inyección de esfuerzos y de capital; pese a eso, estamos convencidos de estar ejecutando un proyecto de alta calidad y atractivo para nuestro turismo.

-¿Estudian presentar acciones legales por esto como en su momento lo manifestó el mall 14 Norte que también sufrió paralización?

– Aún estamos con procesos judiciales en curso, por lo que no nos parece pertinente elucubrar frente a futuras acciones. Por supuesto, terminado los procesos, evaluaremos las acciones que podamos ejecutar para defender los derechos que hayan sido vulnerados.

CONFLICTO CON EL HOTEL

-¿Qué opinan de la oposición que ha mantenido el Comité Pro Defensa?

– Es sorprendente que un grupo tan acotado de personas, que pertenece a una comuna que no es donde se desarrolla el proyecto, pueda generar tanto daño. Y aportando poco a cambio, pues no hay propuestas concretas frente a los innumerables proyectos a los que ellos le ponen trabas, ni siquiera en los temas que dicen defender que son el patrimonial y ambiental. Fíjese que proponen demoler el edificio. ¿Puede imaginarse el impacto ambiental que generaría echar abajo un edificio de hormigón?

-¿Complica?

– Nosotros tenemos la tranquilidad de que contamos con un gran apoyo por parte de la comunidad de Concón. Así lo han manifestado, por ejemplo, los gremios de nuestro rubro, las cámaras de comercio, juntas de vecinos y aquellos vecinos que son más activos en la vida comunal, entre otros. Nuestro proyecto, al estar regulado por la Ley Lorca, se expuso en numerosas sesiones abiertas del Concejo Municipal de Concón, recibiendo el apoyo de los vecinos y autoridades que participaron activamente de ellas. Por lo tanto, llama la atención que un grupo, que dice defender el borde costero, nunca estuviese presente en dichas oportunidades y recién se interesara por el proyecto cuando su construcción ya había comenzado.

– ¿Hay culpa de la Municipalidad de Concón en los procesos de paralización que ha tenido el proyecto?

– No, la Municipalidad ha emitido autorizaciones y decretos, de conformidad a la Ley, después de extensos procesos de revisión, consulta y observaciones. Así ocurrió en la tramitación de anteproyectos, que fueron varios, en el permiso de edificación y en el largo Estudio Ambiental que desarrollamos, donde la alcaldía fue el organismo público más participativo, que presentó el mayor número de consultas y observaciones, lo que hace que, con convicción, durante todo el proceso siempre hayan defendido judicialmente su punto de vista.

– ¿Hubo un error en el decreto del 2014 que validó el permiso de obras?

– Aquí se otorgó un permiso, tras un largo proceso de tramitación y consulta. Luego, hubo un fallo de la Corte Suprema que, de forma independiente, fue aplicado de igual manera tanto por el municipio de Concón y su equipo jurídico, como por la inmobiliaria y sus abogados. Luego hicimos un extenso Estudio Ambiental, que fue aprobado por unanimidad. Tras una paralización de dos años y tres meses, reiniciamos obras con la debida autorización. Hemos actuado cada vez, según cómo se han pronunciado los distintos entes públicos.

– Concón cambió de Concejo Municipal, ¿piensan reunirse con ellos para mostrar el proyectos?

– Como inmobiliaria creemos importante que todos quienes estén interesados en el proyecto puedan conocerlo. Es por eso que nos hemos reunido con vecinos, líderes de opinión y autoridades, con estos últimos, cumpliendo las leyes. Estamos convencidos que nuestro hotel es un gran aporte al desarrollo turístico y económico no sólo de la comuna de Concón, sino de la Región de Valparaíso, por lo tanto, nos sentimos orgullosos de mostrar cómo se desarrolló un hotel diseñado para atraer pasajeros con un proyecto innovador y con los atractivos más destacados de la zona.

“El daño es inmenso. Tanto para nuestro proyecto y nuestros trabajadores, como para la certeza jurídica y la institucionalidad ambiental del país. Se han perdido 300 puestos de trabajo directos”

“Un abandono inmediato o intempestivo de faenas, conllevaría riesgos para las personas y el medioambiente, lo que claramente se debe evitar”

Katherine Escalona M.

Comments are closed.