Chillán: gravísimas faltas en relleno sanitario podría detonar su clausura definitiva

Superintendencia del Medio Ambiente formuló una serie de cargos en contra de Ecobio. Fuente: Crónica de Chillán, 20 de marzo de 2017.


La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) inició el jueves pasado la formulación de cargos en contra de la empresa Ecobio S.A, firma a cargo del relleno sanitario industrial y domiciliario ubicado en la localidad rural de Llollinco, a raíz de una serie de infracciones detectadas.

Es en base a 21 informes generados desde la unidad de fiscalización y que comprenden desde el 2013 al 2016, se pudo comprobar que en abril, mayo y septiembre del 2014 y marzo de 2015, Ecobio presentó superación a la norma en niveles máximos permitidos de ciertos contaminantes, entre otros hallazgos graves que forman parte del expediente.

Cada uno de los pormenores que se extrajeron de las fiscalizaciones fueron detonantes en la formulación de 10 cargos en contra de la firma, la que dispone un plazo de 10 días hábiles para presentar un programa de cumplimiento y 15 días hábiles para formular sus descargos, período que se inició el viernes pasado luego de que fuera notificada.

“Estábamos en antecedentes de este expediente y mañana (hoy) conoceré parte de los detalles de los cargos. Estamos atentos en las fiscalizaciones que se realizan a las empresas, sobre todo aquellas que tienen un impacto en la comunidad y el trabajo que se ha hecho de este tema ha sido ejemplar”, subrayó Richard Vargas, seremi de Medio Ambiente.

Observaciones complejas

En tanto, son cuatro infracciones que están clasificadas como graves y con las cuales el relleno puede ser objeto de revocación de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), clausura o enfrentar una multa de hasta 5 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA).

Una de ellas es el no dar aviso a la autoridad, ni adoptar las medidas preventivas y respiratorias respecto a las elevadas mediciones de manganeso, en los monitoreos que se hicieron de las aguas subterráneas.

El expediente se encargó de explicar las omisiones que se realizaron en el plan de monitoreo de aguas subterráneas que estaba fijado para el relleno sanitario, en el cual las muestras que se tomaron durante los años 2014 al 2016, tenían serios defectos como que no se realizaron o solo se tomó algunos parámetros de los 22 que debían incluirse.

Si bien esta infracción complica a Ecobio, la gravedad aumenta considerando que la cantidad de manganeso que se encontró en las aguas superó la norma, tal como pasó en noviembre de 2014 cuando la medición del manganeso sobrepasó en un 1.323.900% veces la norma, lo que se traduce en 1.324 miligramo de manganeso por litro de agua. Esta situación bajó en mayo de 2015, donde el metal rebasó en 929% a lo que exige la norma y en 889% en junio, cifras que igualmente son exorbitantes.

“Que finalmente la SMA haya resuelto formular cargos a Biodiversa por la mala operación de sus rellenos sanitario e industrial es una buena noticia, aunque tardía. Se ha constatado la existencia de graves irregularidades en sus operaciones y en el cumplimiento de sus resoluciones de calificación ambiental, lo que implica riesgo para la comunidad por la contaminación. No es una sorpresa que se haya comprobado la existencia de contaminación en aguas superficiales y subterráneas. Lo que sí sorprende son los escandalosos índices de contaminación con manganeso en el área. No es sorpresa la contaminación, sino la monstruosidad de las cifras”, sostuvo Ulises Lari, presidente del comité medioambiental de Chillán Viejo.

La situación no cambió el año pasado, ya que en los muestreos no se incluyó analizar la cantidad de amoniaco, arsénico, aceites entre otros metales que estaban incluidos en el plan de muestreo, a lo que se suma que nuevamente las muestras de manganeso estuvieron por sobre la norma, siendo en octubre el mes donde se registró el mayor incremento, con un 1.240% veces la norma.

Mal Manejo de lixiviados

Otras de las faltas detectadas es el almacenamiento y manejo de lixiviados, proceso en el cual se constató la filtración de estos percolados cuando eran trasvasijados, lo cual era hecho en zonas húmedas, expuestas a derrames y con pérdidas en el suelo, el cual no contaba con impermeabilización, por lo que se deduce habría una infiltración en esa área.

A eso se suma que los ductos, en algunos casos, estaban en malas condiciones además de la verificación de líquidos en los alrededores de los estanques de acumulación, pese a que en Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que entregó Ecobio, precisó un plan de medidas de mitigación, reparación y compensación para que justamente este tipo de situaciones no ocurriera, punto que al parecer tampoco se habría cumplido.

También dentro de las faltas que más complican a la empresa, aparece el no reportar a la autoridad ambiental la mortandad de 6 aves en las piscinas de almacenamiento de lixiviados del relleno industrial, pese a que el RCA N°193 es explícito de cómo se debe funcionar ante este tipo de hechos.

“Hacía tiempo que estábamos esperando los resultados de la investigación del SMA, así que no es una sorpresa esta formulación de cargos. Nosotros habíamos hechos algunas denuncias como municipalidad, las que se sumaron a otras denuncias y el alcalde se entrevistó con el superintendente y se nos mencionó de esta investigación y que se estaban reuniendo todas las denuncias que habían llegado, pensábamos que iba a salir antes ya que estábamos esperando desde el 2015 esta pesquisa”, comentó Antonio Arriagada, encargado de la oficina municipal de medioambiente de Chillán Viejo.

Sin órdenes de trabajo

Punto que igualmente se incluyó como grave, son las órdenes de trabajo que se realizaron cuando se produjo el incendio en el zócalo de la planta de inertización del relleno industrial, el 12 de septiembre a las 9:00 horas.

Es en el lugar donde se dejan inactivos los componentes peligrosos que vienen en la basura industrial, donde se produjo un incendio y en el cual los fiscalizadores pudieron advertir la existencia de órdenes de trabajo no informadas, y que justamente corresponden aquellas que fueron creadas entre las 8:00 y 9:00 de la mañana del día siguiente al incendio.

Durante la pesquisa se constató que en el período en que se produjo el incidente, del cual se enteró por la prensa el Seremi de Salud, ingresó a la faena un despacho de ceniza de Enap y de Eléctrica Nueva Energía, además de un residuo de la empresa Vía Limpia, el cual tenía la calificación de tipo peligroso, pero se desconoce que material o productos químicos contenía.

Finalmente la SMA señaló que el no contar con una planta de trituración de residuos en el lugar donde se deposita la basura industrial (CITA) y el no realizar monitoreo de aguas superficiales en el estero Quitasol constituyen una falta leve, de acuerdo a la RCA N°245/2003.

Crónica Chillán se contactó con la empresa para conocer su visión, manifestando que se encuentran analizando la situación.

SIN RESOLUCIÓN DE CALIFICACIÓN AMBIENTAL

Durante la fiscalización del 21 de septiembre de 2016 se inspeccionó el área de tratamiento del proyecto piloto de secado de lodos que se encontraba en plena operación, pese a que de acuerdo a los antecedentes que se entregaron se concluía que el proyecto debió haber finalizado su operación en agosto de 2016. Para la superintendencia este proyecto debió ingresar como una nueva iniciativa para solicitar su RCA, por lo que la instalación que estaba funcionando carecía de esta disposición, detalle que desencadenó una infracción para la empresa Ecobio.

10 Días, hábiles dispone la empresa Ecobio para entregar un programa de cumplimiento y 15 días hábiles para presentar sus descargos.

1.324 Miligramos, de manganeso por litro de agua fue lo que se encontró en noviembre de 2014, lo que supera a lo que indica la norma.

Ingrid Acuña Caballero

Comments are closed.