Chillán: generación de basura creció 34% en los últimos 7 años

Según palabras del regulador, los residuos domiciliarios son materia que se puede reducir, reutilizar y reciclar para el uso en la vida diaria. Fuente: La Discusión de Chillán, 16 de abril de 2017.


La generación de basura en Chillán el año pasado fue de 70 mil 538 toneladas, un 34% más que lo registrado en 2010, en que el volumen fue de 53 mil toneladas, según reveló el centro de estudios Cerregional. Según el documento, la tasa de crecimiento anual en la generación de residuos sólidos domiciliarios en este periodo fue de 4,25%, una cifra superior al aumento promedio anual del PIB chileno (3,81%) y muy por sobre el incremento anual de la basura en la comuna de Concepción, que solo promedió un 1,75%. Esto, según el director del Cerregional, Renato Segura, ‘denota un problema complejo toda vez que, si se mantiene dicho ritmo de crecimiento, en menos de 20 años el municipio deberá duplicar su gasto en dicha actividad económica, menguando aún más la ya debilitada arca municipal’.

El año pasado, la Municipalidad de Chillán gastó 2 mil 761 millones de pesos por concepto de retiro y disposición de residuos domiciliarios, una cifra elevada si se considera que el presupuesto municipal de 2016 alcanzó a los $26 mil 764 millones. De ese monto, 639 millones 359.111 pesos ($9.064 por toneladas) se cancelaron a la empresa Biodiversa, por la disposición de los residuos en el relleno sanitario ubicado en Chillán Viejo; en tanto, 2.121 millones 982.392 pesos se pagaron a la empresa Dimensión, encargada de la recolección, según informó el director de Medio Ambiente, Aseo y Ornato del municipio, Víctor Fernández.

Consultado por el aumento superior al promedio de Concepción, Fernández afirmó que ‘es muy fácil de ver aquí en la ciudad de Chillán, ya que no tenemos microbasurales debido al gran trabajo que se ha realizado entre la Municipalidad de Chillán y la empresa Dimensión, es por ese motivo que aumentó el retiro y disposición final de los residuos sólidos domiciliarios en el vertedero de Ecobio’.

El funcionario explicó que además, ‘se realizan todos los fines de semana cuatro operaciones de cachureos en las cuales las personas pueden botar todo lo que el camión recolector no se lleva, como los colchones, muebles viejos, etcétera’.

Reciclaje

En el año 2010, la Comisión Nacional del Medio Ambiente publicó el ‘Primer reporte del manejo de residuos sólidos en Chile’. En el documento, la Comisión señalaba la importancia de reenfocar la mirada a los residuos domiciliarios como materia prima, dejando de lado el tratamiento como basura, vertederos y rellenos sanitarios. Según palabras del regulador, los residuos domiciliarios son materia que se puede reducir, reutilizar y reciclar para el uso en la vida diaria.

Sin embargo, según Renato Segura, en muchas de las comunas del país, todavía el residuo domiciliario está considerado como basura y su recolección y manejo imponen costos altísimos para los municipios que deben lidiar con el colapso de los vertederos y los reclamos de los vecinos por los problemas que generan los rellenos sanitarios. En opinión de Segura, en Chillán, el tema sigue vigente ‘y amenaza con transformarse en un problema de proporciones, a pesar de la invitación del municipio a reducir la cantidad de residuos que se botan como basura y a separar los residuos para su reciclaje’.

Añadió que ‘el aumento de los residuos sólidos y la baja propensión de separación de los residuos domiciliarios por parte de los vecinos, han complicado la solución a un problema que, en los actuales niveles, se les puede escapar de las manos’. En ese sentido, el investigador planteó que reducir la generación de basura y promover la separación para el reciclaje, sigue siendo una tarea pendiente en la gestión municipal. ‘Mientras ello ocurre, el municipio tiene la posibilidad de aprender de experiencias internacionales que han logrado transformar la basura domiciliaria, en materia prima para producir carbón vegetal y subproductos. El carbón vegetal se utiliza como fuente de energía para calefacción y/o generación de electricidad’.

Al respecto, el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas, precisó que la legislación promueve en la actualidad el reciclaje para seis tipos de productos que son de uso normal en las casas, como pilas, baterías, aceites, lubricantes, embalajes, vidrio y latas. Según Vargas, en el ámbito de los desechos domiciliarios orgánicos existe mucho trabajo que realizar, pues una cantidad importante de la llamada ‘basura’ que va a los rellenos es materia que puede ser reutilizada como fertilizante o en la formación de compost que se integren a cadenas productivas.

Plan Maestro

Desde 2011, año en que el municipio definió el Plan Maestro de residuos sólidos domiciliarios de Chillán, se abordaron temas en los cuales no se había trabajado, como el reciclaje, la reutilización de productos y la reducción de materia orgánica en compost. Se trata de áreas en las cuales Chillán tiene un gran potencial para reducir la generación de basura, pues se estima que la materia orgánica corresponde al 61,3% de los residuos sólidos domiciliarios de la comuna; seguida por los plásticos, con un 10%; los metales, con un 4%; y el papel, con un 2,3%.

El Plan Maestro, que desarrolló la consultora Adasme, definió una serie de objetivos a cumplir hacia el año 2031, que consideran iniciativas de gestión que permitan reducir los residuos que van al relleno domiciliario de Chillán Viejo, la eliminación de microbasurales y avanzar en la sustentabilidad ambiental en la comuna a partir de diversas estrategias. Consultado sobre la ejecución de las iniciativas contempladas en dicho plan, Víctor Fernández comentó que ‘actualmente se está trabajando en la actualización del Plan Maestro de residuos sólidos domiciliarios, además de la elaboración de estrategias de corto y mediano plazo que serán informadas oportunamente a la comunidad y a los medios de comunicación’.

También mencionó que se están ejecutando ocho programas de reciclaje: casa a casa, en Villa Barcelona; puntos de reciclaje comunales, solo de plástico pet1; reciclaje municipal; programa de reciclaje en establecimientos educacionales; programa de reciclaje en instituciones públicas y privadas; ‘Ponte las pilas con las pilas’; punto de reciclaje en actividades masivas; y potenciamiento del ‘Punto Verde’ (centro de acopio).

‘Como dato, precisar que en el año 2015 se retiraron 8,8 toneladas de residuos reciclables, en tanto, el año pasado se retiraron 21,5 toneladas’, agregó el director municipal de Medio Ambiente. Asimismo, adelantó que ‘se visualiza en el corto plazo la implementación fuerte de un programa de compost, porque se detectó que un 60% de los residuos retirados son susceptibles de ser reutilizados’.

Comments are closed.