Kristine McDivitt Tompkins“La conservación no es ni debe ser privativa solo de los ricos”

Junto a su marido, realizaron la mayor donación de tierras del mundo de un privado al Estado con fines de conservación. Frente a las amenazas en la Patagonia dice que nada cambiará si no se modifican los patrones de consumo. Fuente:Latercera.com, 21 de abril de 2017.


“Doug y yo siempre disfrutamos la vida al aire libre en contacto con la naturaleza. En algún punto decidimos abandonar nuestra vida de negocios para dedicar todos nuestros esfuerzos y recursos a adquirir y conservar esos hermosos lugares donde pasábamos tanto tiempo. Se dio una oportunidad en Chile, que Doug visitaba recurrentemente desde comienzos de los 60, y a inicios de los 90 compramos el primer paño que dio inicio al Parque Pumalín”, recuerda Kristine McDivitt, viuda de Douglas Tompkins, quien donó en marzo 407.625 hectáreas para conservación al Estado.

“Es la donación para conservación más grande de un privado a un Estado en el mundo”, dice McDivitt sobre el protocolo que firmó con la Presidenta Michelle Bachelet y que permitirá crear una red de parques de 4,5 millones de hectáreas.

¿Cuáles son las amenazas que enfrenta la Patagonia y qué hacer para protegerla?

Un adecuada legislación que dé prioridad a la protección del medioambiente, una ciudadanía alerta y movilizada y un Estado que fiscalice, son condiciones fundamentales para evitar proyectos dañinos. Pero nada cambiará si no modificamos nuestros patrones de producción y consumo, que nos tienen sumidos en la actual crisis socioambiental. En este sentido, la creación de parques nacionales ha demostrado ser un instrumento exitoso para la conservación de la biodiversidad y contener, en parte, esta crisis.

Proyectos como HidroAysén no fructificaron, pero el caso todavía está en tribunales ¿Cuál es el modelo de desarrollo más sustentable para la Patagonia?

HidroAysén fue rechazado por el Consejo de Ministros en junio de 2014, luego de acoger los recursos de reclamación interpuestos por las comunidades de la zona y de la ciudadanía. La empresa, posteriormente, siguió una serie de trámites de apelación. Nosotros siempre estimamos que era un mal proyecto, para la región y el país. Y que existían otras alternativas, como las energías renovables no convencionales. Decían que esto era una utopía. Resulta que el año pasado el precio de la energía solar vendida en Chile registró el precio más bajo nunca antes conocido en el mundo (…) La Patagonia ha tenido un desarrollo histórico tradicional basado en la ganadería extensiva, la pesca y el petróleo en Magallanes, todas ellas ya alcanzaron su potencial y algunas están en franca declinación. El turismo es una de los pocos sectores que viene creciendo a dos dígitos, y el turismo de naturaleza es el que ofrece el mayor potencial de crecimiento. En este sentido, la creación de parques nacionales como herramienta de conservación se transforma, a través del ecoturismo, en una palanca de desarrollo económico sustentable, con un beneficio directo a las comunidades aledañas. Por eso queremos posicionar esta red de parques que acordamos con el gobierno como “La ruta de los parques de la Patagonia”.

En Chile también existen otros ambientalistas privados que poseen tierras para conservación ¿Qué le falta a la institucionalidad chilena para apoyar a los privados que protegen por su cuenta a la naturaleza?

De acuerdo a las mediciones oficiales, existen en Chile unas 300 iniciativas de conservación privada que cubren cerca 1,7 millones de hectáreas. Se requiere por parte del Estado generar incentivos y un marco regulatorio que garantice luego la conservación de estos lugares en el largo plazo. No sacamos nada con que un privado anuncie proteger una determinada área, si ese deseo de proteger descansa solo en su voluntad personal o luego en la de sus herederos. La protección o es para siempre o no es protección.

Desde que llegó al país, ¿cómo ha evolucionado la mentalidad de los grandes empresarios chilenos en torno a la naturaleza? ¿Le han solicitado consejos?

Creo que se está viendo un cambio. El ex Presidente Piñera fue pionero con la creación hace más de 10 años del Parque Tantauco en Chiloé, donde contó con nuestra entusiasta asesoría. La familia Petermann-Reifschneider con la Reserva Biológica Huilo Huilo; Nicolás Ibáñez y su Fundación Alerce 3000 en la zona aledaña al Parque Pumalín; también lo que está haciendo Andrónico Luksic en Villa O´Higgins o la familia Solari con la Fundación Meri en la zona de Melimoyu. Pero no todas las iniciativas de conservación privada son de grandes empresarios o fortunas. De las 300 iniciativas de conservación privada que mencionaba, el 60% corresponden a pequeños propietarios, es decir, con superficies inferiores a las 200 hectáreas. La conservación no es ni debe ser privativa solo de los ricos.

¿Qué gana un empresario al dedicarse a la conservación?

En primer lugar, la satisfacción personal de contribuir a la sociedad y el planeta, y devolviendo a la comunidad. Como decía Doug, “es el precio de alquiler a pagar por vivir en este planeta”.

¿Qué políticos en Chile comprenden la importancia de la conservación de la naturaleza?

Hoy, mucho más que antes, la clase política comprende la importancia de la conservación de la naturaleza. No quiero mencionar a nadie en particular, para no dejar a nadie afuera, pero sin duda, el ex Presidente Ricardo Lagos ha incorporado fuertemente los cambios ambientales globales en su discurso. Pero por nuestra experiencia personal, hoy día podemos decir con satisfacción que hemos creado parques nacionales con tres presidentes chilenos: el Presidente Lagos, el Presidente Piñera y la Presidenta Bachelet, que supieron entender la relevancia de estos legados históricos.

Carlos González Isla

1 Comment

  1. Margarita Ayala dice:

    Excelente Kristine! El legado de Douglas es tomar conciencia de la importancia que tiene cuidar nuestro hogar y crear nuevas fuentes de recursos que nos permitan disfrutar de la naturaleza y dejarla mas bella para cuando lleguen nuestros hijos, nietos y bisnietos a poblar los sitios que nosotros ya habíamos ocupado antes.
    No necesitamos tener grandes extensiones de terreno para embellecer el planeta, nuestro lugar, la pequeña comunidad a la que pertenecemos puede ser la receptora de nuestros mejores actos de cuidado ambiental.
    Por ese largo tiempo dedicado a la conservación, te abrazo y brindo por el legado de Douglas. Salud!