Estudios ambientales en bahía de Mejillones y humedales altoandinos

Iniciativas cuenta con recursos FNDR y consideran la implementación de un sistema de monitoreo integrado. Fuente: La Prensa de Tocopilla, Gobierno Regional, 29 de abril de 2017.


El Gobierno anunció la adjudicación del estudio que permitirá evaluar la condición ambiental de la bahía Mejillones, a través de la implementación de un moderno sistema de monitoreo integrado de las matrices columna de agua, sedimento y biota marina, por un periodo de dos años.

La iniciativa, “Diagnóstico y monitoreo ambiental de la bahía de Mejillones del Sur” que cuenta con financiamiento del Gobiemo Regional a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) por un monto cercano a los 290 millones de pesos, es ejecutada por el Centro de Ecología Aplicada (CEA), organismo que junto a la Seremi del Medio Ambiente de Antofagasta, han realizado diversos talleres para dar a conocer públicamente los alcances del estudio y a la vez, poder recibir aportes de los actores locales para elaborar la propuesta de monitoreo integrado.

El seremi Felipe Lerzundi precisó que la bahía de Mejillones es uno de los ecosistemas de surgencia (fenómeno oceanográfico que consiste en el movimiento vertical de las masas de agua, de niveles profundos hacia la superficie. También se le llama afloramiento y las aguas superficiales presentan generalmente un movimiento de divergencia horizontal.) más importante del norte de Chile, presentando una alta productividad biológica y una gran variabilidad ambiental; la que también se ve afectada por fenómenos naturales recurrentes. “En virtud de esta condición —dijo- y de la falta de información disponible sobre la línea base del ecosistema marino que permita un análisis de posibles impactos en este medio y que pueden comprometer tanto la calidad de las aguas marinas, sedimentos o biota asociada, es que nace la preocupación de las autoridades regionales por desarrollar este estudio”.

El estudio permitirá, específicamente, recopilar, sistematizar y analizar la información existente del ecosistema marino proveniente de proyectos que hayan sido ingresados al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental en el área de estudio, monitoreos realizados por la autoridad, privados, universidades, centros de investigación, entre otros; realizar un monitoreo integrado semestral de las matrices, columna de agua, sedimento y biota marina, en la bahía por un periodo de dos años; generar un diagnóstico del estado de su condición ambiental en las componentes columna de agua, sedimento y biota marina, y elaborar una cartera de proyectos que permita abordar las eventuales problemáticas ambientales que el estudio detecte.

El Centro de Ecología Aplicada cuenta dentro de su equipo para la realización de este estudio con el apoyo técnico del Dr Marco Ortiz, director del Instituto de Ciencias Naturales Alexander von Humboldt dependiente de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Biológicos de la Universidad de Antofagasta.

HUMEDALES ALTOANDINOS

Los humedales altoandinos de la Región de Antofagasta se encuentran dentro de los ecosistemas más susceptibles a los efectos adversos del cambio climático. La razón de esta vulnerabilidad obedece, en líneas generales, a un aumento de la temperatura ambiental y a una disminución de las precipitaciones, lo que ocasiona menor disponibilidad de agua; así como también, al aumento de la presión ejercida por las actividades productivas y la expansión de los asentamientos humanos.

Su importancia no sólo radica en la diversidad de especies animales y vegetales que alberga, sino también en las actividades de importancia económica y socio-cultural que sostiene. Con el propósito de contribuir con su conservación, la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente de Antofagasta, se encuentra desarrollando el estudio “Análisis de adaptación al cambio climático en humedales andinos”, que financia el Gobierno Regional a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y ejecuta el Centro de Ecología Aplicada Ltda.(CEA).

La investigación se realiza en el sector precordillerano y cordillerano de la Región de Antofagasta, considerando como objeto principal a los humedales altoandinos (vegas, bofedales, salares, lagunas, riberas) ubicados sobre los 2.000 metros de altitud, en particular los considerados en las estrategias internacionales, nacionales y regionales, que son prioritarios para la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos y que están sujetos a diversas actividades productivas, como minería, turismo, pastoreo y otras.

El altiplano de la región de Antofagasta presenta características climáticas que se asemejan a las condiciones extremas del primitivo planeta tierra. Esta condición nos hace poseedores de un patrimonio genético sin precedentes, con una biodiversidad poco conocida de microorganismos extremófilos que habitan en los humedales, especies que se han reportado por primera vez en la Puna de Atacama.

Es por esto que el estudio “Análisis de adaptación al cambio climático en humedales andinos” que incorpora entre otras actividades la priorización y monitoreo participativo de humedales, así como variadas actividades de difusión, posiciona a la región de Antofagasta a la vanguardia en términos de generar información que permita la protección de estos ecosistemas, la identificación de presiones y la aplicación de prácticas sustentables en estos humedales únicos en el mundo y cuya conservación es de interés para la ciencia, para el Estado y para las comunidades indígenas que habitan y hacen usos de los humedales.

Etiquetas: , ,

Comments are closed.