Organizaciones sociales van al rescate de los pingüinos del Islote Pájaro Niño

Culpan a los miembros de la Cofradía Náutica del Pacífico de un grave daño al ecosistema. Fuente: Lider de San Antonio, 24 de mayo de 2017.


El desfile por las Glorias Navales de Algarrobo tuvo algo distinto este año. A las tradicionales organizaciones civiles se sumó una que cada día “mete más bulla” en ese balneario. Se trata del Movimiento Liberemos la Isla, que pretende desconectar el Islote Pájaro Niño del continente y que el Ministerio de Defensa no renueve la concesión que tiene la Cofradía Náutica del Pacífico frente a ella.

Culpan a esta última de un grave daño al ecosistema y de la muerte de los pingüinos de Humboldt que habitan este espacio, que en julio de 1978 fue declarado Monumento Nacional, según el decreto 622 del Ministerio de Educación.

Historia

La historia de la Cofradía, sin embargo, tiene un origen anterior. Nace como un grupo de amigos, donde muchos de ellos eran empresarios con nexos con la Armada.

Su acta de fundación fue suscrita en agosto de 1967 y desde entonces han pasado los hombres más influyentes de los últimos cincuenta años.

Hernán Cubillos, ex marino y ministro de Relaciones Exteriores de Augusto Pinochet, y Roberto Kelly, empresario y también muy cercano al Gobierno Militar, fueron parte de quienes iniciaron el proyecto. Hoy es encabezado por Sergio Baeza, ex presidente de la Asociación de AFPs de Chile.

Después de una década sin tener donde establecerse, lo hacen en Algarrobo, justo frente al Islote Pájaro Niño, gracias a una concesión gratuita de veinte años.

Entre la playa y la isla (de unos doscientos metros de diámetro, la cual fue conectada al continente por medio de una estructura de piedra) levantaron el club de yates, donde los socios estacionan sus embarcaciones.

En 1997 el permiso se amplió por otros veinte años. El ministro de Defensa de la época, Edmundo Pérez Yoma, actual socio de la Cofradía, nuevamente lo renovó gratuitamente, de acuerdo a un reportaje de la revista Qué Pasa. Ahora, antes del 30 de junio, se decidiría su futuro otra vez.

En febrero de este año, cerca de 200 personas marcharon con el mismo propósito, y más recientemente, en el mencionado desfile por las Glorias Navales.

Acusaciones

Marcelo Valdebenito, vocero del Movimiento Liberemos la Isla, explica que este “nace en diciembre de 2016” y que está “integrado por el Comité Ambiental Comunal de Algarrobo, por Rescate Pingüino, por una serie de juntas de vecinos de Algarrobo y otras organizaciones sociales”.

Dice que su “posición es clara: no a la renovación de la concesión y desconexión del islote del continente”.

“Chile no es el mismo de 1977 ni de 1997. Hoy las exigencias ambientales tienen una institucionalidad que se debe respetar y los movimientos sociales se han ganado un espacio como generadores de cambios”, agrega.

La bióloga marina, Débora Schiappacasse, quien también forma parte de la agrupación, contó que el pingüino de Humboldt ha disminuido su población “en un 90 por ciento en el islote y está en serio riesgo: de las 30 aves que lo habitan, 11 de ellas nidifican ahí y se ven amenazadas por la presencia humana, de perros y roedores”.

“Además está el impacto de haber interrumpido las corrientes marinas, lo que ha generado menos arena en las playas de Algarrobo y una plaga de algas. Tampoco han sido capaces de custodiar el ingreso al santuario de perros y roedores”, complementa Valdebenito.

Según el vocero de la agrupación, se han reunido con el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, y “recientemente estuvimos en el Concejo Municipal de Algarrobo, obteniendo el apoyo de los concejales y del propio alcalde José Luis Yáñez en torno a nuestra principal solicitud de no a la concesión”.

Consultado por Diario El Líder, el alcalde dijo que la posición del gobierno comunal quedó expresada en un comunicado de prensa emitido a fines de marzo tras una reunión donde estuvo presente la “Seremi de Medio Ambiente, Directemar, Sernapesca y el Servicio Agrícola y Ganadero”. En esa oportunidad reiteraron el compromiso de continuar adelante con la administración del islote siguiendo los acuerdos de un plan de manejo elaborado en 2013, pero que fue aprobado recién el año pasado.

Esperan que las protestas y las conversaciones con Defensa, que han sido respaldadas por el senador Ricardo Lagos, den resultado.

El parlamentario PPD corroboró tales reuniones y detalló a El Líder que “hace unas semanas, junto a representantes de organizaciones sociales, nos reunimos con el ministro de Defensa (José Antonio Gómez) y la subsecretaria de Fuerzas Armadas (Paulina Vodanovic) para solicitar que no se renueve la concesión, ya que los concesionarios, según entendemos, no han cumplido a cabalidad con lo comprometido”.

Defensa de la cofradía

Pablo Müller, gerente general de la Cofradía Náutica del Pacífico, respondió a los cuestionamientos.

-El movimiento Liberemos la Isla culpa a la cofradía de un grave daño ambiental. ¿Cómo responden a esas acusaciones?

-Es importante recalcar que a la Cofradía le interesa salvaguardar el islote tanto o más que al vocero del movimiento que usted hace alusión. Por esa razón, nos hemos puesto en contacto con biólogos marinos y con instituciones medioambientales con el objetivo de fortalecer nuestro compromiso con el resguardo de las especies que habitan en el islote. (…) Somos los más interesados en la preservación del pingüino de Humboldt.

Sobre las medidas para evitar estos perjuicios, argumenta que “no sólo hemos reforzado la reja de ingreso, sino que además hemos fortalecido el exhaustivo proceso de desratización iniciado el año 2013 y firmaremos un convenio con el área de investigaciones marítimas de una prestigiosa universidad”.

Müller agregó que “le hemos ofrecido toda la ayuda al alcalde en la reforestación del islote que está llevando a cabo la Municipalidad de Algarrobo. Es importante acotar que el islote pertenece al Consejo de Monumentos Nacionales y está fuera de nuestra área de concesión, por lo que cualquier esfuerzo lo tenemos que canalizar a través de las autoridades correspondientes.

-Además, los miembros del movimiento esperan que no se renueve la concesión a la cofradía. Me imagino que ustedes tiene fe en que eso no pasará.

-La renovación de la concesión marítima tiene que ver con el cumplimiento de normas legales y reglamentarias, las que la autoridad fiscaliza y controla. En estos 40 años de existencia de la concesión, jamás el concesionario ha sido sancionado, ni siquiera con una infracción mínima como una amonestación. Por eso es que se está solicitando la renovación, porque se han cumplido todas y cada una de las obligaciones de la concesión otorgada.

-Finalmente, ¿es posible una eventual desconexión de la isla y el continente?

-En relación a la posibilidad de desconectar el islote, creemos que es una pretensión difícil de entender, dado que el molo que hoy conecta al islote, se ha transformado en un nuevo punto de refugio para los pingüinos y sus huevos, de manera que, sería un contrasentido por parte de quienes defienden a esta hermosa ave.

“No a la renovación de la concesión y desconexión del islote del continente”,

Marcelo Valdebenito, vocero Movimiento Liberación la Isla.

“Además está el impacto de haber interrumpido las corrientes marinas, lo que ha generado menos arena en las playas de Algarrobo y una plaga de algas”,

Débora Schiappacasse, bióloga marina

Jesús Farías Silva

Etiquetas: , , ,

3 Comments

  1. Mariana Cea dice:

    Me pregunto por qué estos clubes privados se le aprueban concesiones para su uso exclusivo. En este caso concuerdo con Gilda, nos quitaron la Puntilla donde íbamos a ver la puesta de sol todas las tardes de veraneo, cerraron todo el lugar y no se puede ingresar. Los cierres llegan hasta el mar.
    Lo que me gustaría saber es si estas tierras son de Bienes Nacionales o del Ministerio de Defensa. Por qué se conceden gratis por tanto tiempo. A quién le beneficia más que a sus socios que cuentan con canchas de fútbol, tenis y piscina, además de casino privados.
    Ni siquiera he mencionado la Isla y el impacto del cierre y el efecto para la flora y fauna del lugar.
    Me parece que basta de abusos de unos pocos. Los socios de esta Cofradía tienen dinero para comprar un lugar donde quieran realizar deportes naúticos. Que usen su plata, no la de todos los chilenos para su propio beneficio.
    Recuerdo que las tierras de la parte alta de Algarrobo la utilizaban militares donde instalban carpas. Lo que rodeaba El Canelo y El Canelillos donde ahora se construyeron complejos de edificios de quién eran?
    Algarrobo para todos!

  2. Gilda Pacheco dice:

    Que alegría saber que se puede recuperar este islote, su cierre afectó a los pingüinos y a todas las playas de Algarrobo, en su epoca hubo varias personas e instituciones que se opusieron a este proyecto, pero estábamos en dictadura. Mucha fuerza y éxito.

  3. Carolina tocornal dice:

    Uy¡ que impresionante la enorme cantidad de tiempo que requieren los llamados “procesos” . Eso se hizo en el gobierno de Pinochet, con Cubillos padre de ministro de relaciones exteriores, el ministro de obras públicas que olvide el nombre , y la armada, antigua dueña de los 80 primeros metros de todo borde de Mar y aguas.
    Estamos hablando el menos de hace unos 35 años. Los ministros mencionados y otros más tenían casa en Algarrobo, donde me crié hace 68 años, y crié a mis hijos hace 40 años que se cumplen este 27 de mayo 2017.
    Ahí invitaba a mis amigos: hoy cada uno y una en su destino. Reclamamos varias veces desde el Mar, remando, y con nuestros pequeños hijos .
    Nos quitaron la puntilla, la isla, y nos quedamos sin pololeos, tardes románticas, paseos a la isla, cruzar el canal a nado, competencias a nado desde la isla al muelle, y con una xcesiva población de pingüinos, en un principio.
    Quién sabe qué pasó después.
    Por tierra, inventábamos que éramos dueños de barcos y veleros, o familiares de algunos de sus dueños que conocimos desde siempre. Hasta que nos pillaron y nunca más nos dejaron entrar.
    N fin. Han pasado al menos 35 años y recién “recuperemos la isla ” toma cuerpo. Simplemente impresionante.