SEA al borde de la ley: Proyecto GNL Talcahuano será calificado para iniciar su construcción

El SEA recomendó su aprobación mientras una red de influencias sigue de cerca su tramitación. Fuente: Radio.uchile.cl, 19 de julio de 2017.


El proyecto GNL Talcahuano en pocos días tendrá la resolución del Servicio de Calificación Ambiental que acepta o rechaza la construcción del nuevo terminal de gas a unos cuatro kilómetros de Penco y a unos siete de Talcahuano.

Dicho terminal marítimo está proyectado para el atrancamiento de buques de transporte de gas natural licuado (GNL), producto que se importará desde países productores para luego ser regasificado y trasportado a tierra a través de un gasoducto ya existente.

Según el proyecto presentado por la empresa GNL Talcahuano, el traspaso de gas del puerto a tierra se haría a través de tubos de la empresa Gasoductos del Pacífico. La compañía desmintió dicha afirmación en una carta enviada el 10 de julio.

En la carta, Gasoductos del Pacífico expuso que ellos habían otorgado la factibilidad de conexión a la iniciativa, pero que había sido de forma muy general y que en ese momento los mandantes tenían otra razón social y no habían condiciones de operación específica, ya que no existían detalles del proyecto en esa época.

Ayer, el Servicio de Evaluación Ambiental, SEA, recomendó que la iniciativa fuera aprobada, la cual será votada en la Comisión Evaluadora Regional que está integrada por el Intendente regional, quien preside la comisión; secretarios regionales de los ministerios y servicios de Medio Ambiente, Salud, Economía, Turismo, Energia, Obras Públicas, Agricultura, Vivienda, Transportes, Minería y Desarrollo social. El director regional del Servicio de Evaluación Ambiental, el único elegido por concurso público.

El espaldarazo del Servicio de Evaluación Ambiental a este proyecto, se suma a las complejas relaciones que se han dado entre la empresa GNL Talcahuano y autoridades de la zona. El caso del consejal Eduardo Saavedra, quien fuera descubierto cobrando cheques por alrededor de ocho millones de pesos mientras era candidato el año pasado, tal como lo consignó radio Bío Bío.

Este caso evidenció la relación directa con el representante legal de la sociedad, Juan Ignacio Ugarte, ex gobernador de la provincia de Concepción y gerente general del casino Marina del Sol, y Ernesto Vilches Van Rysselberghe, uno de los primos de la senadora Jacqueline Van Rysselberghe.

Aunque el municipio no tiene decisión en los estudios de impacto ambiental, es la instancia más cercana a la comunidad, por lo que debería generar una articulación para hacer las máximas observaciones posibles al proyecto de manera de resguardar que no se generen daños irreversibles en la costa que afecten a quienes habitan en el sector.

Por su parte, el alcalde Henry Campos, luego de la recomendación de SEA, salió al paso expresando que ‘en este caso no se está considerando el trabajo que se desarrolla en la bahía, la cual no está saturada y es bastante limpia y que ha costado mucho recuperarla, por lo tanto, hoy vemos un grave riesgo de tener dos terminales gasíferos y que con esto se abra paso a estas iniciativas y se utilice todo el borde costero. Eso es lo preocupante, seguir transformándola en un foco de contaminación, un foco de generación de mala calidad de vida para los habitantes’.

Sin embargo, durante el mes de marzo, el edil entregó una carta a la directora regional del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, donde la municipalidad daba total aprobación al proyecto por cumplir: ‘con la normativa ambiental, contar con todos los permisos ambientales, estar en conformidad con las medidas de mitigación y acreditando que las demandas presentadas por parte de la comunidad habían sido abordadas de manera adecuada’.

Por su parte, Osvaldo Seguel, miembro de la organización social Choreras de Talcahuano expresó que ‘hay intereses creados explícitos, hay militantes de la DC que tiene intereses económicos, porque son directores de la compañía regional de infraestructura, concejales de la nueva mayoría que ha recibido dineros por accesorías, no es un proyecto político, no es un proyecto de creación de empleo, ni de desarrollo, básicamente lo que están haciendo es asegurar su propio bolsillo y eso está evidenciado como ha funcionado en la región’.

La presión detrás del proyecto

El representante legal de inversiones GNL Talcahuano es Juan Ignacio Ugarte, militante de la Democracia Cristiana, ex gobernador de Concepción y gerente general del Casino Marina del Sol, una de las inversiones que ha sido ampliamente cuestionada desde su instalación en la ciudad.

El único fondo nacional involucrado en este nuevo terminal marítimo que pretenden instalarse en la bahía de Talcahuano es Compañía Regional de Infraestructura CRI, empresa que recibió una concesión marítima el 20 de agosto de 2014 para construir y operar un muelle para transferencia y regasificación de gas licuado en la Bahía de Concepción. Dentro de su directorio se encuentran Juan Ignacio Ugarte, Claudio Enrique Barrera Van Rysselberghe y Ester Ramírez Herrera, pareja de Juan Ignacio Ugarte y gerenta comercial en el casino.

Además, en la CRI trabaja el ex militante socialista y ex director del Servicio de Evaluación Ambiental y la CONAMA de la región de Biobio, Bolivar Ruiz Adaros, quien según dijo Ugarte solo asesoró a GNL Talcahuano en el estudio de impacto ambiental.

Sumado a esta red, el nuevo titular del Ministerio de Medio Ambiente, Marcelo Mena, fue asesor de GNL Penco–Lirquen, antes conocido como proyecto Octopus, otro de los terminales de gas que actualmente está construido en la misma bahía.

Francisco Velásquez

 

 

Comments are closed.