Utilizan paneles solares y calderas para secar leña en la provincia

Tanto en Puyehue como en San Juan de La Costa existen secadores forzados, donde los troncos que ingresan a estos sistemas pueden llegar al 25% de humedad, su nivel óptimo. Diario Austral de Osorno, 23 de julio de 2017.


El secado de leña forzado en la provincia se realiza con estructuras con paneles solares y calderas, siendo una de las aristas en el proceso de descontaminación de Osorno y en la venta legal del producto.

Estas técnicas, además, están dentro del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de la ciudad, el cual junto a la educación, el recambio de calefactores y la aislación térmica, llevarían a Osorno -en algunos años más-a respirar un aire limpio nuevamente.

Según datos de la Asociación Gremial de Comecializadores de Leña de Calidad (AG Enelsur) en la ciudad de Osorno se venden entre 450 y 500 mil metros de leña al año, donde el 90% está húmeda.

Es por ello que son necesarios los secadores de leña, no obstante, lo que pueden abarcar estos sistemas para generar leña seca no supera el 1% del total anual que se consume en la ciudad.

INNOVACIÓN

Miguel Márquez, director ejecutivo de la empresa Energía inteligente, ubicada en el sector de Las Lumas, kilómetro 1,5 camino a Mulpulmo, en la comuna de Puyehue, maneja una estructura donde todo el proceso de secado de leña es de “laboratorio”.

“Esta tecnología no existe en el mundo, la desarrollamos acá en laboratorios y la patentamos. Ganamos dos proyectos, uno suizo y otro del Ministerio de Medio Ambiente con los cuales se hizo todo el estudio de pre inversión. Éstos fueron comparar las tecnologías que existen en el mundo, como en Suiza, Francia, Suecia y Nueva Zelandia y comparamos secado al aire libre, secado con paneles solares y otros con distintas fuentes de energía (eléctrica y gas) y luego la del techo negro”, indicó Márquez.

Después se hicieron los cálculos técnicos y económicos de cuánta cantidad de agua se le debe sacar a la leña estacionada en bin (que son estructuras hechas con pallets que contienen 1,8 metros cúbicos de leña) y “luego saco un palo aleatoriamente para hacer la prueba de laboratorio y determinar el contenido de humedad con que entran en el secador, detalló Márquez.

El osornino estudió Ingeniería Comercial en la Universidad de Concepción, para luego continuar perfeccionándose en París, Francia, y Suiza en sus postgrados en energía.

Básicamente, el secador de doble techo está construido “en la parte de arriba con un policarbonato alveolar que es el material translúcido más eficiente en dejar pasar los rayos solares y el resto es material sencillo de construcción, como el zinc”, explicó el profesional, donde hasta el momento esta innovadora empresa ha invertido 250 millones de pesos.

Y añadió, “luego hay un manejo del calor controlado con distintas fórmulas de manejo en el laboratorio que tenemos y desarrollamos el modelo para saber exactamente el contenido de agua que se le debe sacara la masa de leña estacionada”, precisó el ingeniero.

Además, la construcción tiene un panel fotovoltaico, el cual “energiza mis ventiladores, que entregan un aire caliente homogéneo en el doble techo. Una vez que está homogeneizado y todo ese aire caliente tiene la misma temperatura, lo uso para que pase a través de las masas estacionadas gracias a los extractores laterales”, añadió.

La capacidad del secador solar es de 4 mil metros cúbicos de leña al año, lo que “representa sólo el 1% de la leña que se utiliza en Osorno. No es nada. No obstante, dado el éxito que ha tenido la tecnología pero también el modelo de negocio- “es muy probable que podamos aumentar la trazabilidad y la capacidad de venta de nuestro secador a 6 mil u 8 mil metros cúbicos al año, porque nadie tiene un laboratorio para hacer la trazabilidad total”, aseveró.

La leña entra al secador solar con un 35% o 40%de humedad, antes de eso no tiene sentido, porque el secador es eficaz cuando la humedad de la leña estacionada es bajo a ello.

“Por ejemplo, si la leña entra con un 35% de humedad el 1 de febrero, yo el 20 del mismo mes la tengo seca”, aseguró el ingeniero.

Los mejores meses para la planta de Las Lumas son diciembre, enero y febrero. El resto del año también aporta, “pero son menos eficientes por la radiación solar. Yo logro temperaturas en el doble techo sobre 80°C, es un aire caliente que lo hago pasar a través de la masa dos o tres veces a la carga que tengo durante el día. Con los extractores que tengo a los costados de la cámara, se intensifica el secado en las partes de abajo de los bin, por eso no tengo que estar ‘revolviendo’ la leña para su secado”, sostuvo.

La leña con que trabajan en Energía Inteligente proviene de diferentes partes de la provincia, como desde San Juan de La Costa y Puyehue. Márquez dice que no acepta árboles nativos, sólo eucaliptos.

El motivo por el cual no trabaja con nativo es porque, “primero se exigen planes de manejo y no todos tienen las condiciones, entonces yo quiero ser sustentable, creíble y además lo más formalizado en el mercado posible, porque la mayor virtud que tenemos es que vendemos con factura y guías todo el año”.

Los precios que maneja Márquez en Energía Inteligente para sacos de 15, 20 y 25 kilos, son de $2.000, $2.500 y $2.900 respectivamente. En cuanto al metro cúbico (m3), el costo es de $32.000 IVA incluido y un bin (que es de 1,8 metro cúbico) está en $77.000 IVA incluido.

CALDERAS Y PANELES

En la misma linea de secado de leña se encuentra José Catrilef, en el sector de Quilloimo, comuna de San Juan de La Costa.

Catrilef obtuvo su campo por herencia y sabía que a la larga tenía que trabajarlo.

“Había un poco más de facilidades, ya tenía un plan de manejo y así fue más fácil, por lo tanto, era cosa de retomar la actividad. Yo postulé a un proyecto en los Fondos de Innovación para la Competitividad (FIC) por parte del Ministerio de Economía. Me gané el proyecto y terminamos de construirlo en marzo de 2016, por lo que el secador funciona desde hace un año. La venta no es mala y el sistema es bueno”, afirma Catrilef.

El secador en sise compone de una construcción de 48 metros cuadrados revestidos con aislamiento térmico en las paredes, con radier de cemento y “se instalaron dos calderas para alimentarlas con residuos del mismo bosque. Tiene también un panel solar para alimentar unos sistemas de ventilación y circulación del aire adentro”, señaló el oriundo de Quilloimo.

Catrilef utiliza desde el bosque especies nativas tales como coigüe, mañío, tepa o canelo, con una venta anual de 60 a 80 metros de leña.

La leña se apila alrededor de las calderas y se mantiene en el mismo lugar. Según Catrilef, aunque tiene otra bodega para guardar la leña seca, no es muy recomendable por la humedad de la cordillera.

“La idea del secador es muy buena, salvo que hay que poner un poco más de apoyo en cuanto a la comercialización, porque tenemos la dificultad para buscar un comerciante intermediado que tenga transporte y ahí el precio se segrega. Estamos viendo qué pasa, porque el comerciante no paga el secado y para mi no es muy rentable, ya que tengo dos personas trabajando para colocar, apilar y sacar la leña”, precisó Catrilef.

José señaló que 25 metros de leña se demoran entre 10 y 12 días en el secador para estar listos. Catrilef tiene a la venta leña seca revuelta a $18 mil el metro.

PROYECTOS

El 90% de la leña que se seca en Osorno “se hace en la pampa, al aire libre y el resto de la leña se consume de forma húmeda. Y del 10% que resta, el 95% se seca de forma natural y el 5% es de manera forzada”, señaló Robinson Ocks, presidente de la Asociación Gremial de Comecializadores de Leña de Calidad (AG Enelsur).

Según Ocks, están apuntando al tema de la asociación gremial, donde se quiere que los 62 socios utilicen un secador de leña.

Para ello existen 2 proyectos, uno es el patio de energía sólida y el otro es un secador móvil.

“El primero de ellos consta de un lugar donde llegue toda la leña húmeda, pero que esa leña salga con toda la reglamentación y con calidad”, dijo Ocks.

Es un terreno ya medido, “que estaría ubicado al lado del vertedero de Curaco, en la ruta U-400. El municipio tiene que tener la certeza de cuándo empieza el proceso de cierre del vertedero para luego ver el galpón que queremos para este proyecto”, señaló Ocks.

La idea específica de situarlo al lado del vertedero, es que “podamos utilizar el gas metano que se produce por la descomposición de la basura, ya que en estos momentos el uso que le está dando el municipio es cero, porque eso tiene chimeneas que salen hacia el exterior y se va al aire”, sostuvo el presidente de AG Enelsur.

Primero deben tener el terreno y después postular como asociación a recursos regionales o verlo con algún ministerio para la construcción, “porque es muy difícil, estamos hablando de un millón de dólares para este patio de energía”, precisó Ocks.

Y en cuanto al secador móvil, “hace un par de días estamos postulando a esto. El proyecto se trata de comprar una carrocería térmica, una rampa frigorífica y ésta transformarla, sacarle el equipo de frío y colocar una caldera en base a biomasa (poda, despuntes y corteza). La ventaja que tiene es que no sólo estará en una parte estacionado, sino que se puede ir pasando a todos los socios. En cada secado se podrían colocar 30 metros de leña y se gasta alrededor de 10% de biomasa para secar”, indicó.

Según Ocks, hacer un secador móvil cuesta alrededor de 12 millones de pesos.

En relación a lo anterior, el alcalde Jaime Botín señaló que la idea del patio de energía sólida es un buen proyecto, pero “después del relleno sanitario debemos comenzar el cierre del vertedero y no sé si jurídicamente o técnicamente el plan de cierre nos permite ese tipo de construcción”.

Sin embargo, la autoridad comunal indicó que de ser posible, “yo no le veo inconvenientes, pero si tenemos problemas, hay que respetar la norma. Hasta el momento no he recibido un plan determinado o diseño de este proyecto que diga cómo se hará y qué es lo que se requiere. Deberían traer el plan al municipio para verlo”.

62 asociados tiene la Asociación Gremial de Comecializadores de Leña de Calidad (AG Enelsur), quienes trabajan en la legalidad y proveen de leña para su comercialización.

Casi’ 500 mil metros de leña se consumen en Osorno cada año, una cifra que preocupa a los productores, ya que en los secadores de leña sólo se alcanza a secar el 1% de este total.

10 y 12 días se demora en secar 25 metros de leña José Catrilef en su secador ubicado en el sector de Quilloimo, en la comuna de San Juan de La Costa.

Carolina Silva

Comments are closed.