Apicultores de todo Chile alzaron la voz: “¡Sin abejas no hay alimentos!”

El uso de agroquímicos en la agricultura -muchos están prohibidos en otros países- son letales para estos insectos. Fuente: La Estrella de Valparaiso, 17 de agosto de 2017.


Vestidos con sus trajes blancos y amarillos, y cargando sus ahumadores de lata que expelían furiosos el humo blanco y aromático, apicultores y apicultoras de distintas regiones de Chile, se congregaron en la Plaza Victoria para marchar hacia el Congreso por su rubro y el corazón de éste: las abejas.

Melissa Pizarro, apicultora y presidenta de Apivalpo AG, señaló que en la Región de Valparaíso hay muchos monocultivos -o grandes plantaciones de una sola variedad- y ocurre que muchas abejas mueren por la aplicación de agroquímicos por parte de los agricultores.

“De a poco empezamos a darnos cuenta que esto no sólo ocurre en ésta región, sino que en la Sexta y Séptima Región muchos apicultores han sufrido la pérdida de sus abejas. Por lo tanto hoy en día en el Congreso se está legislando una Ley Apícola, y estamos solicitando que se consideren nuestras problemáticas, y sobre todo la protección a las abejas”.

Cuidemos las abejas

Los apicultores y apicultoras son las personas que se encargan del cuidado de la salud de las abejas; como también de la extracción de la miel y todos los productos -alimenticios y medicinales- derivados del arduo trabajo de polinización que realizan estos insectos tan importantes para nuestro ecosistema.

En base a eso, Pizarro asegura que más del 70% de la producción alimentaria de frutas, verduras y hortalizas, se dan gracias a la polinización.

“Hay más insectos que polinizan, pero no son tan efectivos como las abejas. De hecho, hay un dicho que surgió de una protesta de apicultores belgas que dijeron: ‘si las abejas desaparecieran, a la humanidad le quedarían cuatro años de existencia’. Y nosotros estamos convencidos de que así sería”, aseguró.

Y explicó: “Tenemos que entender que todos los alimentos que se exportan desde Chile, ya sean arándanos, almendros, paltas, etc. antes de su producción reciben las abejas para la polinización”.

En ese sentido, los herbicidas, insecticidas, y en general todos los plaguicidas químicos son nefastos para las abejas.

Por otro lado, el apicultor Jorge Pérez, apunta que la actual normativa para la actividad apícola no fomenta el rubro. “Estamos siendo muy afectados por el cambio climático, porque se queman los bosques donde se alimentan nuestras abejas. Y también estamos perdiendo las abejas por la utilización de agroquímicos en la agricultura, muchos de los que incluso están prohibidos en otros países”.

Además, “en estos momentos en Chile se están produciendo más de 250 toneladas de miel adulterada, y la ley no contempla una definición clara instruir o castigar a la gente que adultera la miel”.

70% Producción alimentaria de frutas, verduras y hortalizas se dan gracias a la polinización que realizan las abejas.

Nicole Valverde S.

Comments are closed.