Se vota polémico Plan Regulador que busca “democratizar” la nieve

La propuesta tiene atentos a los inversionistas. La iniciativa sería clave para que la minera Anglo American libere US$ 16 millones que comprometió para la ruta G-21, de acceso a los centros de esquí. Fuente: Elmostrador.cl, 8 de septiembre de 2017.


Bajo el eslogan de democratizar la nieve hay dos bandos enfrentados. Una pelea de nicho pero que mete bulla en Lo Barnechea, la comuna donde importantes empresarios se están jugando sus cartas para lograr un muñequeo a su favor: que el nuevo plan regulador de montaña, que dirá cuánto y cómo se puede construir en la nieve en las próximas décadas, se apruebe amparando sus intereses.

Es un negocio B en el que hace años las fortunas más importantes de Chile tienen puestas sus fichas. Descansan en la montaña inversiones de León Vial (accionista mayoritario), Eliodoro Matte y Pedro Donoso, controladores del centro de esquí La Parva. Sus vecinos son la familia Senerman y los Ergas, socios de Valle Nevado, y un poco más abajo los Leatherbee se alzan como los dueños de El Colorado.

Hoy la zona se pone en el ojo del Concejo Municipal de Lo Barnechea, que votará (a partir de las 15:00 horas) los cambios al plano regulador que han estado dormidos más de una década y que regirán una zona donde las fortunas más connotadas del país tienen su segunda vivienda: los Solari y los Luksic encabezan la lista de los empresarios que tienen allí su casa de temporada.

Pero los pueblos de montaña donde se encuentran temporada tras temporada podrían sufrir un cambio radical. Nuevos caminos, más gente, nuevos edificios y proyectos de precios accesibles a la clase media acomodada podrían tomarse el lugar en unos años.

Esto si las intenciones del municipio, encabezado por el alcalde Felipe Guevara (UDI), se cumplen.

En la vereda contraria, los vecinos de Farellones, El Colorado, Valle Nevado y La Parva se han organizado en un movimiento que bautizaron como “Salvemos la nieve”. Escudados en la organización plantearon una serie de modificaciones al plan, entre ellas que se construya un baipás que evite el paso de vehículos por el pueblo de Farellones, pero además que se evite la construcción en altura, y el aumento de densidad por hectárea, los puntos más álgidos de la discusión.

“La población flotante en hoteles o el visitante día se ha estimado en aproximadamente 20.000 personas en un día de fin de semana en temporada alta. Asimismo, los visitantes diurnos al centro aumentan significativamente también en temporada invernal, pero no existen datos específicos de este fenómeno. Frente a este escenario de baja capacidad de atracción de población estable al territorio, el principal desafío propuesto por el Municipio es el de conformar este territorio como nuevo centro comunal en la alta montaña, que funcione durante todo el año, por lo que se requiere configurar integralmente, con servicios y equipamientos que logren satisfacer un modo de vida estable y así transformarlo en un centro urbano vibrante y autónomo, que permita aumentar la cantidad de población permanente en Cordillera”, asegura el municipio en el borrador del proyecto.

La propuesta planteada por Guevara propone la edificación de hasta cuatro pisos en algunas zonas, lo que juicio de cercanos al municipio sería clave para que se licite de manera exitosa la ruta G-21, el camino bautizado por el MOP como “Acceso a los centros de Esquí”. La obra cuesta más de 100 millones de dólares, de los cuales unos US$ 16 millones (el monto está originalmente pactado en UF) serían entregados por la minera Anglo American, que opera en las cercanías la mina Los Bronces.

Una primera licitación de la ruta ya fue declarada desierta y el atractivo para nuevos oferentes sería el tráfico futuro que tendría la vía, gracias al aumento del flujo incentivado por nuevos proyectos en la montaña. Para la alcaldía además sería clave que el plan vea luz verde esta tarde. Esto, porque la minera tendría un plazo aprobado por su matriz para liberar los recursos: el 31 de diciembre de 2017. Si la discusión por el plan se sigue alargando, el subsidio se perdería.

“El año pasado el plan se aprobó de manera apurada sin una adecuada revisión por parte de los vecinos. Luego la Seremi de Vivienda solicitó observaciones y aprovechamos de debatir mucho más en esta pasada. Y no tiene nada que ver con que no queramos que se democratice la nieve, lo que esperamos es que se use criterio diferente en cada zona y no se permita la construcción en altura en ciertos sectores. Además, el baipás es clave para que el pueblo de Farellones mantenga un estatus semipeatonal”, dice Paula Henríquez, presidenta de la Corporación de Adelanto de Farellones.

En el movimiento “Salvemos la nieve” existen diversos intereses. Los dueños de El Colorado también son parte de él, aunque buscan un objetivo totalmente diferente. El grupo empresarial de la familia Leatherbee tiene en mente el desarrollo de un máster plan en cerca de 200 de las poco más de 1.000 hectáreas que tienen en la zona, poblando el lugar de varios edificios. El plan regulador propuesto por el municipio echa sus aspiraciones por tierra, pues no permite construir en gran parte de sus dominios.

Hay otros intereses en juego. El sector de La Parva también sufriría cambios, que no le acomodarían del todo a León Vial. El más relevante, ampliar su zona urbana, es decir, la superficie construible. No es casual que el municipio posea en el sector alto varias hectáreas donde han sondeado la construcción de un proyecto inmobiliario que incluso tiene nombre, Plan Maestro Manantiales, pero del que aún no se conocen detalles.

Comments are closed.