A un año de compra de Duke en Chile se somete a quiebra su mayor activo

La sociedad Orazul Energy Duqueco, propietaria de dos centrales hidroeléctricas, presentaba pasivos por unos US$200 millones. Fuente: Revistaei.cl, Pulso,18 de octubre de 2017.


Nada fácil ha sido la incursión en Chile del fondo de inversión estadounidense I Squared Capital, que en el país ingresó al mercado eléctrico tras la compra de los activos regionales de Duke Energy.

Es que a casi exactamente un año desde I Squared Capital anunciara que desembolsaría unos US$1.200 millones para hacerse de las centrales de generación e infraestructura de Duke en Perú, Chile, Ecuador, Guatemala, El Salvador y Argentina; a nivel nacional ya tiene su primera baja.

Se trata de la empresa Orazul y que en Chile cuenta con 380 MW de capacidad instalada, la cual sometió a reorganización su sociedad Orazul Energy Duqueco, propietaria de dos centrales hidroeléctricas: Peuchén y Mampil, y cuya capacidad instalada conjunta es de 140 MW.

De acuerdo a los documentos presentados ante el 6º Juzgado Civil de Santiago, la sociedad tomó esta decisión luego de presentar pasivos por unos US$200 millones, de los cuales un 80% vendrían de parte de BCI, Banco de Chile e Itaú. Sin embargo, al cierre de esta edición los créditos aún no estaban verificados.

El proceso al que fue sometido la sociedad, fue aprobado a principios de mes y no fue sorpresa para los nuevos controladores. Previo a anunciarse la operación con Duke, éstos ya habían percibido como un problema dichas obligaciones, e incluso habría incluido en los plazos las negociaciones, sobre todo porque desde el fondo norteamericano se habrían negado a concretar un aumento de capital.

La situación se volvía cada vez más compleja. De hecho, al cierre del año pasado -ya en propiedad de I Squared Capital- la sociedad en cuestión presentaba pérdidas por US$70,4 millones.

No obstante, los ánimos en la empresa seguían optimistas. En los estados financieros de la sociedad se indicaba que “para el año 2017 se espera revertir esta situación a través de la renegociación de la deuda (…) además se espera revertir esta situación a través de sus operaciones normales con el funcionamiento adecuado de ambas centrales y de aportes de la controladora Orazul Energy Nehuén Generación SpA”.

Finalmente, la norteamericana decidió dar un giro y someter la sociedad bajo la nueva ley de quiebra, a través de la modalidad de reorganización societaria. El veedor titular designado es Patricio Jamarne.

De acuerdo a este tipo de procedimiento una vez que se acrediten los créditos y luego que se llame a junta, la empresa deberá publicar su propuesta de acuerdo de reorganización judicial o de lo contrario el veedor dictará una resolución de liquidación.

Comments are closed.