Naufragio en Chiloé: unos 600 litros de aceite cayeron al mar

Naufragio en Chiloé. Descartan un derrame mayor. Fuente: Las Ultimas Noticias, 20 de octubre de 2017.


La actividad no para en el canal Yal -ubicado en la comuna de Chonchi, Isla Grande de Chiloé-, desde que el pasado miércoles se hundió el ‘Seikongen’, un buque salmonero de 70 metros y casi dos mil toneladas, que hoy yace a unos 150 metros de la costa y a 10 metros de profundidad.

Tras el rescate de los once miembros de la tripulación, los primeros en llegar fueron los buzos navales del Centro de Contaminación de Castro, quienes trabajaron toda la noche para instalar cinco mangas absorbentes de petróleo. En caso de que el pecio derrame parte de los 67.000 litros de combustible de sus estanques principales, este sistema preventivo lo absorberá antes de tocar la costa.

Según detalló el gobernador marítimo de Castro, capitán de fragata Héctor Aravena Salazar, ‘nuestra inspección reveló que los sistemas de bloqueo de combustible, propios de un barco moderno, han funcionado bien, por lo que los restos oleosos presentes en el agua son mínimos’. Por ahora sólo se trataría de unos 600 litros de aceite derramados desde dos tambores ubicados en la cubierta principal al momento del accidente.

Así lo confirmó el capitán de puerto de Chonchi, teniente Miguel Ángel Bravo, quien además descartó que el ‘Seikongen’ represente un peligro para la navegación. Afortunadamente el accidente ocurrió en la ensenada Ahoní, una zona del canal Yal que no tiene mucho tráfico de embarcaciones medianas y mayores’. Pese a todo, ya adelantó que a CPT Empresas Marítimas S.A., propietaria de la nave, le quedan menos de 24 horas para presentar un plan para el reflotamiento de la nave.

Sin embargo, lo primero es lo primero. El director regional del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca), Eduardo Aguilera, decidió cerrar la zona para facilitar el retiro de la carga. ‘La empresa nos tiene que presentar un plan para retirar de forma segura los 37 mil salmones muertos, los que deberán ser llevados a un vertedero o una planta de harina de pescado’, finalizó.

Jorge Núñez

Comments are closed.