Presidente de la Suprema y ministro inauguran tribunal ambiental en Antofagasta

Juzgado especializado recibirá causas ambientales de toda la zona norte. Autoridades calificaron su apertura como un “hito”. Fuente: El Mercurio de Antofagasta, 7 de octubre de 2017.


Como la culminación de un largo proceso que se inició en 2012, fue calificado el inicio formal de actividades del Primer Tribunal Ambiental, que tiene sede en Antofagasta, pero atenderá casos entre las regiones de Arica y Parinacota y Coquimbo.

El órgano especializado permanecía activo en la jurisdicción norte desde el 4 de septiembre, sin embargo, ayer se realizó la ceremonia de inauguración de su sede (Carrera 1579), la cual contó con la presencia del presidente la Corte Suprema, Hugo Dolmestch; el ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena; y el presidente de la Comisión de Medio Ambiente del Senado, Patricio Walker, entre otros invitados.

Hay que precisar que la Ley 20.600, dictada en 2012, creó tres tribunales ambientales en el país: el de Santiago, en actividad desde diciembre de 2012, el de Valdivia, abierto en octubre de 2013, y el de Antofagasta, que luego de una larga espera acaba de instalarse.

Por eso, los discursos pronunciados ayer estuvieron enfocados precisamente a la culminación de un proceso.

Ministro

El ministro Marcelo Mena destacó que la instalación del tribunal con sede en Antofagasta representa un gran avance para el país, pues implica la consolidación de los nuevos órganos creados en 2012.

“Este hito permite que todos los chilenos tengan acceso a la justicia ambiental, como parte esencial de un desarrollo más justo y sustentable”, dijo el secretario de Estado.

Mena afirmó que uno de los “legados” del actual gobierno será precisamente haber dejado instalados los nuevos tribunales, y de paso recordó que Chile es el único país de la región que cuenta con este tipo de órganos especializados.

El senador Patricio Walker, por su parte, recordó el trabajo legislativo que en su minuto se realizó para tener sedes de estos juzgados en regiones, el cual -dijo- “no fue fácil”.

Además, planteó que con la apertura del último de los tribunales en Antofagasta, se completa una institucionalidad que además tiene como componentes al Ministerio de Medio Ambiente, el Servicio de Evaluación Ambiental y la Superintendencia de Medio Ambiente, a la cual pronto se sumará el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, cuya creación avanza en el Senado.

Jueces

El Primer Tribunal de Antofagasta está integrado por los jueces titulares Daniel Guevara, Mauricio Oviedo y Marcelo Henríquez, además de los suplentes Fabrizio Queirolo y Cristián Delpiano.

El nuevo tribunal se pronunciará sobre reclamaciones de ilegalidad de actos administrativos, demandas de reparación por daño ambiental y deberá dar su visto bueno a medidas preventivas aplicadas por la Superintendencia del Medio Ambiente, entre varias otras materias.

Daniel Guevara, juez presidente del tribunal, destacó durante la ceremonia la relevancia del órgano en el resguardo de la calidad de vida y las riquezas naturales.

En este sentido, planteó la necesidad de prevenir que se repitan situaciones como la destrucción de bosques en el sur para dar espacio al progreso agrícola, o los daños generados en el norte por las “chimeneas contaminantes” que propagaron metales pesados entre la población aledaña.

Según lo expresado por el juez, la instalación del tribunal favorece el cumplimiento de los deberes del Estado en esta materia y el acceso a la justicia.

Previo a la ceremonia, Guevara tomó juramento al secretario abogado y relatores del Tribunal Ambiental.

MODERNO CENTRO DE JUSTICIA

Tras la ceremonia en el Tribunal Ambiental la mayoría de las autoridades, incluido el presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, se trasladó al nuevo Centro de Justicia que desde la semana pasada alberga a los juzgados de Letras del Trabajo y Familia y civiles de la ciudad. Allí los invitados fueron recibidos por el presidente de la Corte de Apelaciones, Manuel Díaz Muñoz, quien destacó el gran cambio que implica para funcionarios y público contar con este moderno edificio de 13 mil m2. Por su parte, el ministro Dolmestch destacó que lo primordial del quehacer judicial es brindar un buen trato, el cual “hoy se ve acompañado por estas modernas instalaciones”.

José Luis Ramírez M.

Comments are closed.