Thomas Keller: “Esperamos que pronto podamos llegar a un acuerdo por Hidroaysén”

El gerente general de Colbún defiende el camino hacia las energías renovables que está tomando la compañía: las energías intermitentes y el agua marcarán el crecimiento futuro de la eléctrica de los Matte. En esto, HidroAysén reaparece en escena y ahora asegura que las conversaciones con Enel para ver el […]


El gerente general de Colbún defiende el camino hacia las energías renovables que está tomando la compañía: las energías intermitentes y el agua marcarán el crecimiento futuro de la eléctrica de los Matte. En esto, HidroAysén reaparece en escena y ahora asegura que las conversaciones con Enel para ver el futuro de esos derechos de agua se están llevando en “buenos términos”.

Thomas Keller, gerente general de Colbún, es claro. La eléctrica no se está “subiendo a la cola” al impulso que en el país se les ha dado a las energías renovables no convencionales (ERNC), las que hoy ocupan un 18% de la matriz de generación del país.

A fines de septiembre, la compañía ligada a la familia Matte se adjudicó la concesión para construir un parque eólico en Taltal. Se trata de Horizonte, que con una capacidad de 607 MW se transformará en el proyecto en base a viento más grande de Latinoamérica.

“Creo que la oportunidad en la cual estamos incorporando estas tecnologías de manera más masiva es el momento apropiado”, indica Keller.

Esto, porque, a su juicio, en los últimos 24 meses las tecnologías de generación variables, como las denomina, han bajado considerablemente sus precios, “lo que las hacen particularmente atractivas y competitivas”, afirma.

La nueva hoja de ruta de Colbún incorpora de manera relevante la energía renovable intermitente en su mix de generación. Pese a este nuevo impulso, el ejecutivo es enfático, pues aclara que la firma sigue teniendo “la hidroelectricidad en nuestro corazón”, por lo tanto, esa tecnología “no la vamos a abandonar”.

“Es la primera energía renovable que tuvo Chile, y como muestra nuestra Central Angostura, es posible hacer proyectos hidroeléctricos que generen valor al entorno”.

Keller prefiere no hablar de HidroAysén, y solo se limita a decir que “estamos conversando en buenos términos con nuestros socios”, asegura escuetamente.

El desarrollo de esta mirada hidroeléctrica la esperan concretar a través de San Pedro, proyecto de larga data del grupo y que salió de tramitación ambiental por problemas en las adecuaciones que se presentaron en 2015.

Colbún también se está adecuando a la nueva realidad comercial del negocio de generación, impulsado por la apertura del mercado y las últimas experiencias obtenidas en las licitaciones de suministro eléctrico regulado, de las cuales quedaron marginados.

En ese sentido, Keller dice que han tenido un buen 2017. “Hemos logrado un importante número de nuevos contratos con libres; nos aproximamos a un tercer año de muy buenos resultados, y cerramos en junio un acuerdo de largo plazo para abastecernos de GNL”, afirma.

En sus tres años a cargo de la eléctrica, su última satisfacción es haber listado a Colbún en el Dow Jones Sustainability Index Emerging Markets (DJSI Emerging Markets), índice que agrupa al 10% de las compañías con mejor gestión en materia económica, social y ambiental de un total de 800 compañías de 20 economías emergentes.

Colbún ha sido crítico de las energías renovables y ahora están uniéndose a la tendencia. ¿Eso no lo ven como una contradicción?

No hay contradicción. En 2015 firmamos nuestro primer acuerdo para incorporar energía eólica a nuestra oferta. Ese mismo año creamos un área interna para explorar oportunidades en renovables. En 2016 firmamos un acuerdo para incorporar la energía solar. Y ahora anunciamos Horizonte. Hemos venido diciendo desde hace tiempo que vamos a incorporar las tecnologías de generación variable a nuestro mix y lo estamos haciendo. Y tenemos una vocación por las energías renovables que se manifiesta en uno de los parques hidroeléctricos más importantes en Chile. Esta es una industria muy intensiva en capital y, por tanto, todos estos cambios son graduales. Pero creo también que haber sido prudente en la incorporación de las energías renovables de generación variable ha sido una buena decisión, porque hemos visto cómo han bajado de precio en los últimos 24 meses. Ese fue un fenómeno que se aceleró a partir de 2014 y 2015 y ahora estamos viendo precios que las hacen muy atractivas y competitivas. Por lo tanto, acá no hay un cambio de discurso.

¿Las energías renovables marcarán el crecimiento futuro del grupo?

Seguimos teniendo la hidroelectricidad en nuestro corazón. Eso no lo vamos a abandonar. Lo que estamos viendo ahora es el fruto de los estudios que hemos hecho y los negocios que hemos analizado de energías renovables de generación variable. No es una contradicción para nada el reconocer que estas fuentes de energía, que tienen muchos atributos positivos, tienen también esta naturaleza intermitente. Eso es reconocer una realidad, y esa realidad nos da una oportunidad de potenciar nuestro parque de generación, porque son el complemento ideal para muchos de los activos que nosotros ya operamos.

¿De qué se trataron esos estudios?

Hemos visto y seguimos analizando muchos proyectos eólicos y solares que están en el mercado, pero invertir en los proyectos que nos parezcan buenos toma su tiempo y tiene su dinámica. Miramos un número muy grande de proyectos y hoy estamos viendo el fruto de eso.

¿Qué pasará con la energía base en esta nueva hoja de ruta de la compañía?

En el futuro cercano, vamos a incorporar en forma importante en nuestro mix la energía de generación variable. Eso claramente va a ocupar un lugar mucho más importante que lo que tiene hoy. Hoy tenemos un acuerdo con el parque eólico Punta Palmeras de Acciona, también un contrato de 500 GWh con Total SunPower y estamos mirando otros proyectos solares también. Estamos explorando todos los mecanismos para incorporar estas tecnologías a nuestro mix.

En ese escenario, ¿las inversiones futuras del grupo estarán vinculadas a este tipo de iniciativas? Porque ustedes anunciaron que no harían Santa María Dos y le pusieron freno a San Pedro.

Ojalá que junto a los proyectos eólicos o solares podamos hacer también los proyectos hidro en carpeta. Eso está sujeto a que nos vaya bien con los trámites ambientales. Además, hay que ver que las condiciones de mercado ameriten concretarlos. En definitiva, ver en qué momento las condiciones de oferta y demanda justifican realizar estas inversiones.

¿San Pedro lo reingresarán a tramitación?

Seguimos trabajando para dar una respuesta contundente, satisfactoria e integral a todas las inquietudes que los servicios manifestaron en su momento, por eso no tiene una fecha concreta, porque estamos trabajando en función de un resultado del producto. Un buen timing es esperar que reingrese la primera mitad del próximo año.

¿Cómo ve a Colbún en los próximos cinco años?

Como una empresa flexible, que sabe adaptarse a las nuevas condiciones del mercado y el entorno, creciendo en el exterior y en el mercado de clientes libres, y profundizando el buen trabajo comunitario, como Angostura. Esperamos retomar el desarrollo de nuevos proyectos, especialmente en renovables de generación variable e hidroelectricidad también, aunque en menor medida, porque las oportunidades para construir centrales por temas de permisología es más complejo.

¿En hidro es sólo San Pedro o quieren impulsar algo más?

Es San Pedro. También estamos en estudio de prefactibilidad del proyecto Guaiquivilo Melado y tenemos Los Cuartos, pero no hay urgencia en desarrollar esos proyectos hoy día.

¿Y qué pasa con HidroAysén, insistirán para quedarse con los derechos de agua?

Seguimos conversando con nuestros socios en buenos términos.

¿La idea es diseñar centrales más chicas en la zona?

No hay comentarios.

¿Qué ha hecho que ahora sí estén cerca de un acuerdo?

Esperamos que pronto podamos llegar a un acuerdo.

¿Pero devolver esos derechos también está sobre la mesa?

Los derechos de agua no son nuestros. No están dentro de la sociedad, están en contrato de usufructo que aún no vence. Ojalá haya noticias prontamente.

Desafío: retomar el crecimiento

¿Está desilusionado del comportamiento que ha tenido el país estos últimos años?

Nos han sorprendido negativamente las tasas de crecimiento de la economía. Eso ha arrastrado a la demanda eléctrica, la cual ha tenido una expansión bastante menor a lo que estábamos acostumbrados. Y en ese sentido, sí, ha sido una decepción. Hacemos votos para que ojalá Chile retome el crecimiento económico lo antes posible.

¿Cuándo será ese escenario favorable?

Este país tiene el potencial de crecer mucho más de lo que ha hecho y, por lo tanto, abrigo las esperanzas de que se use el potencial de crecimiento que tiene a través de políticas públicas consistentes con ese propósito. En ese sentido, soy un optimista.

¿Qué cambios espera que haga el próximo gobierno?

Hoy en la economía se está viendo una pequeña recuperación, sin embargo, nosotros no la hemos notado todavía, porque la demanda sigue creciendo a tasas de 1,5% a 2%. Nuestra esperanza es que la economía el próximo año crezca por lo menos un 3% a 3,5% y que la demanda eléctrica se ubique en 3,5% o 4%.

Empeñados en Colombia

En los próximos años, ¿dónde más estará Colbún?

Seguimos mirando Colombia. Ha costado, porque no ha habido oportunidades muy atractivas. Hemos participado en varios procesos en Colombia y Perú, pero la verdad es que no tenemos ningún apuro por alcanzar una participación de mercado definida.

¿Están empeñados en entrar a Colombia?

No hemos dejado de estar empeñados. Ojalá podamos seguir creciendo en Perú y creo que Argentina está teniendo una evolución muy interesante. Estamos empezando a mirar ese país, pero aún no tenemos un objetivo específico. Estamos mirando con mayor atención también las energías renovables, porque tienen condiciones naturales similares a Chile en algunas partes y la generación eólica también es interesante.

¿Cuál de esos tres países es el más atractivo para crecer?

No me gusta hacer ranking, está condicionado por las oportunidades y calidad de los activos. En Perú tenemos una base y experiencia y podría ser más fácil seguir creciendo.

Carolina Pizarro M.

Comments are closed.