Científicos de Chile, Argentina y Brasil analizaron enfermedad que afecta a araucarias

Hongo gatillado por el fenómeno del cambio climático sería la más probable causa del daño foliar de la Araucaria araucana. Fuente: Lignum.cl, 15 de noviembre de 2017.


Con la hipótesis más fuerte de que sea un hongo generado por el cambio climático se trabajó durante tres días en la Reunión Internacional sobre el Daño Foliar de la Araucaria araucana, encuentro realizado en la ciudad de Villarrica con la presencia de especialistas de Chile, Argentina y Brasil, convocados por Conaf, con el apoyo de FAO.

El deterioro que está afectando a la araucaria fue detectado a principio de 2016, al registrarse sequedad de sus ramas inferiores, avanzando luego hacia la copa, hasta causar la muerte del ejemplar, en algunos casos.

[Expertos de la UACh dialogan sobre estado de conservación de la araucaria en Chile]

A partir de ese momento, la Corporación Nacional Forestal estableció una mesa de trabajo público-privada (organismos del Estado, universidades, empresas forestales), estableciendo distintas líneas de investigación, incluso con estudios de expertos de Sudáfrica y Noruega, más instituciones como de la misma FAO, Universidad California-Davis y Servicio Forestal de Estados Unidos, a fin de aunar esfuerzo en la determinación del agente generador de la patología, detalla la nota publicada por Conaf.

Encuentro

En Villarrica, científicos chilenos, argentinos y brasileños expusieron su experiencia desde diferentes enfoques, como biológico, climático, ambiental, de conservación, social, etc. En el trabajo grupal, se identificaron los posibles problemas, causas, barreras, soluciones y financiamiento para la elaboración de un proyecto GEF (Fondo Mundial para el Medio Ambiente), cuyo perfil fijarán los representantes de FAO en los próximos meses.

Sobre la reunión internacional, el director ejecutivo de Conaf, Aarón Cavieres, explicó que ‘con esta actividad estamos incrementado los esfuerzos colectivos. Ahora incorporamos la experiencia brasileña con la Araucaria angustifolia, que si bien es distinta, con un clima diferente, existe bastante conocimiento en Brasil en cuanto a la conservación de la especie, aspecto importante en el cual debemos ir avanzando en el país, junto a los factores sanitarios que afectan a la araucaria’.

También se refirió a la proyección de la especie en cuestión, indicando que ‘es necesario precisar que afectación no significa que las araucarias estén en una probabilidad clara de muerte. Hay un porcentaje menor que está afectado severamente. El resto registra algún grado de afectación. Ahora tendremos que hacer una segunda evaluación sobre el estado de avance del daño. Mientras tanto seguiremos trabajando en determinar el factor causal, para luego entrar a otra etapa que es controlar ese factor causal. Los primeros indicios indican que sería un hongo gatillado por el fenómeno del cambio climático. No serían virus ni insectos’.

Por otra parte, Hivy Ortiz, Oficial Forestal FAO, destacó la relevancia de la especie, indicando que ‘para nosotros, la FAO, la araucaria es muy importante porque entrega un producto alimentario, por su incidencia cultural y social en las comunidades indígenas y por su impacto en la biodiversidad. Precisamente esta reunión pretende establecer medidas de acción que permitan recuperarla, después de identificar qué es lo que le está pasando. Las enfermedades no ven fronteras, por eso estamos trabajando en forma integral con Chile y Argentina al tener el mismo problema. A ciencia cierta aún no se sabe lo que está afectando a la araucaria. Puede ser un hongo, el cambio climático. Debemos seguir investigando’.

Plan nacional

La situación sanitaria por la que atraviesa esta emblemática representación forestal impulsó a Conaf a concentrarse paralelamente en un Plan Nacional de Conservación de la Araucaria, con el objetivo de enfrentar las amenazas que tiene la especie y de responder a la preocupación que este árbol genera en la comunidad, dada sus variadas dimensiones.

El director regional de Conaf La Araucanía y coordinador nacional del Plan Nacional de Conservación de la Araucaria, David Jouannet, dio a conocer el alcance de esta iniciativa, destacando que ‘con este trabajo pretendemos poner en valor la información que se encuentra en distintos niveles, ya sea en la institución, organismos estatales, universidades y otros actores para poder tomar mejores decisiones. También tiene que ver con establecer vínculos con las comunidades locales, especialmente con las comunidades pehuenches, por su fuerte arraigo cultural y espiritual. Estamos, además, analizando todo el tema sanitario. El plan busca identificar cuáles son las principales amenazas de esta especie que está protegida y que se encuentra en categoría Vulnerable’.

La Araucaria araucana es endémica de Chile y Argentina y está considerada como una de las especies forestales más longevas del mundo, ya que puede perdurar sobre 1.000 años. En Chile se distribuye en las Regiones del Biobío, La Araucanía y Los Ríos, en una superficie de más de 321 mil hectáreas.

Comments are closed.