Eco en español #9: Noticias de la COP23 desde Bonn 15 de noviembre del 2017

Desde 1972, ECO ha sido publicado por agrupaciones ambientales no gubernamentales, en las principales conferencias internacionales. ECO se edita de forma cooperativa por la Red de Acción Climática (CAN). Traducido al español por un equipo de CAN-LatinoAmérica. Fuente: Climatenetwork.org, 14 de noviembre de 2017


La remoción de carbón mantiene a Estados Unidos en camino al cumplimiento del compromiso de París, y Trump no puede detenerlo

Donald Trump se merece completamente toda la crítica internacional que ha recibido por sus esfuerzos en minar el Acuerdo de París. El evento paralelo sobre combustibles fósiles patrocinado por la Casa Blanca el lunes, aquí en Bonn es justo la punta del iceberg que se derrite rápidamente. Pueden añadir a eso, la decisión de Trump de sacar a Estados Unidos del Acuerdo, su repudio a las contribuciones nacionalmente determinadas de Estados Unidos y sus esfuerzos por desmantelar la política climática de EEUU. Todo eso puede socavar la integridad del Acuerdo y sus principios básicos de progreso y ambición más alta.

Pero aparte de todo este fanfarroneo desinformado de Trump y sus vanos “twits”, es importante tener en mente acerca de lo que actualmente está pasando con las emisiones de carbono de los EE UU. Pese a los esfuerzos de Trump por repeler el Plan de Energía Limpia y la ausencia de cualquier estrategia nacional de reducción de carbono, la descarbonización del sector electricidad va yendo tan rápido que los objetivos climáticos de Estados Unidos bajo el Acuerdo de París permanecen dentro del alcance. Y la verdad es que no hay una maldita cosa que Trump pueda hacer al respecto.

Estados Unidos está ya al menos a mitad de camino para cumplir con su promesa en 2025 en París. La mayoría de estas reducciones provienen del sector eléctrico, donde el país ha ido retirando las centrales eléctricas de carbón y reemplazándolas con energía limpia. Estados Unidos está reduciendo también la demanda de electricidad a un ritmo sin precedente. Desde 2010, las centrales eléctricas de carbón existentes y que representan 71 gigawatts (GW) han sido retiradas y otros 41 GW de plantas de carbón están programadas para retirarse a más tardar en 2025. Esto representa el 34% de las plantas de carbón que operaron en 2009.

La defensa contínua por reemplazar el carbón y el cada vez más creciente gas de esquisto con energía limpia puede reducir la contaminación por carbón del sector electricidad de Estados Unidos, por lo menos en medio billón de toneladas para 2025. Eso llevaría a Estados Unidos a una distancia considerable para cumplir con su compromiso de París.

Estados Unidos debe ser condenando rotundamente por los esfuerzos de la administración Trump de minar el Acuerdo de París y promover los combustibles fósiles como una solución remotamente realista a la crisis climática. Pero el movimiento de base para eliminar el carbón continuará creciendo y tendrá éxito, moviendo al país hacia el 100% de energía limpia con o sin la Casa Blanca.

Bajar el Boletín ECO completo aquí ECO15novSP

 

Comments are closed.