Eco en español: Noticias de la COP23 desde Bonn

Desde 1972, ECO ha sido publicado por agrupaciones ambientales no gubernamentales, en las principales conferencias internacionales. ECO se edita de forma cooperativa por la Red de Acción Climática (CAN). Traducido al español por un equipo de CAN-LatinoAmérica. Fuente: Climatenetwork.org, 7 de noviembre de 2017


Alemania: ¿líder climático, o rezagado climático?

A ECO le gustó escuchar que el ministro de Medio Ambiente alemán anunciara una nueva promesa de 50 millones de euros para el Fondo de Adaptación (y el ministro de Desarrollo añadió otros 50 millones de euros al Fondo para los Países Menos Adelantados). Esta ha sido una señal de bienvenida en el día 1 de la COP23, y todos los demás países ricos ahora tienen casi dos semanas a ver si hacen lo mismo.

Lo que el ministro no mencionó en su discurso de apertura es que el gobierno actual frenó la expansión de la energía renovable y no ha llegado a un acuerdo sobre un plan de eliminación del carbón. Esto está en desacuerdo con la mayoría de la población alemana que está a favor de salirse del carbón. El pasado sábado, Bonn vio la marcha climática más grande jamás celebrada en Alemania, con personas que exigían justicia climática y una rápida eliminación del carbón. Se le puede haber pasado a algunos delegados, pero Bonn no está ni a 50 km de los yacimientos de carbón del Rhineland, la mayor fuente de contaminación de carbono de Europa, con enormes minas de lignito a cielo abierto y centrales eléctricas de carbón.

De hecho, las emisiones alemanas de gases de efecto invernadero no han disminuido en los últimos 8 años. Alemania va a perder su objetivo nacional de reducción de 2020 del 40% en comparación con los niveles de 1990 por un amplio margen, si el nuevo gobierno no actúa de manera decisiva. Durante la campaña electoral, la canciller Merkel hizo promesa pública de que su próximo gobierno alcanzará el objetivo. La única manera de lograr eso es cerrar las centrales eléctricas de carbón más viejas y sucias. Esto sería técnicamente posible y económicamente factible, pero por supuesto encuentra resistencia de las grandes empresas eléctricas de carbón.

Ahora que las elecciones han terminado, cuatro partidos se reúnen en Berlín casi todos los días para averiguar si pueden formar un gobierno de coalición. Tres de las cuatro partes (incluida la propia Merkel) hasta ahora rechazan cualquier medida necesaria para implementar el Acuerdo de París y alcanzar su propio objetivo al 2020.

Alemania está muy orgullosa de que la COP23 se lleve a cabo en Bonn y hace todo lo posible por ser un buen anfitrión técnico. ECO cree que no es suficiente asegurar un buen café y suficiente espacio para reuniones (¡aunque ambos son esenciales!). Pero un verdadero liderazgo climático al lado de la Presidencia de Fidji también significa solidarizarse con los países vulnerables (de acuerdo, los 100 millones de euros anunciados hoy es un paso en esta dirección) y demostrar acciones climáticas ambiciosas.

Merkel hizo que los países del G7 acordaran en 2015 sobre la necesidad de descarbonizar sus economías y contribuyó a conformar el Acuerdo de París. Sin embargo, todo eso vale muy poco si no se lo respalda con reducción de emisiones en casa. Dado que ECO está convencido que la promesa de Merkel de alcanzar la meta de 2020 fue sincera ; los delegados tal vez deseen preguntarle, cuando engalane la COP23 con su presencia la próxima semana, cómo piensa cumplirla.

Ver Boletín Eco completo en pdf ECO7novSP

Comments are closed.