El gas natural y energías renovables destronan al “rey carbón” en Estados Unidos

La producción de gas subió 27,3% entre 2008 y 2016 , mientras que el precio de ese combustible se vino abajo. Fuente: El Mercurio, 4 de diciembre de 2017.


La producción de electricidad en EE.UU. está cambiando considerablemente. Durante décadas, la quema de carbón era la forma principal con que las compañías de energía generaban la electricidad para hacer funcionar las fábricas e iluminar las calles y las casas. Pero el carbón ha estado perdiendo firmemente la participación en el mercado ante el gas natural y las energías renovables.

El gas natural el año pasado superó al carbón como la fuente principal de electricidad en EE.UU. por primera vez en más de medio siglo. En 1950, el carbón producía el 46,9% de toda la electricidad que generaban las empresas de servicio público estadounidenses. Su abundancia y bajo costo lo comvirtieron en el combustible favorito para la producción de energía en las décadas siguientes.

En 2000, la cantidad de electricidad que producía el carbón se había multiplicado en más de 12 veces y la generación gracias a este era responsable de toda la energía que producían las empresas de servicio público. Sin embargo, después del cambio de siglo, el gas natural empezó a a desafiar el predominio del carbón.

Los productores de gas y petróleo combinaban las dos técnicas -perforación horizontal y fracturación hidráulica- para aprovechar las enormes cantidades de gas natural encerradas en las formaciones de roca de esquisto. La producción de gas natural de EE.UU. subió el 27,3% entre 2008 y 2016, mientras que el precio del gas se vino abajo, de máximos que superaban los US$13 por millón de unidades termales británicas a mínimos inferiores a US$2.

Más o menos en la misma época, la energía solar y eólica empezó a surgir como una parte más importante de la mezcla energética de la nación, gracias a mejores diseños industriales y manufactura junto con políticas que estimulaban su producción. En 2008, respondían por el 1,4% de la generación por parte del sector de energía eléctrica del país. El año pasado esa cifra crecía al 6,7%. El índice de crecimiento de renovables se está acelerando: cada mes desde marzo a mayo de este año, la energía solar y eólica en conjunto generaron el 9% o más de toda la electricidad que produjeron las empresas de servicio público.

Las regulaciones medioambientales y los subsidios desempeñaron un rol. Pero la razón principal por el cual el gas y las energías renovables está preparados para expandirse es su bajo costo. Un análisis de Lazard Ltd. muestra que sobre una base no subsidiada, durante la vida de una instalación, una MWh de electricidad generada por el sol y el viento en Norteamérica es más económico que un MWh de electricidad producido a partir de energía nuclear o carbón, e incluso Gas Natural.

Hay una advertencia importante en cuanto a esta métrica: no toma en cuenta que el viento y el sol son productores más intermitentes de energía que las fuentes de generación convencional, puesto que el sol no siempre brilla y el viento no siempre sopla. “Ese es esencialmente el motivo de porqué todas las paralizaciones en los estados son en torno a lo nuclear y al carbón”, manifestó Jonathan Mir, jefe de grupo de poder, energía e infraestructura de Norteamérica de Lazard.

En algunas áreas de Norteamérica, indicó Mir, “el gas, el viento y el sol ahora se están vendiendo a menor precio que los costos de operación del carbón y la energía nuclear”. Las turbinas eólicas y los paneles solares no generan energía todo el tiempo, y las plantas de gas natural dependen de suminstros de combustibles que no están almacenados en el sitio. Por esas razones, el secretario de Energía, Rick Perry, propuso cambiar las reglas del mercado para favorecer a los productores, tales como las plantas de carbón, y nucleares que funcionan ininterrumpidamente con combustible almacenado en el lugar.

La propuesta se ha topado con las críticas de los productores y los grupos de energías renovables, junto con fabricantes y otros clientes de la energía, quienes la califican de anticompetitiva. Pero sin esta, sostienen los partidarios, es probable que más plantas nucleares y de carbón se cierren debido a las presiones económicas.

Etiquetas: , , , ,

Comments are closed.