El número de especies amenazadas alcanzó récord durante 2017

Unas 1.800 especies entre animales y vegetales se sumaron este año a la lista de la UICN. La mayoría de los que ingresaron o empeoraron en las categorías de “en peligro” lo hicieron por causas humanas. Fuente: El Mercurio. 28 de diciembre de 2017.


El año 2017 no fue bueno para la biodiversidad, es lo que indica el balance anual de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el cual arrojó que el número de especies amenazadas alcanzó un nuevo récord y ya cubre un 30% de todas las examinadas por la organización.

La lista actual abarca 25.800 especies entre animales y vegetales, pero hace un año contenía 24 mil, lo que indica que, en un año, al menos 1.800 más pasaron a estar amenazadas.”Es impresionante el número, pero lamentablemente las razones no son muy nuevas”, dice José Gerstle, agrónomo chileno y experto en conservación, quien explica que la situación se debe a causas humanas. Degradación del hábitat, especies introducidas y el cambio climático producto de la contaminación son las principales, dice.

“Esto muestra que vamos por muy mal camino y que debemos empezar a trabajar con energías más limpias, dejar de producir y consumir de la forma en la que lo hacemos y dejar de cortar bosques”.

El pangolín, un mamífero que vive entre África y Asia, fue uno de los más afectados de 2017. La UICN estima que 1,1 millón de ejemplares vivos han sido incautados en los últimos 16 años para vender su piel cubierta de escamas.

Según las categorías de amenaza, el llanero australiano, un ave endémica de ese país, pasó de estar “en peligro” a “estado crítico”, mientras que la vaquita marina descendió de estado crítico a próximo a desaparecer.

Como “dramática” ha calificado la organización la situación de los elefantes en los bosques de África central. Su número se ha reducido en un 66%, hasta contar con menos de 10 mil especímenes, principalmente a causa del tráfico ilegal de sus colmillos.

La situación se condice con los estudios del Foro Mundial para la Naturaleza (WWF), dice Susan Díaz, directora de comunicaciones de la organización para Chile. “Si hablamos de los vertebrados, su población mundial se ha reducido en 58%, y los peces de agua dulce, en un 81%”, asegura.

Los koalas, los caballitos de mar y los insectos voladores también han sido fuertemente diezmados este año, según la UICN. “Esta extinción masiva no solo está ocurriendo en lugares lejanos, sino directamente frente a nosotros. Las abejas y otros insectos desaparecerán sin hacer ruido de nuestros campos y prados”, advirtió la entidad.

“Que desaparezcan los polinizadores es gravísimo”, opina Gerstle. “Sin ellos puede colapsar el ecosistema completo, porque son fuente de alimento de aves, claves en los ciclos de las plantas y control de plagas”.

Las especies chilenas

En la medida que más especies chilenas entren a la “lista roja”, su situación podría ser peor que la de otros países, dice el Dr. Claudio Soto, director del Centro de Sustentabilidad de la U. Andrés Bello.

“En la lista solo hay cuatro de las 44 especies chilenas de agua dulce y el 70% de ellas está amenazada”. En el caso de los anfibios endémicos, agrega, se cree que el 50% está en una categoría de amenaza, muy por encima del 32% de la población mundial.

“Esto tiene que ver con la sequía producto del cambio climático, pero también con las viñas y plantaciones de palta, que se consumen todo el agua superficial y cada vez cavan más profundo y secan los valles”, dice.

Comments are closed.