Inician proceso sancionatorio contra la planta Mulpulmo por denuncia de descarga ilegal

En proceso sancionatorio fue aplicado a la planta láctea Mulpulmo, que pertenece a la empresa Lácteos del Sur, por la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) de Los Lagos, debido a una denuncia estampada por vecinos de ese sector rural, quienes acusaron un derrame de líquidos contaminantes sobre el estero Yutreco, ubicado en las cercanías de la procesadora. Fuente: Diario Austral de Osorno. 22 de diciembre de 2017.


La Superintendencia de Medio Ambiente (SMA) aplicó la medida a la empresa que actualmente pertenece a Lácteos del Sur (del grupo Lactalis) a la cual se le atribuyen cinco cargos de distinta gravedad, entre ellos incumplimiento de información que deben entregar a la entidad.

En la firma atribuyen la responsabilidad a la administración anterior e implementaron un sistema para mejorar el manejo de los residuos.

La sanción contiene cinco cargos que están siendo investigados por el organismo, de las cuales una es considerada como gravísima y se relaciona al incumplimiento de la entrega de información de los líquidos que arrojan a los cursos de agua.

La denuncia fue realizada por vecinos del lugar, quienes luego de mucho tiempo de sospechas por descargas ilegales al estero lograron detectar una descarga y así se presentó el hecho ante la SMA, quienes fiscalizaron el lugar.

El caso se suma al de la firma Lácteos Puerto Octay, sobre la cual también se inició un proceso sancionatorio, al que la empresa responderá con una propuesta de acciones para mejorar sus procedimientos.

PROCESO

La jefa regional de la SMA, Ivonne Mansilla, explicó que el 6 de diciembre se formularon cinco cargos para la empresa Lácteos del Sur, los cuales le fueron notificados pocos días después. Dentro de los cargos uno fue calificado como gravísimo, otro grave y los tres restantes como leves.

Detalló que al cargo calificado como gravísimo se le otorgó tal tipificación, porque la empresa no reportó los informes correspondientes, ya que las firmas que descargan residuos líquidos a un cuerpo de agua por obligación deben informar sobre todos los controles que llevan respecto a este tema.

“El hallazgo más grande que hicimos fue que no habían reportado sus autocontroles desde diciembre de 2014 hasta por lo menos el año 2016, lo que quiere decir que fue un período muy largo donde no cumplieron con esa obligación”, manifestó la jefa de la SMA.

En cuanto a la infracción calificada como grave, esto se produjo porque la planta presentó superación en los niveles máximos permitidos que tienen para hacer las descargas, ya que la empresa debe cumplir con el Decreto Supremo N°90 que les permite hacer las descargas de residuos líquidos a cuerpos de agua, pero en este caso los denunciados superaron la norma en varios parámetros.

En cuanto a los otros cargos, identificados como leves, Ivonne Mansilla indicó que tienen que ver con que no se hicieron remuestreos, es decir, que cuando realizan muestras deben efectuar otras más, tampoco reportaron seguimiento del cuerpo de agua, pese a que era uno de los principales aspectos de su compromiso ambiental; además de ello, la SMA realizó un requerimiento formal a la empresa, el cual nunca se contestó

“Estos cinco cargos generan que nosotros hoy día iniciemos el proceso sancionatorio contra la empresa. Eso involucra que una vez notificados, ellos tienen un plazo para responder, pueden presentar un programa de cumplimientos o simplemente entregar sus descargos”, explicó Mansilla.

Hasta el momento la firma no ha presentado una respuesta, por lo que la SMA espera que en los próximos días hagan este trabajo.

DENUNCIA

La jefa de la SMA detalló que en este caso la descarga se realizaba en un canal artificial que desemboca en el estero Yutreco, que a su vez llega hasta el río Damas.

Además, precisó que la formulación de cargos partió a través de dos denuncias simultáneas hechas por vecinos del sector, los cuales se mantienen en anonimato por las garantías que ofrece el sistema a los testigos, la que el organismo recibió a fines de 2016.

Posteriormente también lo hizo el municipio a nombre de una junta de vecinos del sector.

“Todos los denunciantes son parte de este proceso y frente a todas las decisiones que tomemos ellos pueden reclamar en el Tribunal Ambiental”, explicó Ivonne Mansilla.

AMBIENTALISTAS

El presidente de la Red Ambiental del Sur, Ricardo Beceira, entidad que además apoya a los vecinos al acusar las malas prácticas, destacó la importancia de este tipo denuncias ciudadanas, ya que se transforman en grandes aliados para el trabajo de la SMA, debido a que cuando se formaliza una acusación se puede comenzar con el proceso sancionatorio.

“Es por eso que seguimos insistiendo en la importancia de que los vecinos hagan denuncias formales y si por algún motivo no pueden hacerlo, lo pueden derivar a nuestra Red Ambiental y nosotros lo entregamos al organismo correspondiente”, expresó Becerra.

Añadió que el organismo desde hace tiempo tenía sospechas de que en la planta Mulpulmo se realizaban descargas ilegales, pero explicó que para hacer la denuncia se debe estar en el momento justo cuando se genera la eliminación de ryles a un curso de agua.

“En este caso se dio esa situación, ya que los vecinos vieron cuando se realizó la descarga y por eso se pudo hacer la denuncia formal”, dijo.

Valoró, además, el acercamiento entre la SMA y la dudadanía, ya que con los acuerdos tomados es posible agilizar las denuncias, lo cual potencia que las personas se atrevan cada vez más a presentar casos que atenten contra el medio ambiente.

Para lograr que los vecinos puedan denunciar, tal como sucedió en la planta Mulpulmo, es necesario capacitarlos, sobre todo para aprovechar los nuevos instrumentos y normativas legales para hacer las denuncias.

“A partir de esta necesidad hemos llegado a un acuerdo con la Superintendencia de Medio Ambiente para hacer cursos de capacitación y de talleres no solamente a los miembros de la Red, sino que a cualquier ciudadano que detecte un caso que atente contra el medio ambiente”, sostuvo Becerra.

CAMBIO DE ADMINISTRACIÓN 

De acuerdo a la versión entregada por Jorge Sánchez, gerente general de Lactalis Chile, grupo propietario de Lácteos del Sur, los hechos que cuestiona la SMA acontecieron entre los años 2014 y 2016 y la empresa fue comprada por sus actuales dueños en marzo de este año, lo que implica un cambio administrativo interno, por lo que se dejaron de informar algunos registros.

“Lamentablemente se dejaron de informar ciertos registros y formularios, que es el mea culpa nuestro y ahora efectivamente se procederá a hacer todas las cosas. Como grupo ya tornamos medidas al respecto”, explicó Sánchez.

Agregó que para ello externalizaron lo que respecta a los residuos que genera la planta a través de la empresa Ecoriles, reconocida en la zona por encargarse de estos temas en firmas del rubro a nivel local, además de realizar altas inversiones en infraestructura para el tratamiento de los residuos líquidos. A ello se suman medidas de contingencia para evitar cualquier situación negativa en relación al manejo de ryles.

“Hay que considerar que esto fue reportado entre 2014 y 2016, bajo una administración totalmente antigua a la cual nosotros somos ajenos. Por eso, estamos tratando de remediar esta situación y cumplir con todo lo necesario”, expresó el ejecutivo.

Añadió que la firma se antepuso a situaciones de este tipo, por lo que desde mayo comenzaron las gestiones con la empresa Ecoriles, luego de que la planta fuera adquirida en marzo pasado. El negocio fue cerrado a mediados de agosto, por lo tanto entre septiembre y octubre comenzaron las operaciones para manejar los ryles.

“Lo único que hay que rescatar corno culpabilidad nuestra es que no se informó lo que corresponde a través de formularios, pero el tema de fondo, que son los residuos que van al estero, están todos en orden”, dijo.

La empresa cuenta con un programa de riesgo y en este caso la planta tiene una resolución de calificación ambiental que venía de los antiguos dueños, la que fue modificada por los propietarios anteriores a Lactalis, quienes obtuvieron un permiso para regar los ryles en una pampa durante cinco meses al año y los restantes siete se pueden disponer en el estero Yutreco, lo cual está autorizado desde 2016.

Por ello, durante este mes se están regando los ryles, lo cual está informado a la autoridad ambiental y se empieza a usar un nuevo punto de descarga, ya que hay otro que estaba en un canal artificial, que es el que se hace referencia en el proceso sancionatorio, y que desagua a unos tres kilómetros en el estero Yutreco. Lo que se hace ahora es regar en parcelas autorizadas, sin pasar por los predios de los vecinos.

Paola Rojas.

Comments are closed.