Senado dio luz verde al proyecto que fija un impuesto al cambio de uso de suelo

Sólo queda un trámite en la Cámara de Diputados para convertirse en ley este proyecto que surgió a causa del caso Caval y que fue recomendado por la Comisión Engel. Fuente: El Pulso. 20 de diciembre de 2017.


Un paso sustancial dio el proyecto que aumenta la transparencia y regula el incremento de valor del límite urbano estableciendo un impuesto adicional de 10% cuando los terrenos cambian de uso desde lo agrícola a urbano.

El texto fue aprobado en particular por el Senado en la sesión de ayer, y ahora los cambios introducidos deben ser ratificados por la Cámara de Diputados. Si los apoya, el texto está en condiciones de ser Ley y si los rechaza debe pasar un nuevo trámite a Comisión Mixta.

En términos generales el articulado crea un nuevo impuesto que grava con una tasa especial de 10%, el incremento de valor que se produzca a consecuencia de la ampliación del límite urbano, el cual se materializará al momento en que se enajene el inmueble.

Estos tributos se destinarán al Fondo Común Municipal (62,5%) y a la comuna donde se verifique dicho cambio (37,5%).

Este proyecto conocido como ley Caval busca que el Estado capture una parte de las ganancias cuando hay cambio de uso de suelo de agrícola a urbano, y ajustar los avalúos y los gravámenes a los terrenos eriazos tal como sugirieron el Consejo Asesor Presidencial Contra los Conflictos de Interés, el Tráfico de Influencias y la Corrupción, encabezada por Eduardo Engel y el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano. Tras la votación la ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball agradeció el trabajo del Senado y la seriedad a la hora de evaluar el texto: ‘durante este período hemos despachado tres leyes que son las reformas más estructurales que se han hecho nunca en la historia de la ley de urbanismo y construcciones’.

Se refería al articulado para recuperar la capacidad del Estado para afectar poniendo fin a la ley de caducidad y así garantizar la calidad de construcción de las ciudades; a la Ley de aporte al espacio público -‘que es una de las leyes más innovadores que permite armonizar el desarrollo inmobiliario con un desarrollo equilibrado y sustentable de la ciudad-; y ésta que según la ministra: ‘mejora sustantivamente la planificación, la transparencia en el mercado del suelo y la forma y la justicia de cómo se tributa en nuestras ciudades. De esta forma se cumplió en este gobierno con el objetivo de que el desarrollo sea más equitativo y que nadie se quede atrás’.

Debate por impuesto

Uno de los temas que concitó mayor discusión fue el artículo cuarto que fijaba el nuevo impuesto, que finalmente fue aprobado por 20 votos y 6 en contra.

Desde la oposición el senador José García (RN) recordó que ya en la Reforma Tributaria se estableció un impuesto al mayor valor obtenido en los bienes raíces, también del 10%, y que cada vez que hay un cambio de límites la propiedad aumenta su avalúo fiscal por ende incrementa el impuesto territorial o contribuciones.

‘Por eso nos ha parecido que este nuevo impuesto por el solo cambio del plano regulador es francamente un exceso. Chile necesita mayor ahorro e inversión y mucha gente refugia su ahorro en bienes raíces, y ahora lo vamos a castigar por el solo hecho de que se amplía el plan regulador. Me parece que son excesos’, recalcó.

En el otro lado, el senador Carlos Montes (PS), presidente de la Comisión de Hacienda, recordó que muchos países en el mundo como Brasil y Colombia cuentan con un impuesto de este tipo cuando decisiones administrativas generan un aumento en el valor de las propiedades. ‘Ese aumento puede quedar en manos de los privados o hacer un aporte a la ciudad, esto no es un castigo es compartir una parte del beneficio sólo por un cambio normativo. Solo un dato: Santiago tiene 72 mil hectáreas urbanas y cada vez que sube 1 UF el metro cuadrado se generan 29 mil millones de dólares en la ciudad, y aquí se está diciendo que se reparta un poquito’, añadió.

Por Miriam Leiva P

Comments are closed.