AIE recomienda a Chile facilitar la integración de energía renovable variable

En su segundo informe sobre las políticas energéticas chilenas, la Agencia Internacional de Energía valoró el progreso del país desde 2009 en fortalecer la seguridad de la energía y las reformas que han ayudado a reducir costos. Fuente: Pulso, 23 de enero de 2018.


La Agencia Internacional de Energía publica hoy su segunda revisión sobre las políticas energéticas de Chile, en las que destaca el gran número de transformaciones que ha vivido la industria en los últimos años, con nuevas legislaciones que ayudan a fomentar la inversión en generar una mayor capacidad a lo largo del sector.

El documento valora que la posición en materia energética del país hoy es sólida, gracias a una serie de reformas que han ayudado a que el costo de la energía haya disminuido, especialmente en los últimos dos años con el sistema de licitaciones en el sector.

“Son logros importantes, además de, por ejemplo, la inversión en plantas de GNL para la importación de gas, que puede ayudar a la calidad del aire. Asimismo, destaca la creación de una política nacional energética para 2050, que fue una de las recomendaciones en 2009 (cuando se publicó la primera revisión)”, dijo a PULSO el subdirector ejecutivo de la Agencia, Paul Simons.

“Se hizo, además, un proceso de consulta con todos los stakeholders que lo reconocemos entre las mejores prácticas a nivel mundial”, agregó, subrayando cómo hoy Chile posee una mayor institucionalidad del sector energético, el ministerio tiene más fortalezas y hay un Coordinador Eléctrico Nacional, además del avance de los sistemas de integración.

Recomendaciones

Además de hacer un análisis completo de la matriz energética y el desarrollo de la transmisión y los sistemas eléctricos, el informe contiene cuatro recomendaciones para el gobierno de Chile:

1) asegurar un progreso hacia las metas de mediano plazo de la Política Energética de Chile 2050 con medidas concretas, considerando aumentar la ambición en cuanto a seguridad energética;

2) fortalecer el rol del gobierno con mayores poderes de planificación y consulta, así como ampliando la cobertura sectorial y la coordinación interministerial;

3) facilitar la integración de energías renovables variables al sistema eléctrico; y

4) limitar las emisiones de gas invernadero vinculadas a la energía, utilizando el potencial de la eficiencia energética.

En paralelo, el informe dedica un espacio importante para el uso limpio de la leña, señalando que es una fuente de energía importante en el país, especialmente en el sur, indicando que es la mayor causa de contaminación del aire en el país. “Los costos externos de la quema de leña de baja calidad son extremadamente altos y pueden ser evitados. El gobierno ha desarrollado una serie de acercamientos para reducir los impactos negativos de la utilización de la leña y en este contexto, la AIE celebra la política de 2015 en esta materia”, señala el reporte.

La agencia reconoce que no es una tarea fácil encontrar políticas que reduzcan el mercado informal de leña, pero llama al gobierno a adoptar políticas más ambiciosas y medidas para estimular el uso limpio y eficiente de la leña.

Por último, la agencia reitera su apoyo a que el Gobierno de Chile continúe tomando medidas concretas e inmediatas en relación a su agenda política 2050, y llama a considerar expandir sus intenciones en seguridad energética y sustentabilidad. Para dicho propósito hace un llamado a buscar datos sobre energía de alta calidad que aporten al monitoreo, la legislación y la transparencia del mercado, para lo que se debiera definir una base regulatoria de recopilación de datos.

Bajar Informe completo en inglés EnergyPoliciesBeyondIEACountriesChile2018Review

 

 

Comments are closed.