ENAP resuelve no expandir generadora en Concón ante presión de comunidades

La estatal informó al Servicio de Evaluación Ambiental que no se ejecutará el proyecto de la central de ciclo combinado ni de la segunda unidad de la planta cogeneradora en Aconcagua. Todo, como parte de un compromiso alcanzado en 2014. Fuente: Pulso, 2 de enero de 2018.


Era 2007 y al interior de la estatal ENAP celebraban la obtención de un permiso ambiental que les permitía aprovechar el suministro de gas natural licuado para tener autonomía energética en la Refinería Aconcagua ubicada en Concón, además de vender sus excedentes de electricidad al sistema interconectado central (SIC).

El proyecto de expansión, por unos US$390 millones de la época, incluía un complejo de generación eléctrica compuesto por una planta cogeneradora -una a gas y una a vapor- de tres unidades de 165 MW brutos en total y 250 ton/h de vapor de proceso, además de una central de ciclo combinado ‘de alta eficiencia’ de 414 MW, según se lee en la resolución de calificación ambiental. Todo el complejo, denominado Central ERA- sumaba en conjunto aproximadamente 579 MW.

Sin embargo, diez años después, y luego de sortear la oposición ciudadana de la iniciativa a través de la firma de un memorándum de entendimiento, sólo se ha avanzado en la construcción de una unidad de planta cogeneradora de 77MW. Por ello, la estatal sinceró el estado del proceso, informando al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) la renuncia a la mayoría de los permisos ambientales.

Esto se realizó en diciembre pasado, cuando ENAP ingresó una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para someter a tramitación las adecuaciones y mejoras operativas que se buscaban incorporar al proyecto Cogeneradora Aconcagua. En el documento, se informa la ‘no construcción del resto de las unidades señaladas en el proyecto consolidado’, con excepción de una de las unidades a vapor, hoy en construcción.

Según comentan, la decisión se explica -entre otros factores- por los compromisos adoptados con la comunidad en 2014, luego de la judicialización de la iniciativa. En el avenimiento se acordó construir en una primera etapa la planta de 77 MW y, posteriormente previo evaluaciones adicionales, complementarla hasta llegar a los 165 MW. En el caso del ciclo combinado se acordó la obtención de un nuevo permiso ambiental para llevar a cabo la iniciativa.

A esto se suma lo anticuado que quedaba la tecnología de la central a 10 años de haber obtenido su visto bueno.

‘La decisión de no avanzar en los proyectos que consideraba esta RCA -independiente de la cogeneradora que se encuentra en construcción-, responde a un compromiso alcanzado en 2014 con la comunidad de Concón, que estamos cumpliendo conforme a lo acordado. Somos una empresa que busca avanzar en la sostenibilidad de sus operaciones y por eso cumpliremos con este acuerdo’, comentaron desde ENAP.

Considerando lo anterior, el proyecto ingresado reduce su área de intervención de 5,5 a 1,6 hectáreas, y actualiza la composición del gas natural utilizado para la combustión y las emisiones de la planta cogeneradora. Además, se incorpora el compromiso de sacar de operación normal dos de las cinco calderas existentes, adquiridas en marzo del 2014 en el marco del avenimiento.

Según explican desde la estatal, la renuncia de parte del llamado proyecto Central ERA no tiene relación alguna con la Central Nueva Era, iniciativa que se está llevando adelante con la japonesa Mitsui. ‘La central de ciclo combinado que contemplaba el proyecto original no tiene relación alguna con la Central Nueva Era, proyecto independiente que continúa su tramitación en el Sistema de Evaluación Ambiental, incorporando nuevos estudios solicitados en el marco de su tramitación, al tiempo que mantenemos vigente la vinculación con las comunidades a través de una serie de actividades y programas’, indicaron.

Comments are closed.