Los alcances de las nuevas áreas marinas protegidas en Chile

Chile pasó a tener cerca del 40% de su geografía marina y terrestre bajo figuras de sustentabilidad ambiental y socioeconómica. Fuente: Revista Aqua. 28 febrero de 2018.


En el Patio de Los Naranjos del Palacio de La Moneda, la Presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet, junto al ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, firmó los decretos que crean las áreas marinas protegidas (AMP) del Archipiélago de Juan Fernández, Islas Diego Ramírez – Paso Drake, Rapa Nui, Seno Almirantazgo y Tortel. Con estas, se alcanzará un total de 14 AMP creadas durante este gobierno (ocho parques marinos y seis Áreas Marinas Costeras Protegidas de Múltiples Usos, AMCP-MU).

A su vez, la jefa de Estado firmó el decreto para la creación del Parque Nacional Pumalín, lo que permitirá materializar la Red de Parques de la Patagonia, cuya superficie total supera las 4,5 millones de hectáreas.

“No hay duda que la colaboración entre el Estado y la sociedad civil permitió alcanzar cifras en conservación que no tienen precedente reciente. Al inicio, en torno al 5% del mar y tierra de Chile estaba protegido; hoy llegamos a casi 38%. Y esto, sin olvidar las decenas de monumentos naturales, santuarios de la naturaleza u otras áreas que se aprobaron para proteger otros espacios con ecosistemas de gran valor”, expresó la mandataria al comienzo de su intervención.

Luego, se refirió a la importancia de cambiar el enfoque para enfrentar materias de sustentabilidad. “Entendimos que se requiere una mirada integral: la de una nueva relación con lo que nos rodea; la del desarrollo donde la biodiversidad no es una extravagancia, sino que es sinónimo de economía racional, donde la ciencia dialoga con la sociedad, donde las comunidades son los pilares de los buenos proyectos. Entendimos que la eliminación de las bolsas de basura en las comunas costeras, la educación ambiental y la fiscalización de la pesca ilegal, son componentes de un mismo cambio. Que la responsabilidad extendida del productor, el fomento al reciclaje, o el establecimiento de impuestos verdes, no solo nos ponen a Chile en la vanguardia latinoamericana, sino que estimulan una transformación de las prácticas empresariales que es fundamental para tener un crecimiento de largo plazo”.

Para cerrar su discurso, enfatizó que la mayor conquista ambiental de Chile es que el medio ambiente dejó de ser un tema sectorial, de especialistas o de idealistas. ‘Es ahora un imperativo en cualquier discusión sobre economía, energía, planificación territorial, vivienda, relaciones internacionales o transporte’, concluyó.

Integración regional

Por su parte, el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, manifestó que ‘ser parte de este legado de conservación que pasa desde 5% de nuestro de mar y tierra conservados a 38% realmente es algo que nos llena de orgullo y por tanto esperamos que este legado se mantenga intacto y que sigamos avanzando en la protección ambiental porque es necesaria para todos nosotros’.

Más adelante, el representante del MMA afirmó que esto tiene una ‘visión de integración regional y de turismo, que permite que existan mayores visitas y una mayor actividad económica que puede sustentar y financiar las actividades dentro del parque’.

WWF

Tras la firma de los decretos, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) calificó como un hito en la historia de la conservación de la naturaleza en el país la creación oficial de esta serie de áreas protegidas.

‘Esta es una gran noticia para Chile y sin duda el tiempo nos mostrará que es un potente impulso para el desarrollo del país y en ningún caso un freno o un obstáculo’, manifestó el director de WWF Chile, Ricardo Bosshard, para quien las AMP son un aporte al desarrollo de los territorios y las comunidades, ya que al conservar la salud de los ecosistemas marinos y de sus especies, también proveen servicios ecosistémicos básicos para las personas y la economía. Chile, en esta línea -valoró Bosshard-, ‘ha dado pasos agigantados en este tema, instalándonos como líderes a nivel mundial con la protección del 43% de nuestra Zona Económica Exclusiva (ZEE), lo que abre grandes desafíos en términos de manejo efectivo y participación de las comunidades. Asimismo, es necesario seguir avanzando en la protección de áreas marinas y terrestres que se encuentran poco representadas a nivel nacional’.

En cuanto a la Red de Parques de la Patagonia, el representante de WWF destacó la protección de ecosistemas y especies clave para Chile y el mundo, así como su aporte contra el cambio climático y su gran potencial en materia turística. ‘Todos estos beneficios serán duraderos en la medida en que podamos contar con una institucionalidad de áreas protegidas robusta y con financiamiento, que permita el diseño e implementación de planes de manejo para una conservación efectiva. Además, se requiere un mecanismo de sustentabilidad financiera para enfrentar los costos de estos parques y asegurar que sean también una oportunidad para el desarrollo local y regional’, finalizó Bosshard.

Rapa Nui

Este martes, cuando la Presidenta Bachelet firmó los decretos, se completó el último paso para proteger las aguas de carácter único alrededor de Isla de Pascua a través del establecimiento de un AMP.

La nueva AMP Rapa Nui cubre 720.000 km2, un área de océano del tamaño de Francia, protege contra la pesca industrial y las actividades extractivas, al tiempo que protege las prácticas tradicionales de pesca de los Rapa Nui. Fue logrado a través del arduo trabajo y liderazgo de los grupos de Rapa Nui, incluida una coalición de líderes empresariales, pescadores y más de 20 organizaciones locales, junto con el apoyo de la Fundación Bertarelli y Pew Charitable Trusts.

En ese contexto, la copresidenta de la Fundación Bertarelli, Dona Bertarelli, expresó que este es un ‘momento increíble en la historia de la Isla de Pascua. La Fundación Bertarelli está muy orgullosa de haber acompañado a los Rapa Nui durante los últimos seis años, mientras hacían campaña para proteger sus aguas y su patrimonio’, aseveró.

El área alrededor de la Isla de Pascua es uno de los entornos marinos más singulares del mundo y alberga al menos 142 especies endémicas, incluidas 27 amenazadas o en peligro de extinción. El AMP Rapa Nui contribuye con un gran tramo de océano a la presión global por el 30% del océano en protección para 2030, el objetivo recomendado por los científicos y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pero todavía hay un largo camino por recorrer, dijo Dona Bertarelli.

‘Chile ha demostrado su liderazgo para conservar el océano global, y mirando hacia el futuro, hay mucho más trabajo por hacer en todos los países si queremos proteger el 30% del océano para 2030’, añadió, sosteniendo que se reconoce que las AMP a gran escala son esenciales para desarrollar la resiliencia del océano en un clima cambiante, ayudando a proteger la vida marina y conservar ecosistemas complejos, pero solo funcionarán si las AMP son robustas y ofrecen una genuina protección.

El objetivo del 30% puede lograrse mediante la creación de AMP en aguas territoriales y la protección de grandes áreas de alta mar, que están más allá de la jurisdicción nacional de un país. ‘Las negociaciones para un nuevo tratado de la ONU para proteger la biodiversidad de alta mar comenzarán más adelante en el año y la Fundación Bertarelli desea ver un resultado sólido para que se pueda proteger una mayor parte del océano’, concluyó.

La primera Conferencia Intergubernamental de la ONU para negociar un tratado para proteger la biodiversidad en áreas fuera de la jurisdicción nacional se llevará a cabo en septiembre de 2018.

Comments are closed.