Sernapesca por juicio con Caleta Bay: “Hemos presentado contundentes pruebas”

Mientras se acusa que Caleta Bay usó vacunas no registradas por el SAG, la salmonicultora llevó al ente de fiscalización al Tribunal Constitucional. Fuente: Aqua.cl, 28 de marzo de 2018.


Durante la tarde del martes 5 de julio de 2016, funcionarios del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) realizaron una inspección al laboratorio de la empresa Salmones Caleta Bay ubicado en la ciudad de Osorno, región de Los Lagos, en donde detectaron 39 tubos de ensayo y 48 botellas de 250 ml sin rotular que contenían un líquido viscoso blanco, tratándose -según lo denunciado- de vacunas para salmónidos de cultivo que no contaban con el registro oficinal en el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Junto con asegurar que se intentó obstaculizar la fiscalización al no entregar datos “completos y fidedignos” sobre las vacunas que se habrían utilizado durante los años 2014, 2015 y 2016, el Sernapesca sostiene que la salmonicultora no produjo pruebas suficientes “para desvirtuar la presunción de veracidad de la denuncia corroborada por la evidencia aportada por el Servicio”.

Fue así como el caso llegó al Juzgado de Letras de Osorno, el que aceptó los cargos del Sernapesca que condenan a Caleta Bay a pagar una multa de 160 unidades tributarias mensuales (UTM), equivalentes a $7.568.160 al valor de pesos para marzo y abril de 2018.

Tras el fallo del tribunal osornino, la salmonicultora llevó el caso a la Corte de Apelaciones de Valdivia y al Tribunal Constitucional (TC), aseverando que la producción y tenencia de las vacunas no era con fines comerciales, “sino que exclusivamente investigativos, científicos y experimentales, lo que fue informado a las autoridades respectivas y que es conforme a la ley”.

Además, de acuerdo con el recurso de la compañía, “queda en evidencia que la presunción contemplada en la norma legal citada ha sido fundamental para inclinar el favor del juez hacia una de las posiciones de las partes, al grado tal que se reprocha a Salmones Caleta Bay S.A. no haber sido capaz de desvirtuarla en el proceso (…) Así, si la presunción no existiera, se habría debido confrontar los testimonios rendidos y resultado manifiesto que con la abrumadora prueba de la denunciada –la mayor parte de la cual ni siquiera fue considerada– se habría negado lugar a la denuncia”.

“Comportamiento que una empresa seria debería tener”

Consultada por AQUA, la subdirectora de Acuicultura del Sernapesca, Alicia Gallardo, confirmó que el proceso en que Salmones Caleta Bay recurrió al TC fue llevado a cabo conforme a la normativa vigente “y pese a su reclamo ante dicho tribunal, hemos presentado en las instancias correspondientes contundentes pruebas sobre las infracciones por las cuales fue sancionada la compañía, las que se traducen en haber obstaculizado la fiscalización, entregar información no fidedigna y usar vacunas no registradas, todas conductas graves desde el punto de vista del comportamiento que una empresa seria del sector acuícola debería tener. Tanto es así que las pruebas presentadas por la misma no fueron suficientes para demostrar un comportamiento conforme a las normas legales que corresponden y de allí que finalmente fue sancionada”, argumentó la representante del ente estatal.

En tanto, mientras Caleta Bay subraya en su recurso que el “ordenamiento jurídico chileno deja sobre los hombros del órgano acusador demostrar la culpabilidad del demandado y no en los de este último, como sucedió en este caso”, Alicia Gallardo responde que, dado que acudir al TC es una vía disponible para los particulares conforme al ordenamiento jurídico citado por la compañía, “no debe sorprender ni debe atribuirse mayor gravedad a esta situación”. Lo importante, añadió, “es que luego de un extenso proceso de cambio de la regulación de la acuicultura, se han elevado los estándares de exigencias a las empresas, la mayoría de las cuales han ido modificando sus prácticas y adecuándose a un nivel de cumplimiento de la normativa que permita asegurar la mantención de nuestro patrimonio ambiental y sanitario”.

Comments are closed.