Insecto podría desaparecer por reducción de bosque tras incendios de 2017

Pulgón del ruil es endémico y solo se alimenta de este árbol, que disminuye su número por deforestación e incendios. Fuente: La Tercera, 2 de abril de 2018.


El ruil (Nothofagus alessandrii) es un árbol nativo y endémico de la Cordillera de la Costa de la Región del Maule. Perteneciente a la familia del raulí y el roble, su número se ha visto reducido producto de la deforestación, falta de manejo y los incendios. En sus ramas vive el insecto Neuquenaphis staryi, más conocido como “pulgón del ruil”, una especie también endémica y altamente especializada que solo se alimenta de este árbol.

Ambos hoy están en peligro de extinción. Un grupo de investigadores de la U. de Chile y U. de Talca, encabezados por Christian Figueroa, del Centro de Ecología Molecular y Funcional del Instituto de Ciencias Biológicas de esta última casa de estudios, realizó un estudio para entender la relación entre esta planta y el insecto.

Los resultados no fueron buenos: además de la disminución de su hábitat (menos árboles), también está disminuyendo la diversidad genética del insecto, lo que afecta directamente su continuidad.

“Muchos pulgones son plagas agrícolas, pero no porque sean ‘malos’, sino porque no existe un depredador u otra especie que se alimente de él y lo controle. En el caso de este pulgón, se mantiene un equilibrio con su hospedero (mil) y mantiene interacciones biológicas balanceadas con todo el ecosistema del bosque maulino donde hay otras especies de animales y plantas que conviven en equilibrio”, explica.

El problema, dice Figueroa, es que en algunos sectores de este bosque maulino no hay más de 10 árboles rodeados de pinos y eucaliptos y solo la Reserva Nacional del Ruil es un área protegida, pero también sufrió con los incendios del año pasado. Para agravar la situación, la diversidad genética del pulgón es pobre.

“La pérdida de continuidad del bosque lleva a una menor probabilidad de mezcla genética, los individuos quedan asilados y se empobrece el intercambio genético.

Hicimos pruebas con el pulgón habitando en otras especies vegetales que están alrededor del ruil y vimos que no se alimenta ni se reproduce cuando está fuera de su hospedero”, señala Figueroa. Y no solo el ruil y su pulgón están en riesgo de desaparecer. También podrían hacerlo otras especies que dependen directa o indirectamente de esta interacción planta-insecto. De hecho, el pulgón excreta una sustancia dulce conocida como mielcilla, que sirve como sustrato para vivir, reproducirse, refugio y postura de huevos de otras especies. El pulgón del mil es un insecto pequeño que mide entre 1 y 2 mm, de cuerpo blando.

Es picador -chupa la savia de las hojas del mil con un estilete tipo jeringa con el que extrae proteínas, azúcar y agua allí contenidas. Sus principales controladores o enemigos naturales son las chinitas y unas microavispas que ponen sus huevos dentro del pulgón. “Estamos usando este insecto como un modelo para entender las consecuencias de la falta de un manejo sustentable de los bosques nativos, una especie que puede desaparecer porque desaparece su hospedero y que todavía no sabemos cómo puede afectar la cascada río abajo”, concluye el investigador.

Cecilia Yáñez-

Comments are closed.