Lo Mejor y lo Peor de la semana del 6 de abril de 2018

El equipo de Fundación Terram selecciona lo que considera lo más positivo y lo más preocupante que ha acontecido en la semana que culmina.


Lo Mejor

Declaración del Archipiélago de Humboldt como un “lugar de esperanza” mundial

 A días de conocer la decisión del Primer Tribunal Ambiental sobre el futuro del controvertido proyecto minero-portuario Dominga, la organización internacional Mission Blue reconoció como nuevo “Hope Spot” al Archipiélago de Humboldt, el cual abarca las superficies marinas de la Caleta de Hornos hasta Chañaral de Aceituno.

Mission Blue es una iniciativa liderada por la oceanógrafa y exploradora estadounidense Sylvia Earle para conservar los océanos más ricos en biodiversidad del planeta. Los “Hope Spots” o “lugares de esperanza” son ecosistemas elegidos por la entidad internacional como prioritarios para conservar, por el valor biológico que poseen. Hasta el momento, existen 92 Hope Spots en el mundo, y tres de ellos se encuentran en Chile: las islas de Chiloé y Juan Fernández, sumadas al Archipiélago de Humboldt. Una vez que Mission Blue declara un Hope Spot sigue de cerca los acontecimientos que podrían afectarle y realiza las acciones necesarias para garantizar su conservación.

Ver noticia aquí.

Lo peor:

Encuentran toneladas de merluza muerta frente a la costa de Dichato

Cerca de 70 toneladas de merluza muerta fueron encontradas en el sector Purema, al norte de Dichato, en la Comuna de Tomé, Región del Biobío.

Según explicó Sernapesca esta muerte masiva no se debe a un fenómeno natural, sino a la práctica del “descarte” que realizan las grandes embarcaciones pesqueras cuando los peces extraídos no cumplen con estándares de peso y tamaño. El “descarte” es considerado una de las mayores amenazas a la sustentabilidad de la pesca, ya que al no cuantificar las capturas totales -incluyendo lo que se descarta- se producen subestimaciones de la mortalidad real.

Subpesca señaló que desde 2017 elabora planes de reducción de “descarte” para pesquerías específicas, que incorporan medidas de conservación, medios tecnológicos y códigos de buenas prácticas que permitan mitigar este fenómeno y la pesca incidental. Por su parte Sernapesca llama a los usuarios a respetar la normativa, y a la comunidad a denunciar estas situaciones para lograr establecer responsabilidades y sanciones, según corresponda.

 

Ver noticia aquí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*