Salmonicultora prepara inversiones por US$120 millones en Magallanes

Empresa espera que esta operación esté consolidada al 2022, aunque condicionada a los nuevos reglamentos para la austral región. Fuente: Revista Aqua, 23 abril de 2018.


Con todas sus fichas puestas en la región de Magallanes y de la Antártica Chilena se encuentra Blumar. Para este segundo semestre, la firma ligada a la familia Sarquis prepara el inicio de operaciones de su proyecto en esa zona, que requerirá una inversión de US$120 millones.

En concreto, serán 3,5 millones de smolt sembrados en las concesiones existentes durante el presente ejercicio, mientras que el 2019 serán aproximadamente 4 millones.

“La compañía está a la espera de que se otorguen algunas concesiones que están en última fase de trámite. Esto ha demorado un tiempo pero esperamos en los próximos meses poder tener ya todas las concesiones que la compañía requiere”, dijo el director ejecutivo (CEO, por su sigla en inglés) de Blumar, Gerardo Balbontín, al término de la asamblea anual con accionistas.

Su principal fuerte en esta apuesta, subraya, será la tecnología, particularmente en términos de automatización de procesos y pontones.

El máximo ejecutivo de la salmonicultora dijo esperar que esta operación esté consolidada al 2022, condicionada a los nuevos reglamentos para la austral región.

“Por el nuevo reglamento, esperamos tener la operación consolidada en 2022. Ese año cambia la normativa en Magallanes y por lo tanto esperamos a esa fecha tener una historia productiva de aproximadamente 20.000 toneladas anuales”, adelantó.

Explicó que actualmente el reglamento difiere de las regiones de Los Lagos y de Aysén –donde operan actualmente- toda vez que tiene mayores restricciones. “Todavía la región de Magallanes permite un crecimiento muy acotado, incluso para las compañías que ya cuentan con un grupo de concesiones”, enfatizó.

Estos ambiciosos planes no estarán exentos de desafíos, según admite el CEO: “Magallanes es una zona que está todavía en desarrollo, por lo tanto tenemos que hacer todo. No hay planta, no hay suficiente puerto, ni infraestructura, no hay mano de obra, por lo tanto vamos a tener que resolver una serie de desafíos operacionales en el cortísimo plazo”.

Además de este proyecto, la firma se encuentra potenciando sus operaciones fuera de Chile, con foco en Estados Unidos. Allí, Blumar se encuentra en un joint venture (JV) con Ventisqueros para comercializar los alimentos de ambas compañías. El año pasado alcanzaron ventas de 15.755 toneladas de producto final, con lo que alcanzaron una participación de mercado de 8%.

“El mercado está demandando este producto, tiene una demanda creciente en el tiempo, los jugadores del mercado americano son grandes cadenas de retail como Walmart, en la cual uno si es chico no tiene acceso. Entonces este JV con Ventisqueros -que lleva cuatro años- nos ha permitido ser un jugador relevante (…) estamos cada vez más penetrando alianzas estratégicas con estos compradores que son estas cadenas de supermercados”, detalló.

Respecto de los cambio a la actual Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA), el ejecutivo comentó que hay “mucha incertidumbre, porque cuando una industria tiene un ruido de cambio en su regulación, y que el ruido viene más por un tema político, genera incertidumbre a los accionistas, ejecutivos y trabajadores”.

Oportunidades en Oslo

Blumar no ha cambiado de parecer. Si bien la Bolsa de Oslo (Noruega) sigue posicionándose como una alternativa para las salmonicultoras chilenas para generar capital, Balbontín insiste en que si bien es “muy interesante”, “no estamos esperando para nada generar hoy día un aumento de capital por la vía de irnos a Oslo”.

Eso sí, valoró que la experiencia de Salmones Camanchaca ha abierto el apetito de otras empresas para seguir sus pasos. “Lo hemos visto y seguido de forma muy detallada, principalmente para aprender”, concluyó.

Comments are closed.