Antofagasta: toman muestras de sangre para detectar polimetales

El trabajo se extenderá por cuatro meses y se realiza con técnicas validadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fuente: El Mercurio de Antofagasta. 7 mayo de 2018.


Cien personas de distintos sectores de Antofagasta ya se sometieron voluntariamente a los análisis de sangre y orina que está realizando un equipo de investigadores de la Pontificia Universidad Católica (PUC).

La pesquisa, que busca medir la presencia de plomo, cadmio, cromo, mercurio y arsénico en población residente de la ciudad, es financiada con recursos del FNDR y forma parte del Plan de Sustentabilidad Ambiental trazado el año 2015 por el Gobierno Regional.

Otra de las iniciativas de este plan es la identificación de fuentes activas de contaminación, a cargo de la Seremi de Medio Ambiente, la cual todavía no comienza.

Trabajo

La doctora Sandra Cortés, investigadora a cargo del estudio de la PUC, explicó que el trabajo de recolección de muestras comenzó la semana pasada, con el despliegue de los equipos en toda la ciudad.

Previamente, en marzo, se realizó un piloto donde fueron probados los instrumentos de investigación para verificar su correcto funcionamiento.

La investigadora comentó que el proceso hasta ahora ha contado con la colaboración de la comunidad, que en su mayoría ha aceptado participar en el estudio.

Cortés agregó que el método de trabajo se divide en dos etapas. Primero un grupo de empadronadores visita domicilios seleccionados al azar.

“Esos empadronadores preguntarán cuántas personas, de qué edad y sexo, viven en la casa, y van a identificar a una persona, que sería el elegible para el estudio”, explicó.

Posteriormente, se programa la visita de una enfermera de la universidad, quien primero recolectará información básica para el estudio (ocupación, factores de riesgo, edad, etc.) y a continuación tomará la muestra de sangre y orina, previa firma de un consentimiento informado.

Entre la visita del empadronador y la llegada de la enfermera no debieran pasar más de una semana.

La doctora Cortés precisó que las muestras recolectadas son refrigeradas y almacenadas en el Hospital Regional y luego enviadas a los laboratorios de la PUC en Santiago para el respectivo análisis.

“En la medida que hemos tenido más difusión, ha ido aumentando la cantidad de personas que nos ha abierto su casa y nos ha permitido recabar la información, en general yo diría que hemos tenido muy buena respuesta”, dijo.

El trabajo de toma de muestras se extenderá por cuatro meses y se realiza con estricto apego a los protocolos y técnicos que recomienda la OMS para este tipo de estudios.

La encargada destacó que la investigación aportará información cierta sobre la exposición de las personas a metales pesados, que es algo que hoy se desconoce y respecto de lo cual se especula mucho.

Agregó que el estudio proporcionará una foto del momento actual (línea base) a partir de cual se podrán establecer sistemas de vigilancia sobre las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*