Científicos descubren enormes montañas y volcanes bajo el hielo de la Antártida

Un equipo de científicos del proyecto internacional PolarGAPdescubrió recientemente una cadena montañosa y una serie de vastos cañones enterrados bajo el hielo cerca del Polo Sur, al oeste de la Antártida. Fuente: Radio Bio Bio. 29 mayo de 2018.


Estos hallazgos fueron realizados gracias a la ayuda de un radar de penetración de hielo durante un sobrevuelo en la región, generando gran sorpresa entre los expertos.

“Esperábamos encontrar relieve subglacial, pero el tamaño de estos cañones se convirtió en una sorpresa debido a que no teníamos indicaciones de que podían estar ahí”, comentó a NBC News la doctora Kate Winter, investigadora adjunta de la Universidad de Northumbria de Inglaterra, y autora principal de un artículo sobre los descubrimientos publicados en la revista Geophysical Research Letters.

El mayor de los tres cañones, llamado Foundation Trough, tiene una anchura de más de 20 millas (unos 32 kilómetros) y 345 kilómetros de largo. Esta distancia es relativamente similar a la que existe entre las ciudades de Santiago y Chillán.

A este cuerpo le sigue el Patuxent Trough, de unos 302 km, y el Offset Rift Basin, que recorre 144 km.

Este hallazgo permite comprender la influencia de este tipo de accidentes geográficos bajo la superficie en el medio ambiente.

En ese sentido, el calentamiento global puede provocar el deshielo de los polos, mientras que los cañones aceleran la velocidad en la que fluye el hielo derretido desde el centro del continente blanco.

Tal como indica NBC News, esto provocaría el incremento en el nivel del mar, generando una posible inundación en zonas costeras alrededor de todo el mundo.

Fausto Ferraccioli, investigador principal de PolarGAP, aseguró que gracias al mapeo de estos cañones y cadenas montañosas, han agregado una pieza clave en el puzzle para tratar de comprender cómo la capa de hielo de la Antártica oriental podría haber respondido a los cambios pasados y cómo podría hacerlo en el futuro”.

Por su parte, Robin Bell, glaciólogo del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, enfatizó que es “sorprendente que haya partes de nuestro planeta de los que ni siquiera conozcamos la topografía”.

Nueva misión espacial medirá los cambios del agua en la Tierra

El martes pasado un cohete reutilizable Falcon 9 de la compañía privada SpaceX despegó sin problemas desde la base estadounidense Vandenberg, en California, cargado con dos nuevos satélites, así como con cinco satélites de la red de comunicación Iridium.

Esta misión, bautizada como GRACE-FO, medirá con alta precisión los cambios que experimenta el agua en nuestro planeta.

Los satélites establecerán un mapa del agua en la Tierra cada 30 días, mostrando dónde hay más y dónde hay menos, si está arriba o debajo de la superficie terrestre.

Su precisión será tal que detectarán un cambio equivalente a un centímetro de altura del agua en un área de 340 km de diámetro.

Comments are closed.