Canal de Panamá descarta ampliación hasta 2025 por falta de agua

El administrador de la ruta acuática del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano afirmó que la única decisión que han tomado al respecto es estudiar otras fuentes de agua y también los aspectos técnicos. Fuente: El Ciudadano. 7 mayo de 2018.


El Canal de Panamá descartó hoy (martes 7 de mayo) la posibilidad de construir un cuarto juego de esclusas al menos hasta 2025 porque aún no ha encontrado una nueva fuente de agua de la que abastecerse, dijo el administrador de la ruta acuática, Jorge Luis Quijano.

‘No lo veo antes de 2025 porque primero tenemos que tener la certeza de que tenemos agua y de que la demanda está bien. De momento no hay una decisión, simplemente la única decisión que hemos tomado es estudiar otras fuentes de agua y también estudiar los aspectos técnicos’, indicó.

Quijano, quien participó en la inauguración en la capital panameña de un congreso de la Asociación Internacional de Infraestructuras del Transporte Acuático (PIANC, por sus siglas en inglés), explicó que la vía interoceánica está haciendo actualmente estudios hidrográficos en las zonas del Lago Bayano y Río Indo.

El administrador afirmó que ‘hay una gran demanda de buques con Gas natural licuado (GNL) y gas licuado de petróleo (GLP)’ y que el canal espera cerrar este año fiscal con un movimiento de carga de más de 430 millones de toneladas.

Quijano recordó que el mes pasado transitó por las esclusas ampliadas el metanero ‘LNG Sakura’, el primer buque con GNL procedente de la nueva planta de Cove Point, en Meryland (Estados Unidos), que iba de camino a Japón y que transportaba 137.000 metros cúbicos de ese combustible.

‘Ese buque llegó aquí sin reservación, pero hicimos una gestión muy especial para tratar de atraerlo, ya que el plan original no era pasar por el Canal de Panamá, sino irse por el Cabo de Buena Esperanza (Argentina) o por el Canal de Suez (Egipto)’, apuntó.

Los metaneros de Gas natural licuado, un producto en alza en Estados Unidos gracias al denominado petróleo de esquisto (shale oil, en inglés), antes no podían pasar por el viejo canal debido a sus grandes dimensiones.

La ampliación, cuyo costo ya supera los 5.600 millones de dólares y fue inaugurada en junio de 2016, se construyó precisamente para que pudieran cruzar estos barcos, los denominados neopanamax, que tienen capacidad para llevar hasta 14.000 contenedores.

Por el canal, construido por EE.UU. a principios del siglo pasado y transferido a Panamá el 31 de diciembre de 1999, pasa cerca del 6 por ciento del comercio mundial y se conectan más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países distintos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*