Gobierno impulsará regulación del mercado de la leña dándole categoría de combustible

La medida tiene como objetivo una fiscalización más activa para corregir el pago de impuestos, así como los efectos medioambientales. Fuente: Revista Electricidad. 25 mayo de 2018.


Diez son los “mega compromisos” del ministerio de Energía plasmados en la ruta energética que será presentada hoy por el presidente Sebastián Piñera. Uno de ellos, se refiere a impulsar la regularización del mercado de la leña y sus derivados, catalogándola como un combustible, con las consecuencias que esto conlleva.

El objetivo de esta modificación pasa por regular un mercado que es sumamente informal, en el que se estima que cerca del 90% de las transacciones se desarrolla sin emitir boletas, ni tampoco cuentan con alguna certificación respecto a si se trata de leña seca, o húmeda, siendo esta última la que produce mayor contaminación ambiental con ciudades que se encuentran saturadas en la zona centro-sur del país.

Según se explica en el programa que presentará el Ejecutivo, se otorgarán “las atribuciones necesarias para establecer especificaciones técnicas y el reglamento de aplicación para la comercialización de la leña en zonas urbanas”.

Entre estas atribuciones se dotará de mayores capacidades a la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) para que sea la institución encargada de supervisar el mercado, tal como ocurre con los demás combustibles. En paralelo, y en coordinación con el sector privado, se considera la promoción de inversión en la producción y consumo de pellets, así como la difusión sobre los puntos de venta de leña seca.

Una de las ventajas que se busca alcanzar con esta operación, es el aprovechar las condiciones que otorga la leña seca, que incluso es considerada como un combustible sustentable en países como Suecia y que cuenta con un fuerte arraigo cultural en el país.

Sin embargo, este no es el primer intento por regular este mercado. Durante el gobierno anterior, en la gestión de Máximo Pacheco, se redactó la política nacional de la leña, proceso que no prosperó debido al alto número de leyes del sector enviadas en el anterior período, lo que terminó postergando su discusión.

En ese momento se realizó un levantamiento en cuanto al consumo de la leña a nivel nacional, pesquisando que anualmente se consumen más de 11 millones cúbicos, lo que representa una penetración de 77% de los hogares de la zona centro sur, siendo utilizada casi en su totalidad para calefacción, y que en regiones como la de Aysén se empina a un 99,3%.

Participantes de ese proceso, indican que otro de los impedimentos estuvo en los recursos económicos que debe destinar el Ministerio de Hacienda para implementar la fiscalización, ya que según los estudios realizados en 2015, en el país existen más de 5.000 productores y comerciantes, lo que complicaría aún más la tarea.

En esa línea, también se reconoce que existirá un impacto en los precios para los consumidores, aunque de todos modos se espera que el proceso sea implementado de manera gradual, de hecho, según el calendario del gobierno la ley que regula este tipo de combustibles ingresará al parlamento recién en el segundo semestre de 2019, mientras que el fortalecimiento de la SEC comenzará su proceso legislativo a fines de este ejercicio.

Descarbonización y acceso universal, los pilares de la Ruta Energética
Dos son los pilares en los que se sostiene la estrategia del gobierno en materia energética, ellos son el acceso universal a los servicios energéticos y la descarbonización de la matriz, según explicó la ministra Susana Jiménez en el documento de casi 100 páginas al que tuvo acceso Diario Financiero (ver documento en df.cl).

La ruta energética, que fue elaborada luego de la gira nacional de Jiménez con alta participación ciudadana, fue dividida en siete ejes donde se incluyen modernizaciones de leyes y reglamentos; la eficiencia energética, tanto de empresas como ciudadanos; la inversión sustentable de nuevos proyectos; el transporte eficiente, a través del impulso a la electromovilidad; un sello social, de la mano de dar cobertura a todo el país; la baja de emisiones en línea con la descarbonización de la matriz; y la educación y capacitación para una mejor cultura energética.

Para lograrlo, se anunció una batería de proyectos de ley que serán ingresados paulatinamente al Congreso durante los próximos cuatro años, calendario en el que la esperada Ley de distribución fue programada recién para el segundo semestre de 2019.

También existirán cambios a nueve reglamentos, así como la modificación a las leyes orgánicas tanto de la SEC, como de la CChEN.

Comments are closed.