Piñera incluiría en cuenta pública proyecto de ley que garantiza el libre acceso a las montañas

Los ministerios de Medio Ambiente y Bienes Nacionales respaldan la moción, cuyo objetivo es preservar la naturaleza y potenciar el deporte y turismo en terrenos fiscales. Fuente: El Mercurio. 21 mayo de 2018.


Declarar bienes nacionales de uso público los sitios montañosos que actualmente pertenecen al Estado es la iniciativa del diputado RN Sebastián Torrealba, que el Presidente Sebastián Piñera evalúa incorporar a su primera Cuenta Pública, el 1 de junio.

Según explica su autor, el proyecto -que cuenta con el patrocinio de los ministerios de Medio Ambiente y Bienes Nacionales- busca “democratizar” la montaña, tal como ocurre con las playas chilenas, que por ley deben ser abiertas al público.

“Llegó la hora de impulsar una legislación que asegure el acceso a nuestras montañas, para que más chilenos puedan conocer, aprovechar y cuidar este tremendo recurso natural que se nos ofrece”, señala el parlamentario, que se basó en un proyecto de 2010 del senador de su partido Andrés Allamand, que fue archivado.

En el pasado, el senador Francisco Chahuán igualmente presentó una moción que obligaba a construir servidumbre de paso para acceder a las montañas, pero también fue archivada.

Por eso, con el fin de que la iniciativa vea la luz, Torrealba ha buscado apoyo tanto en organizaciones civiles -Andeshandbook, Fundación Plantae, Matriztica, Rockeras- como en el Gobierno. “Compartimos el objetivo de que la mayor cantidad de personas puedan acceder y disfrutar las montañas. Analizaremos el texto”, afirma la ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos.

Asimismo, en Bienes Nacionales destacan que el 70% del territorio que administra la cartera corresponde a montañas, por lo que impulsar el acceso libre es de su interés.

Eso sí, el ministro Felipe Ward advierte que la condición es que se proteja la propiedad privada y que “se trabaje en mecanismos adecuados de administración de los territorios que podrían quedar con acceso libre”.

Propuesta

El proyecto de ley propone la modificación del Código Civil, para que se declare bien nacional de uso público todo territorio fiscal que sea montañoso. Así, a continuación de la norma que define lo que es considerado playa, se incluirían los conceptos de montaña y de valles cordilleranos.

Igualmente, se plantea incorporar la obligación de los propietarios de terrenos colindantes a montañas fiscales de facilitar gratuitamente el acceso para fines “turísticos, deportivos y científicos, cuando no existan otras vías o caminos públicos al efecto”.

También se busca establecer la obligación del Ejecutivo de dictar un reglamento para la “protección, uso, educación y desarrollo sostenible de nuestro patrimonio de montaña”.

Finalmente, se pide avanzar hacia un derecho de acceso público a la naturaleza establecido en la Constitución, conciliándolo con el derecho a la propiedad.

Acceso público a la naturaleza

La idea de dar libre acceso se basa en que la montaña -que representa el 63,8% del territorio continental del país (ver cifras)- es la fuente principal de agua dulce, de energía, de riquezas naturales, como el cobre, y representa un potencial para el turismo, el deporte y la recreación de las familias.

De hecho, de acuerdo a los antecedentes de la moción parlamentaria, solo en Santiago la montaña podría representar el 9% del PIB si es que se pone foco en su conservación y se explota el turismo. Actualmente este concepto solo aporta el 1% del PIB.

“En países de alta cultura de montaña como Suecia, Noruega, Finlandia y Suiza existe el llamado ‘derecho de acceso público a la naturaleza’, también llamado derecho de acceso común que en términos simples consiste en el derecho a poder transitar y pernoctar breve y temporalmente en terrenos abiertos, incluso de propiedad privada, con fines de recreación y ejercicio”, plantea el texto del diputado.

El tema a nivel latinoamericano es incipiente, pero empieza a cobrar importancia por el potencial que tiene para la ciudad. “La confrontación de intereses respecto al acceso, uso y conservación de los territorios montañosos ha adquirido particular visibilidad en el contexto de los cambios climáticos globales y un cambio en la conciencia respecto de la importancia de preservar los ecosistemas”, señala el documento.

Torrealba además asegura que un mayor acceso y explotación de las montañas beneficiaría a las comunas más vulnerables que tienen bajos porcentajes de áreas verdes habilitadas por habitante. “Hay que mirar a la montaña, más que dejarla a nuestras espaldas”, es su premisa.

A modo de ejemplo, menciona Puente Alto y Quilicura, con 1,8 m² y 3,3 m² por habitante, respectivamente, versus Lo Barnechea y Vitacura, con 9,6 m² y 18,3 m² por habitante.

Comments are closed.