Directorio de SQM decide fichar como asesores estratégicos de la minera a Julio y Eugenio Ponce

Los dos expresidentes de la empresa tendrán oficina en el piso 6 del edificio corporativo, junto a la alta gerencia. Según fuentes de la firma, en la decisión -que fue unánime- pesó su experiencia: el primero es experto en lo operacional y el segundo armó la red comercial internacional de SQM. Fuente: Pulso. 5 junio de 2018.


Tres años después de haber abandonado el directorio que presidió por 28 años, Julio Ponce Lerou, controlador del grupo Pampa -actual mayor accionista de la firma-, está de regreso en las oficinas de la SQM.

Lo hace junto con su hermano Eugenio, quien también encabezó durante dos años la testera de la minera no metálica hasta la última junta de accionistas, a fines de abril. Ambos serán, a partir de los próximos días, asesores de la administración de la compañía, y tendrán oficina en el piso 6 del edificio corporativo de calle El Trovador, en Las Condes, que es donde funciona la alta gerencia, es decir, el equipo que encabeza el gerente general de la firma Patricio de Solminihac.

Su arribo se produce luego que el directorio, de manera unánime, acordara ambos fichajes con el fin de apoyar a la administración en temas estratégicos. Esto se definió en la reunión de directorio -la primera con su nueva composición, presidida por el ex timonel de la CPC, Alberto Salas- realizada la semana pasada y hasta ayer los contratos de asesoría estaban en elaboración. Su arribo, expuso a PULSO una fuente de la compañía, se sustenta en la amplia experiencia de ambos tanto dentro de la compañía como en el negocio minero propiamente tal, y su especialización en temas técnicos y comerciales.

En la empresa saben que la decisión generará polémica, dice una fuente de la compañía. Sin embargo, señala la misma persona, la experiencia de ambos hermanos en este negocio pesó más que la controversia que se pueda generar, considerando que la salida de Ponce y de toda su familia del directorio de la empresa fue una de las exigencias que el exvicepresidente ejecutivo de Corfo,

Eduardo Bitran, hizo para viabilizar el acuerdo firmado a comienzos de este año y que puso fin al arbitraje que enfrentó a SQM y Corfo. Gracias a este acuerdo la compañía extendió el contrato de arrendamiento de pertenencias mineras en el salar de Atacama, y a cambio, la empresa accedió a efectuar cambios al gobierno corporativo, donde lo central era, precisamente, la salida de la familia Ponce del directorio, y el fin del acuerdo de actuación conjunta con Kowa que en la práctica les permitía controlar la empresa.

Pese a esto, fuentes de la empresa aseguran que la contratación de Julio y Eugenio Ponce como asesores no pone en riesgo el acuerdo que Corfo firmó con el grupo Pampa; esto, pues lo que se prohíbe en dicho documento es que ningún integrante de la familia Ponce, hasta segundo grado de consanguinidad, forme parte del directorio de SQM hasta el año 2030. Sin embargo, el contrato no prohíbe la posibilidad de que puedan asesorar a la empresa.

Desde el interior de SQM aseguran que el nuevo rol de los Ponce será realmente de asesores, no será full time, y si bien tendrán oficinas, tendrán su propio horario y no asistirán diariamente al edificio corporativo de SQM. Tampoco tendrán poder para tomar decisiones, pues esa responsabilidad solo recae en la administración.

El retorno de los Ponce

El regreso de Julio Ponce a las oficinas del piso 6 del edificio de SQM será lo que más ruido levantará. Su salida del directorio en 2015 se dio en medio de la polémica por las platas irregulares aportadas por SQM a campañas políticas, razón por la cual el directorio de la empresa despidió al entonces gerente general, Patricio Contesse, siendo reemplazado por Patricio de Solminihac.

Así, en 2015 la presencia de Ponce se hizo insostenible. El escenario tensionó aún más las relaciones con Corfo, el dueño de las pertenencias mineras en el salar de Atacama. Además, esto se dio en medio del arbitraje iniciado por Corfo, que exigió el término anticipado del contrato de arrendamiento del salar. Tras el escándalo de las platas políticas, otros accionistas relevantes de la compañía presionaron por la salida de Julio Ponce, a lo que él finalmente accedió, a modo de señal de apertura a los cambios para asegurar la marcha de la empresa.

Eugenio Ponce, en tanto, formó parte de Soquimich por 37 años, siendo el trabajador más antiguo de la empresa y desde un comienzo estuvo vinculado al área comercial.

Fuentes de SQM aseguran que la contratación de los dos hermanos se basa en que “difícilmente se puede encontrar dos personas que sepan más de esta industria que Julio y Eugenio Ponce.

Además sus conocimientos son muy complementarios. Mientras Julio maneja el conocimiento operativo de la empresa, Eugenio fue el que armó toda la red comercial internacional de la firma. La convicción del directorio es que esa experiencia no se podía perder”.

Kowa desea mantener un buen gobierno corporativo

Ayer se conoció una carta en la cual Kowa – ante la venta de parte de la participación de Nutrien en SQM a la china Tianqi- da por finalizado el acuerdo de convivencia que los japoneses, junto con el grupo Pampa y la entonces PCS, firmaron en abril de 2017 y que, entre otras materias, terminaba con el voto dirimente del presidente, que los acuerdos se lleguen con 5 de los 8 directores y establece parámetros financieros para la entrega de dividendos.

De todas formas Kowa indicó que “expresan su deseo de mantener un buen gobierno corporativo dentro de SQM, lo que incluye la mantención de su apoyo a la política de dividendos establecida en la carta acuerdo”.

Comments are closed.