Subpesca detalla normativa vigente para recaptura de peces escapados

Chile: La autoridad sectorial y Marine Harvest se refirieron a la legalidad del pago para que pescadores artesanales recuperen los 690 mil salmónidos del centro de cultivo Punta Redonda. Fuente: Salmonexpert. 7 agosto de 2018.


¿El que Marine Harvest Chile pague recompensa por la recaptura de sus 690 mil peces escapados del centro Punta Redonda ubicado en la Región de Los Lagos, es legal o quien lo realice está cometiendo una infracción? Esta fue la pregunta que realizó Salmonexpert a Subpesca, luego de que el presidente de la Comisión de Pesca, Acuicultura e Intereses Marítimos de la Cámara de Diputados, Gabriel Ascencio, expresara que dichas labores estarían contra la normativa vigente.

Visión del regulador

Desde Subpesca manifestaron que el Reglamento Ambiental para la Acuicultura (RAMA) establece las obligaciones que debe cumplir el titular frente a la ocurrencia de escape de ejemplares en cultivo. Así las cosas, en este caso, se indica que es responsabilidad de la empresa notificar en forma inmediata al Sernapesca, a la Autoridad Marítima y a la Superintendencia de Medio Ambiente.

Asimismo, “es responsabilidad del titular del centro de cultivo disponer de un plan de acción ante este tipo de contingencia, que establezca las acciones y responsabilidades operativas en caso de ocurrir circunstancias susceptibles de provocar efectos ambientales negativos o adversos”, detalló la autoridad sectorial.

Agregó que, entre las actividades a seguir, el plan debe comprender acciones de recaptura de los individuos, recolección y disposición segura de desechos y la eliminación de los ejemplares muertos y debe establecer una coordinación permanente entre Sernapesca y él.

La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura explicó también que las acciones de recaptura respecto de especies de cultivo en sistemas de producción intensivo, se deben extender hasta un período de 30 días desde ocurrido el escape. En casos calificados, el plazo puede ser ampliado por Resolución fundada del Sernapesca por una vez en los mismos términos.

“Es responsabilidad de la empresa disponer de los medios adecuados y personal capacitado para el cumplimiento de las acciones de recaptura, y los costos de la aplicación de plan de acción ante contingencias son de cargo del titular del centro de cultivo”, apuntó el regulador, asegurando que “en consecuencia, para efectos de fiscalización, importa que la compañía dé cabal cumplimiento a todas las obligaciones que le impone el ordenamiento jurídico para este tipo de evento”.

En tanto, Subpesca se refirió a la idea que diputados están impulsando con el fin de legalizar la captura de salmónidos, más allá de los 60 días que tiene la empresa para lograrlo con al menos el 10% de sus peces escapados.

“Este es un tema que se ha planteado en diversas oportunidades, particularmente cuando se produce un evento de este tipo. En la nueva discusión que se está dando en la Cámara hoy, es bueno que se analicen todas las aristas de la cuestión, tanto legales, técnicas y de conservación que están involucradas a fin de llegar a una solución de fondo del problema”, comunicaron.

La empresa responde

Por su parte, Marine Harvest Chile destacó que, en conjunto con los pescadores artesanales, llegó a un acuerdo con el objeto de intensificar el proceso de recaptura de los peces fugados y evitar su venta de manera informal en el mercado: por cada salmón recuperado, la compañía paga $7.000.

“El objetivo de este acuerdo es recapturar la mayor cantidad de peces fugados y así evitar el consumo de productos que no están recomendados para el consumo humano. Debe evitarse la extracción, comercialización y consumo de productos que no se encuentren certificados por la autoridad sanitaria competente”, afirmó la compañía noruega.

La salmonicultora subrayó que continúa trabajando “intensamente y en forma colaborativa con los pescadores artesanales. Nada de lo que puede hacerse se dejará de hacer y en eso está trabajando todo nuestro equipo humano, contando además con sobrevuelos de aeronaves especializadas, y barcos de mayor tamaño que cuentan con sistemas de ecosonda para rastrear cardúmenes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *