Crisis ambiental en Coyhaique alcanza nivel histórico de 36 emergencias por esmog este año

Anticipo del invierno genera alza del 140% respecto de 2013. Contaminación se explica por consumo de 400 mil m {+3} anuales de leña en la zona, que no tiene otra alternativa de calefacción. El Mercurio, 16 de julio 2014.


Un peak histórico de 78 episodios críticos en solo siete meses, que incluyen el registro de 36 emergencias ambientales (lo máximo que se haya constatado a esta altura del año y 140% más que en 2013) han convertido a la actual temporada de invierno en la más cruda que haya vivido Coyhaique.

En la última semana, la capital de Aysén ha vivido seis jornadas consecutivas de emergencias ambientales por material particulado fino, MP 2,5 (el más dañino para la salud humana), sin que las medidas aplicadas por las autoridades hayan logrado mitigar la situación. La crisis ambiental ni siquiera ha podido resolverse con la aplicación de alertas sanitarias, anunciadas por el Gobierno. Esto sucede porque las medidas no incluyen la prohibición de usar leña -la fuente que explica casi toda la contaminación en la zona, que consume 400 mil m {+3} al año-, debido a que no existe una alternativa de calefacción más barata.

Además de las emergencias, Coyhaique ha vivido 32 preemergencias (ocho más que 2013) y 10 alertas (10 menos).

Según explica la seremi del Medio Ambiente de Aysén, Susana Figueroa, el alza de emergencias es efecto de un anticipo del invierno a inicios de abril y no al comienzo habitual de fines de mayo. “El fenómeno de El Niño ha provocado escarcha, con temperaturas bajas de tres grados en las mañanas. La gente, al volver a sus casas, ha utilizado con más frecuencia y por más tiempo los calefactores, especialmente entre las 7 y 9 de la mañana y a partir de las 17:00 hasta la medianoche. También se explica porque desde septiembre se incorporó una nueva estación de medición, por lo que las emisiones se miden mejor”. Agrega que en Coyhaique no es posible pensar en otro combustible, “porque la distancia y la falta de acceso de la ciudad hacen carísimo pensar en tipos de calefacción distinta”.

Para resolver el problema, el Gobierno contempla medidas de corto y largo plazo, como la asignación de $7 mil millones en un plan que se iniciará con un sistema de calefacción comunitaria con chips de madera.

Para el experto en contaminación atmosférica y ex jefe de la división de calidad del aire del Ministerio del Medio Ambiente, Marcelo Fernández, lo que corresponde es declarar a Coyhaique como zona saturada por MP 2,5 para tener un plan de descontaminación. “Los niveles son tan altos, que se deben incorporar medidas de gestión y otras estructurales, como el fortalecimiento en la atención de salud, información a la comunidad y la restricción de la leña no residencial. Además, que las nuevas viviendas no usen leña para calefacción, prohibir el uso de cocinas a leña en la zona urbana, y un programa de mejoramiento en la aislación térmica”, afirma.

Comments are closed.