Cámara aprobó presupuesto de $48.940 millones para el Ministerio del Medioambiente

La partida contempla un incremento del 4,6% para el año 2016, concentrando el crecimiento en Estrategias de Planes de Descontaminación Atmosférica y el Programa de Recuperación Ambiental y Social para Territorios Vulnerables. Fuente: Cámara de Diputados, 19 de noviembre, 2015.


Montos por $48.940 millones fueron aprobados hoy por la Cámara de Diputados para el Ministerio del Medio Ambiente, los que se distribuyen entre la Subsecretaría del Medio Ambiente, $28.659 millones; el Servicio de Evaluación Ambiental, $13.047 millones; y la Superintendencia del Medioambiente, $7.233 millones.

Del Gobierno se explicó que el presupuesto para el Ministerio es de continuidad, con un incremento de solo un 4,6% para el año 2016. Se especificó que el énfasis del crecimiento se concentró en dos prioridades establecidas en el Programa de Gobierno: Estrategia de Planes de Descontaminación Atmosférica y Programas de Planes de Recuperación Ambiental y Social para Territorios Vulnerables (PRAS).

Se indicó que, a su vez, el Servicio de Evaluación Ambiental destinará recursos para brindar apoyo técnico a las comunidades potencialmente afectadas por iniciativas de inversión con impacto ambiental, mientras que la Superintendencia del Medio Ambiente aumentará su presencia regional, mediante la apertura de tres nuevas oficinas, que se sumarán a las seis actualmente en funcionamiento.

Asimismo, se aseguró que el mayor crecimiento presupuestario se produjo en la Superintendencia del Medioambiente, con un 12,9%. Lo sigue el Servicio de Evaluación Ambiental, con un 10,4%; y, finalmente, la Subsecretaría del Medio Ambiente, con un aumento de un 0,4%.

Subsecretaría del Medioambiente

Del presupuesto de la Subsecretaría del Medio Ambiente se destinarán recursos para los Planes de Recuperación Ambiental, la Certificación Ambiental Municipal, los Modelos de Pronostico de Calidad del Aire en la Región Metropolitana, el programa de Calefacción Sustentable y los Programas de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entre otros.

En términos programáticos, el Ejecutivo sostuvo que la contaminación atmosférica sigue siendo el principal desafío ambiental para el Ministerio, para cuyo tratamiento se proyectó la elaboración de 14 planes de descontaminación ambiental para el período 2014-2018, de los cuales se aprobaron recientemente cuatro: Talca-Maule, Chillán-Chillán Viejo, Osorno y Coyhaique, que se suman a los planes de Andacollo y Temuco. Se agregó que, en conjunto con el Ministerio de Salud, se ha implementado un plan de alerta sanitaria mediante la ubicación de estaciones de monitoreo en ciudades sin plan de descontaminación vigente, decretando zonas y medidas de excepción en días y horas críticas, plan que continuará el 2016 por los resultados positivos registrados.

A los planes de descontaminación, se suma un programa de calefacción sustentable que apunta a solucionar defectos estructurales en el uso de energía, con el objeto de reducir la contaminación ambiental, sin restringir ni prohibir el uso de determinadas fuentes de calefacción. Así, se señaló desde el Gobierno, se continuará con el programa de recambio de equipos de calefacción a leña por equipos de tecnología más avanzada o por sistemas de calor alimentados por otras fuentes, como gas, pellet, electricidad o parafina, con equipos certificados.

Asimismo, el programa se aplicará a ciudades con un plan de descontaminación vigente y, para el próximo año, se planea instalar más de 3.400 calefactores en Rancagua, Chillán, Los Ángeles, Valdivia, Osorno y Coyhaique, totalizando más de 12 mil recambios al 2016. Dicho programa no sólo se financiará con recursos del nivel central, también existe una experiencia regional en Los Lagos a través del Fondo Nacional para el Desarrollo Regional (FNDR).

Otra medida que se suma a los planes es el incremento de subsidios de aislación térmica, para disminuir el consumo de energía al interior de los hogares, política dirigida por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo.

Otra prioridad en materia de contaminación atmosférica, explicaron, es el dictamen de la norma primaria horaria para óxido de azufre, con el fin de evitar contaminación extrema en zonas industriales.

Conjuntamente con la descontaminación ambiental, desde el Ejecutivo se destacó las medidas adoptadas para enfrentar el cambio climático, como la aprobación del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático y el Plan de Adaptación de Salud, así como la consulta pública del Plan de Adaptación de Infraestructura, que se suma a la participación internacional del Ministerio, por medio de transferencias tecnológicas para cumplir la meta del año 2030 y la arquitectura financiera comprometida por las Naciones Unidas (ONU).

En otro ámbito, se mencionó los avances en materia de educación ambiental poniendo énfasis en la discusión presupuestaria anterior. En este ámbito se mencionó la creación de la Academia Nacional de Educación Ambiental Adriana Hoffmann, con la finalidad de sistematizar, ordenar y coordinar la formación de ciudadanos mediante cursos presenciales y virtuales, con énfasis en el mundo escolar y municipal.

Del Ejecutivo también se resaltó el lanzamiento del Plan de Acción de Áreas Protegidas (2015-2030); al avance en el portafolio de creación de nuevas áreas protegidas, como el Área Marina Protegida de Rapa Nui, incorporando la consulta indígena; y la aprobación de nuevos planes de manejo en áreas marinas protegidas, como el del Archipiélago de Juan Fernández y el Parque Marino Rapa Nui.

Se expuso que en el Plan de Recuperación de Territorios Ambientalmente Vulnerables (PRAS), conocido como zonas de sacrificio, se invertirán $273 millones en la Región de Atacama, $6 millones en la Región de Valparaíso y $264 millones en la Región del Bío Bío, donde el Ministerio pondrá especial atención en interactuar con gobiernos locales y comunidades para elaborar un diagnóstico participativo e incrementar la fiscalización, como también focalizar la inversión de los fondos de protección ambiental en zonas con impacto ambiental histórico.

Servicio de Evaluación Ambiental y Superintendencia

El Servicio de Evaluación Ambiental tendrá como principales desafíos apoyar a las comunidades en la comprensión de los estudios y declaraciones de impacto ambiental, a objeto de disminuir brechas de manejo de información entre titulares de proyectos y ciudadanía; difundir y capacitar a la comunidad sobre las modificaciones al Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental; llevar adelante la consulta indígena en el marco de procesos de evaluación ambiental de proyectos; e incrementar capacidades y desarrollo de nuevas funcionalidades en la plataforma informática del Servicio. Para esto, se consignó un incremento de un 10,4%.

En cuanto a la Superintendencia del Medio Ambiente, se consideraron como principales desafíos fortalecer el despliegue territorial, por medio de la instalación de tres oficinas regionales en Atacama, Valparaíso y Bío Bío, y la apertura de oficinas en Tarapacá, O’Higgins y Los Lagos, permitiendo el apoyo de las nuevas oficinas a regiones que cuentan con solo un fiscalizador; fortalecer la potestad sancionadora de la Superintendencia, incorporando nuevos profesionales al área, específicamente a la División de Sanciones y Cumplimiento; y potenciar la coordinación con organismos sectoriales, mediante un adecuado funcionamiento de la Red Nacional de Fiscalización Ambiental (RENFA).

En la votación se aprobó una indicación del Ejecutivo referida a entidades colaboradoras, que contará con recursos por 326 millones, en relación al convenio con la Fundación Sendero de Chile, señalando que podrán postular personas jurídicas del sector privado que no persigan fines de lucro. En el convenio que se suscriba se deberá estipular, a lo menos, las acciones a desarrollar y las metas, plazos y la forma de rendir cuenta del uso de los recursos. Esta información deberá, además remitirse trimestralmente a la Comisión Especial Mixta de Presupuestos.

Comments are closed.