Tribunal Ambiental suma en 2016 el 63% de las causas de 2015

Ha dictado 32 sentencias, 28 por reclamaciones y cuatro por demandas. Fuente: El Mercurio, 29 de marzo de 2016.


Con una sola excepción, las causas ingresadas al Tribunal Ambiental de Santiago desde su puesta en marcha, en marzo de 2013, no han hecho más que aumentar. El primer año llegaron a 34, en 2014 subieron a 52, al año pasado bajaron a 48 y solo en lo que va de 2016 ya acumulan 30, el 63% de todo 2015.

Esta alza se relaciona con una mayor actividad fiscalizadora de la Superintendencia de Medio Ambiente, explica el ministro presidente del Tribunal Ambiental, Rafael Asenjo. “Estamos desafiados por la importancia que va adquiriendo el tema y por la generación de interés de acceder a la justicia, que permite darles garantías, tanto a las instituciones de la administración como a los administrados, de un tribunal autónomo e independiente que falla en derecho”, dice.

En total, el tribunal ha conocido 164 causas desde 2013. En estos tres años ha dictado 32 sentencias, 28 de ellas por reclamaciones contra decisiones de entidades públicas como ministerios, Servicio de Evaluación Ambiental, Superintendencia de Medio Ambiente u otros con competencias ambientales. Otras cuatro corresponden a demandas por reparación ambiental.

“Hacemos todo lo que está a nuestro alcance para estar al día”.

Uno de los problemas que ha tenido el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago es que han transcurrido 15 meses, y aún no se ha nombrado a uno de los tres ministros titulares. Según el presidente del tribunal, Rafael Asenjo, a esto se debería el atraso en la dictación de fallos que cuestionó el Pleno de la Corte Suprema.

“El tribunal está funcionando con dos titulares y un ministro suplente que trabaja media jornada. Estamos haciendo absolutamente todo lo que está a nuestro humano alcance para estar al día lo más rápido posible”, aseguró Asenjo, tras la instrucción del máximo tribunal que dicten “sentencia con mayor oportunidad”.

En la edición del sábado recién pasado se indicó, erróneamente, que el máximo tribunal cuestionaba “la dotación, cantidad, frecuencia de las audiencias, la deficiente infraestructura y la carencia de un sistema informático de seguimiento de causas”. Tales argumentos corresponden a las críticas por el atraso del Tribunal de Contratación Pública, y no a los que decían relación con el Segundo Tribunal Ambiental. Ambos cuestionamientos estaban contenidos en una misma resolución del Pleno que es de diciembre pasado.

Mamuel Valencia y Cinthya Carvajal

Comments are closed.