82% de los pozos perforados por Enap en Magallanes utilizan la tecnología no convencional o «fracking»

Ramiro Parra, gerente de la empresa estatal en la zona austral, destaca los resultados obtenidos desde 2013, donde las inversiones son del orden de los US$600 millones para la exploración y explotación de este tipo de recursos. Fuente: Revista Electricidad. Julio de 2018.


Ante la natural declinación de los yacimientos de petróleo y gas convencional en la Cuenca de Magallanes, producto de su explotación por más de siete décadas, hace un par de años la Empresa Nacional de Petróleo (Enap) orientó sus esfuerzos exploratorios y productivos hacia los hidrocarburos no convencionales, lo cual implica el uso de nuevas tecnologías y mayor inversión.

“Así, y a riesgo propio, la empresa, cumpliendo con su rol estratégico de abastecer de gas a Magallanes, comenzó un intenso trabajo de exploración y luego de perforación de pozos no convencionales, los que se han concentrado principalmente en el área geográfica denominada Bloque Arenal, en el sector nororiente de Tierra del Fuego, proyecto emblemático que ha tenido muy buenos resultados y que ha permitido dar seguridad en el abastecimiento de gas para la Región de Magallanes. Cumplido este primer hito, ha sido posible retomar un modelo de negocio que considera la venta de gas a terceros para procesos industriales de manufactura”, indica a Revista ELECTRICIDAD Ramiro Parra, gerente de Enap Magallanes.

Cabe recordar que los hidrocarburos se formaron a partir de la acumulación de residuos orgánicos que a lo largo de millones de años fueron sedimentando, junto con compuestos inorgánicos, como la arcilla. En ciertas condiciones de presión y temperatura, y en ausencia de oxígeno, esta mezcla comenzó a transformarse en sustancias constituidas exclusivamente por hidrógeno y carbono, en lo que se conoce como “roca madre”.

Los movimientos de la corteza terrestre generaron grandes fracturas que permitieron la migración de estos hidrocarburos hasta encontrar rocas impermeables donde se acumularon y formaron los yacimientos conocidos como convencionales, los que poseen, como característica, rocas de buena porosidad y permeabilidad.

“En el caso de la explotación no convencional, esta se realiza en las zonas de areniscas apretadas (tight gas) o en la zona madre. En ambos casos, la porosidad y permeabilidad son bajas, por lo que es necesario fracturar la roca para aumentarlas, buscando que la producción de los pozos resulte económicamente rentable”, detalla Ramiro Parra.

Producción

“Actualmente existen 131 pozos no convencionales ya entregados a producción, claro que no todos están abiertos simultáneamente. Por ejemplo, en mayo hubo producción desde 97 pozos no convencionales”, plantea el ejecutivo.

Del total de pozos perforados por Enap a lo largo de su historia (aproximadamente 3.600), cerca del 5% son no convencionales, pero con la salvedad que todos ellos (los NC) han sido perforados desde 2013 hasta ahora. “En este periodo (2013-2018) el porcentaje de pozos perforados no convencionales es del 82%, gran parte de ellos se encuentran en la Isla de Tierra del Fuego, en el denominado Bloque Arenal, y un porcentaje menor en continente, en el Bloque Dorado Riquelme, en donde actualmente se está explorando para repetir la exitosa experiencia de la Isla. En el mismo periodo, las inversiones han sido del orden de US$600 millones”, explica Parra.

Innovaciones

Actualmente la producción de tight gas de Enap en Magallanes bordea los dos millones de metros cúbicos al día, proceso en el cual también se han incorporado innovaciones en las labores de exploración y producción de gas no convencional mediante la técnica del “pad drilling”, la cual, indica Parra, consiste en perforar múltiples pozos dirigidos a la formación y coordenadas objetivo desde una sola ubicación en superficie.

“De esta manera, se disminuye la alteración del terreno y los costos. Junto con ello, y con el objetivo de hacer un uso más eficiente del agua disponible en la zona y en el marco de nuestro compromiso con una operación sostenible, se están desarrollando pruebas piloto de fracturas utilizando agua de mar con el objetivo de proteger los recursos hídricos de agua dulce, para lo cual ya se realizaron tres fracturas con agua de mar y se están evaluando los resultados, los cuales, hasta el momento, resultan satisfactorios”, precisa el ejecutivo.

A su juicio, los recursos de gas no convencional “son una gran oportunidad para Enap, la Región y el país, al mismo tiempo que imponen desafíos técnicos, económicos y adaptativos que permitan su desarrollo sustentable en el tiempo”.

La técnica no convencional

Para realizar las fracturas de la explotación no convencional se inyecta, a través de los pozos y en la formación que contiene el hidrocarburo, una mezcla de agua y arena a alta presión, la que, una vez recuperada el agua, permite mantener abiertas las fracturas de la roca, de tal modo que la fractura generada se mantiene, apuntalada por la arena, en canales de gran área y alta permeabilidad que conectan los pozos a los reservorios de baja permeabilidad.

Una vez que los pozos se ponen en producción, gran parte del fluido inyectado durante las fracturas es recuperado en superficie para luego producir el hidrocarburo.


Publicado en: Reportajes

Etiquetas: enap fracking hidrocarburos magallanes

1 Comentario

  1. Teddy Gomez Vitta dice:

    Solamente ENAP está buscando Hidrocarburos en Magallanes junto a Geopark con su Bloque FELL y, Methanex en asociación con ENAP en el Bloque Dorado-Manzano -Riquelme-Pto. Sara , los demás CEOPs están practicamente sin explotación , a lo sumo con 1 o 2 pozos en Producción ( Y, tanta alharaca que provocó la cesión de los CEOPs del año 2011 , para solamente tener 2 pozos en Producción ( Chercán -1 y, Chirihue -1) , los demás o están inexplorados o en vias de su devolución al Ministerio de Mineria ¡¡¡