Formalizarán a siete ejecutivos de Essal por contaminación en Río El Clavito

Ministerio Público indaga dos delitos por arrojar aguas servidas sin tratamiento en 2011. De acuerdo a la sanitaria, la planta cumple con estándares ambientales. Fuente: El Llanquihue. 5 julio de 2018.


EI Juzgado de Garantía de Los Muermos confirmó para el 2 de agosto, a las 11 horas, la audiencia de formalización de siete ejecutivos de la Empresa Sanitaria Los Lagos (Essal), imputados por la contaminación del río El Clavito, en el sector Minnesota.

Las aguas servidas desde la planta de tratamiento de la sanitaria, habrían sido arrojadas en forma directa, mediante un baipás al mencionado estero, lo que contaminó aproximadamente tres mil 500 metros de extensión. Ello causó la muerte de la fauna del sector, además de animales vacunos que habrían bebido de estas aguas, de acuerdo a necropsias realizadas por el SAG (Servicio Agrícola y Ganadero).

El problema es de larga data y ha sido denunciado desde 2011 por los vecinos de este punto de Los Muermos. De hecho, en 2014 lograron contactar un grupo de abogados, compuesto por Javier Castro, Gonzalo Marchessi, Carlos Muñoz y Andrés Vera.

El 8 de enero de ese año interpusieron una denuncia contra todos los que resulten responsables penalmente por la contaminación en el río El Clavito.

El fiscal de Los Muermos, Jaime Aguayo, solicitó audiencia de formalización contra los siete ejecutivos, entre ellos el gerente de Essal, Hernán König. También, se formularán cargos contra Carlos Alarcón, Sebastián Sandoval, Paula Hormazábal, Claudio Vargas, Fernando Young y Juan Luis Tapia.

El Ministerio Público formalizará la investigación por los delitos continuados de propagación de productos o elementos peligrosos para la salud animal o vegetal (artículo 291 del Código Penal) e introducir o mandara introducir en el mar, ríos, lagos o cualquier otro cuerpo de agua, agentes contaminantes que causan daño a recursos hidrobiológicos (artículo 136 de la Ley General de Pesca y Acuicultura).

MUERTE

El fiscal jefe de Maullín y de Los Muermos, Jaime Aguayo, dijo que la indagatoria es por una denuncia realizada en 2014 por vertimientos en el río El Clavito, situación que afectó a varios propietarios de parcelas.

«Hay muerte de animales y de fauna marina. Los hechos que se van a formalizar abarcan eventos entre 2014 y 2017. Entre las personas que se van a formalizar todos tienen relación con la operación de la planta de Los Muermos a nivel regional de Essal», aseguró.

De acuerdo al persecutor, se han aplicado multas por parte de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (Siss) y se han establecido planes de mejoramiento, los que se han logrado en forma parcial. En cuanto a eventuales medidas cautelares a solicitar en la audiencia, Aguayo dijo que es un escenario que se resolverá en su oportunidad.

El fiscal nacional Jorge Abbott, de visita en Puerto Montt, dijo que el Ministerio Público ve como una importancia fundamental el trabajar en la protección del medio ambiente, dándole una trascendencia especial a la investigación de este tipo de ilícitos.

Respecto a la formalización de los ejecutivos de la sanitaria, Abbot fue enfático: «Nosotros siempre hemos repetido, aquí no hay nadie que esté por sobre la ley y, en consecuencia, quien sea el responsable tendrá que enfrentar el reproche penal, si es que procede después de realizar una investigación con objetividad por parte del Ministerio Público», anotó.

ESTÁNDARES

Desde la Empresa de Servicios Sanitarios Los Lagos (Essal) se dijo que es públicamente conocida la responsabilidad de la gestión y manejo de las aguas lluvias que está entregada por ley al Estado. Añaden que Essal ha sido yes parte activa en el trabajo público privado y de la comunidad, en la búsqueda de la mejor solución para los problemas que se han ocasionado con el manejo de dichas aguas.

De acuerdo a Essal, siempre se ha puesto a disposición de las autoridades la experiencia técnica (de la empresa) «incluso más allá del servicio sanitario que nos corresponde prestar legalmente. En el caso particular de Los Muermos, Essal reitera que la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas de esa localidad cumple con todos los estándares ambientales y en pleno respeto a la legalidad vigente».

Desde la empresa sanitaria se indicó que el Ministerio Público ha tomado la decisión preliminar de dar inicio a una investigación formalizada en relación a hechos denunciados desde 2011.

«Essal prestará toda la cooperación necesaria con el fin de aclarar lo sucedido y confirmar la actuación de la empresa de acuerdo a su política de cuidado del medio ambiente y respeto a la ley», sostienen.

Uno de los vecinos querellante en la causa, quien pidió reserva de su identidad, señaló que desde 2011 intentó denunciar este grave problema.

Anunció que llegará hasta las últimas consecuencias con las acciones emprendidas en 2014, «porque acá se habla mucho de medio ambiente, pero en la acción es poco lo que se hace».

Explicó que esta denuncia llegó al Tribunal Ambiental de Valdivia, donde se falló en favor de los vecinos. «Se indicaba que Essal tenía que realizar la limpieza del estero, pero el lugar sigue contaminado en más de tres kilómetros y medio», adujo.

OMISIÓN

El abogado que asesoró a uno de los vecinos que denunció la contaminación, Gonzalo Marchessi, señaló que la acción judicial es contra quienes resulten responsables. Hasta el momento, se ha determinado que a lo menos se trataría de los ejecutivos de Essal.

De acuerdo a Marchessi, hace mucho tiempo que se registra este problema, puesto que había descargas de aguas desde la planta de Essal por el río, con evidentes signos de ser aguas servidas.

Para el profesional, se trata de algo que se ha mantenido en el tiempo e insoportable para la vida de los vecinos, a raíz de los malos olores.

Confirmó además que está asesorando a otro de los residentes afectados.

El abogado también criticó a los organismos que deben velar por la seguridad ambiental de la población. Argumentó que la participación de estos entes ha sido muy lenta.

«Esto reventó por lo que ocurre en Puerto Varas y por la lentitud en investigar y formalizar cargos. No sólo es un delito, es una omisión de parte de los organismos que regulan a Essal. Las autoridades no han realizado su trabajo, en un hecho que es evidente respecto a un problema de contaminación», afirmó.

MULTAS

La Superintendencia de Servicios Sanitarios (Siss) de la Región de Los Lagos tomó muestras e indagó el caso los años 2012, 2014 y 2015, y por lo cual infraccionó por varios aspectos que no se consideraron en el tratamiento y vertimiento de las aguas servidas.

Las multas a Essal alcanzaron las 260 UTA (Unidades Tributarias Anuales), que equivalen aproximadamente a 145 millones de pesos.

Los documentos de la Siss indican que cada vez que se tomaba una muestra en el estero, los niveles de coliformes fecales superaban 16 veces más de lo permitido.

En las conclusiones del estudio con muestras levantadas en el río, se señalan aspectos que dejan en evidencia la grave contaminación. Por ejemplo, se sostiene que las muestras no se diluyeron con los métodos de laboratorio empleados por los expertos, lo que significa que la carga contaminante existente en el río es elevadísima, lo que se confirma científicamente, puesto que el «cuerpo de agua lleva prácticamente sólo aguas servidas con la carga contaminante», indica el texto.

Los comentarios están cerrados.