Matriz de CAP fortalece negocio eléctrico y entra a competir con Saesa en Aysén

Firma hizo un ajuste en su plan de negocios y desarrollo, apostando por los sistemas eléctricos medianos en el extremo sur del país. Fuente: Diario Financiero. 26 julio de 2018.


Convertirse en un actor de peso en los sistemas eléctricos medianos del extremo sur del país es la apuesta de Invercap, la matriz del grupo minero siderúrgico CAP.

Tras una profunda optimización de su enfoque de negocios y su cartera de proyectos, a través de la filial Eléctrica de la Patagonia y Aysén (EPA) la compañía se apresta a iniciar su segunda inversión en la Región de Aysén, tras adjudicarse la licitación realizada por la autoridad. Por sus características geográficas y de menor densidad poblacional, en las regiones de Aysén y Magallanes operan los denominados sistemas eléctricos medianos donde, a diferencia de lo que ocurre en la red nacional, no existe la segmentación para los roles de generación, distribución y transmisión, servicios que pueden ser suministrados por una misma empresa. En el caso de Aysén, es Edelaysén, ligada al grupo Saesa, la que hasta ahora tenía la exclusividad.

Fue primero en Hornopirén donde Invercap entró a competir con la firma ligada a fondos de pensiones canadienses en la generación y distribución de electricidad, con una unidad hidroeléctrica de pasada con una capacidad de poco más de 1 MW, la primera de su tipo en esa zona, la que era abastecida en su totalidad con diésel.

Ahora la situación se replicará en la red que abastece a Aysén, General Carrera y Palena, donde se aprestan a iniciar la construcción de una segunda central también de base hidroeléctrica, que es el foco del negocio eléctrico de Invercap, según confirmó su gerente general, Alejandra Zárate, quien comentó que los sistemas eléctricos medianos tienen características que se adaptan mejor a la redefinición del negocio de esta filial que realizaron en los últimos dos años.

La nueva inversión de EPA es San Víctor, una hidroeléctrica de pasada de 3 MW de capacidad instalada, que estará emplazada en la zona de Mañihuales, 25 km. al Noroeste de la ciudad de Puerto Aysén y podrá producir al año del orden de 20,6 GWh, con una disponibilidad o factor de planta de 78,5%.

Este proyecto contempla una inversión de casi US$ 12 millones y fue considerada como la unidad más eficiente de las que fueron presentadas en el proceso de tarificación que comenzó a principios de este año y que lleva adelante la Comisión Nacional de Energía. Actualmente, EPA está en la fase final de la licitación de las obras del proyecto, la que incluye el movimiento de tierra, la provisión de equipos y las obras civiles de la unidad, así como para la conexión a la red de transmisión. La estimación es que los trabajos se inicien durante el último trimestre de este año, con miras a poder tener la unidad en operación hacia mediados de 2021.

Diversificar el mercado

La orientación de desarrollo de EPA desde su creación, hace más de una década, es la construcción de centrales hidroeléctricas, ahora con el foco puesto en el posicionamiento en estos sistemas eléctricos medianos, los que por sus características de regulación comercial diferenciada ofrecen mejores condiciones comerciales que la red nacional, donde la empresa tiene otros proyectos que actualmente están en proceso de optimización.

En el caso puntual de la zona de Aysén, la incursión de esta filial de Invercap ha ayudado a diversificar la matriz de generación, que hasta ahora ha estado dominada por el diésel, aunque paulatinamente ha incorporado renovables como unidades eólicas y de base hídrica, por parte de Saesa.

Además, dado que los niveles de demanda en estas zonas son menores porque la densidad de población es menor, los desarrollos se ajustan más al perfil de mini hidroeléctricas por el que optó la firma.

El proceso de tarificación que le abrió las puertas de esta red a la matriz de CAP se realiza cada cuatro años, con lo cual la fijación actualmente en desarrollo se extenderá hasta 2022.

Los comentarios están cerrados.