Sonapesca: “Todo lo que atente contra la no renovación de las licencias de pesca, pensamos es una expropiación”

Foto: Mundo Acuícola.

Osciel Velásquez, presidente de la Sociedad Nacional de Pesca, dice que actual normativa es perfectible, pero que las modificaciones que se busca implementar impactarán a una industria que aún no ha repuntado. Fuente: Diario Financiero. 30 julio de 2018.


Menor certeza jurídica para las inversiones y un modelo de licitaciones que, a su criterio, no funciona, son parte de las críticas que la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca) ha puesto sobre la mesa respecto de la nueva Ley de Pesca que se encuentra revisando actualmente el Congreso.

El presidente del gremio, Osciel Velásquez, no duda en señalar que la normativa impactará el crecimiento de la industria, que dice viene acarreando millonarias pérdidas desde 2013.

– ¿Cuál es su análisis de la nueva Ley de Pesca que tramita el Congreso?

– La vemos con preocupación. Aquí nadie se está preocupando por los temas de real importancia para la pesca, como sustentabilidad, combate de la pesca ilegal, la recuperación de las pesquerías, lo que es verdaderamente importante para nosotros.

– ¿Cómo afecta el desarrollo de la industria?

– Para desarrollar la industria y la innovación, necesitamos certeza jurídica. Mientras no la tengamos, comprenderás que nadie va a invertir, nadie va a innovar, nadie va a cambiar. Por el contrario, teniendo una certeza jurídica, todo el mundo ve con buenos ojos mejorar. Por ejemplo, cambiando tus barcos, innovar y buscar nuevas herramientas para desarrollar una pesca sustentable.

– ¿Cómo evalúa el modelo de licitaciones?

– Los economistas hace tiempo vienen planteando que esto realmente no funciona y no fomenta la llegada de nuevos actores. Al contrario, ha venido concentrando en las grandes empresas. De todas maneras, esto de la licitación no es nuevo, hoy la actual Ley de Pesca está licitando el 15% de cada pesquería.

– ¿Cómo ha visto la discusión en el Congreso?

– El tema se está recién abriendo y esperamos poder participar. Estamos dispuestos a dar nuestras ponencias, sólo queremos que haya espacios para hacerlo. Nuestros equipos técnicos ya evalúan cómo tomar las mejores decisiones respecto de cómo nos podemos defender y manifestar nuestras posiciones.

– ¿Se puede entender la licitación como una expropiación?

– De todas maneras. Hasta antes de la actual ley yo tenía mi permiso indefinido y el gobierno me lo cambió por unas licencias transables. Pero cuando me los cambiaron, me dijeron 20 años renovable… todo lo que atente contra la no renovación, nosotros consideramos que es una expropiación y en esto nos vamos a defender como corresponde.

– ¿Defiende la actual ley?

– Creo que es una ley modelo avalada por la FAO y las Naciones Unidas. Es perfectible, pero esta ley ha dado estabilidad y ha permitido la recuperación de nuestras pesquerías. Hace dos años, Chile no tenía pesquerías certificadas, hoy tenemos cinco certificadas con estándar MSC.

– ¿Pero hay un mea culpa respecto de cómo se gestó?

– Quiero ser bien sincero. Esto está en manos de los tribunales y nosotros, en el fondo, somos muy respetuosos de qué diga la ley. Hay mucha gente que cuestiona la Ley de Pesca, pero fue muy participativa y apoyada por más de 100 parlamentarios. Hubo cerca de 150 indicaciones. Ahora, por el pecado que tengan dos o tres parlamentarios no vamos a cuestionar al Congreso completo, porque si no qué pasa con las leyes que dictó de ahí en adelante, ¿vamos a cuestionar todo?

– ¿Ha perdido credibilidad la industria tras estos hechos?

– Siento que hay un desconocimiento. Creo que al Congreso le falta interiorizarse más en los problemas realmente de la pesca. Cuando vamos a licitar los recursos, tenemos que preocuparnos de la cantidad de empleo, el crecimiento económico, el aporte al PIB regional que hace la industria, estos son temas que realmente tienen que interesarnos. Aquí nadie está hablando de esos temas. En el norte, un estudio de la consultora Gemines determinó que el aporte que hace una pesquera a una región durante todo el año, es equivalente a dos veces el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (recursos que entrega el gobierno a las regiones).

– ¿Cómo evalúa a la ley que hace cambios en el método de captura de la jibia?

– Es una muy mala ley, aquí la jibia no apuesta a la sustentabilidad. Hay que resaltar que 80% lo extrae la pesca artesanal, solo el 20% industrial. Además, se ha tocado el tema del arte de pesca, y es un tema regulatorio que sólo lo tiene que ver la Subsecretaría de Pesca. El Parlamento no puede decir con qué arte de pesca debemos utilizar. Ojo, la pesca artesanal no es capaz de pescar su cuota, y si Chile no es capaz de pescar su cuota lo más probable es que el próximo año nuestra cuota se va a reducir, lo que trae implicancias internacionales.

– ¿Cómo se ve la industria hacia adelante?

– Hemos pasado años difíciles desde el año 2013 en adelante. Por su alto nivel de impuestos, ha sido poco competitiva y ha habido un nivel de reducción fuerte de cuotas, por lo tanto te diría que desde 2013 en adelante esta industria ha perdido cerca de US$ 250 millones, y se nos dice que se está haciendo un regalo para ciertas familias ¿De qué regalo están hablando? Si hoy me licitas el 15%, tengo que pagar patente, tengo pagar royalty y más encima tengo que pagar por mis descargas, por una industria certificadora. Esta es una industria con una carga pesada.

Los comentarios están cerrados.