Relaves mineros tendrán monitoreo en tiempo real o con imágenes satelitales

En Chile se acumulan más de 106 mil millones de toneladas de material en diez de las quince regiones del país, con el potencial riesgo para las poblaciones aledañas. Desde 2020, Sernageomin contará con un observatorio semejante al que vigila los volcanes, que hoy desarrolla Fundación Chile. Fuente: El Mercurio. 3 septiembre de 2018.


El 23 de marzo de 1965, un poco después del mediodía, se produjo un terremoto magnitud 7,4 con epicentro en la zona de La Ligua. Pero más que la fuerza del movimiento, lo que generó mayor devastación fue el desborde del relave de la mina El Soldado sobre el pueblo de El Cobre. Las toneladas de roca molida combinadas con agua acabaron con la vida de más de 200 personas y encendieron las alarmas respecto de la fragilidad de estas instalaciones, propias del proceso productivo en las faenas mineras.

La tragedia marca la creación de la Oficina Nacional de Emergencias, además de gatillar una modificación en la forma como se construían y emplazaban este tipo de instalaciones, que siguen constituyendo una amenaza potencial en algunas áreas del país.

El Ministerio de Mineria anunció este mes una serie de medidas para dar seguridad a las poblaciones aledañas a relaves, incluyendo un sistema centralizado de monitoreo y alerta temprana en tiempo real de las instalaciones, cuyo diseño está a cargo de Fundación Chile. «La idea es que proporcione a compañías mineras, autoridades y comunidades información de calidad, confiable y oportuna sobre la estabilidad física y química de estos acopios», explica Ángela Oblasser, directora del Programa Tranque y subgerenta de Sustentabilidad de la entidad.

La herramienta será la base de un Observatorio de Relaves con que contará el Sernageomin, a semejanza del que ya existe para la actividad volcánica. Su objetivo es que se vea en línea y tiempo real la situación de cada uno de los relaves en Chile, permita dar la alerta y tomar decisiones ante un posible riesgo.

«El monitoreo de relaves, tanto a través de la fiscalización como de la instrumentación es fundamental para el control de los riesgos operativos y de diseño de una faena minera», explica Pablo Fernández, subdirector nacional de Minería (s) de Sernageomin. Actualmente están en un avanzado proceso de transformación digital, por lo que, a su juicio, este tipo de proyectos se convierten en una alternativa armónica de fiscalización desde las instituciones públicas a la empresa privada.

Atención con los abandonados

Según la última actualización realizada este año de su Catastro de Depósitos de Relaves, hay acumulados más de 106 mil millones de toneladas de material en un total de 740 acopios de este tipo, en 10 de las quince regiones del país.

De todos ellos, solo 101 (14%) corresponde a depósitos activos. La mayoría posee un monitoreo de seguridad propio con instrumentos que ahora compartirán con la nueva red. Otros 469 están inactivos, es decir en proceso de construcción, cierre o que solo se usan como respaldo por si hay problemas en el tranque principal.

Sin embargo, existen 170 que están abandonados. «La empresa que los generó ya no existe, quebró, por lo que no hay a quien responsabilizar. Normalmente son muy antiguos y están cercanos a poblaciones, especialmente en Copiapó, Illapel y Andacollo», dice Oblasser.

La solución que elaboraron para ellos en Fundación Chile es un monitoreo remoto a través de imágenes satelitales. A través del procesamiento de esos datos podrán identificar, por ejemplo, si el muro de un depósito abandonado se ha movido en los últimos seis meses, por ejemplo, lo que no debería ocurrir. Si esto pasa, al Sernageomin se le desplegará una alerta y podrán priorizar la inspección del relave sospechoso.

El sistema de monitoreo comenzará a funcionar en forma piloto con el depósito El Mauro, de Minera Los Pelambres, en la Región de Coquimbo. Y para relaves abandonados también se implementará un piloto, probablemente en Atacama, durante 2019. Al cabo de ese año, el sistema comenzaría a operar en propiedad.

Entre las futuras comunidades beneficiarias del sistema están los 6 mil residentes de Huertos Familiares. Ubicada en la comuna de Tiltil, la localidad está a 12 kilómetros del relave Ovejería de la División Andina de Codelco y a 3,8 km del tranque Las Tórtolas de la mina Los Bronces de Angloamerican.

«Es una herramienta más para que nosotros en la comunidad nos sintamos más seguros», dice Nancy Lullion, dirigente local. «A mí me llegan reportes periódicos de cómo avanza el proyecto», cuenta la representante vecinal, quien espera que una vez que esté en marcha el sistema puedan verificar a diario y en línea el estado de los tranques.

Los comentarios están cerrados.