Armada culpa a Enap, capitán de buque y oficiales por derrame

Foto: Foto: Getty Images.

Caso corresponde al vertimiento desde el buque "Ikaros" en mayo de 2016. Multas superan los $ 1.000 millones. Fuente: El Mercurio de Valparaíso. 31 octubre de 2018.


En medio de la expectación que existe en Quintero y Puchuncaví por los sucesivos episodios de contaminación que han afectado a la población en los últimos meses, la Gobernación Marítima de Valparaíso concluyó el sumario por el derrame de combustible -aceite decantado slurry oil- ocurrido en mayo de 2016, en la bahía de Quintero.

La resolución del fiscal -cuya notificación ya envió la Armada a los responsables- corresponde al vertimiento de aceite durante el trasvasije «desde el Terminal Marítimo de Enap en Quintero al buque «Ikaros»‘. En el documento, la autoridad establece que la Empresa Nacional del Petróleo (Enap), el capitán del buque «Ikaros» y oficiales a cargo (primer piloto y oficial de guardia), son responsables del hecho, en el cual se derramaron más de 38.700 litros de slurry oil al mar, es decir, el incidente fue más grave que el ocurrido en septiembre de 2014, cuando una falla en el trasvasije afectó al buque tanque «Mimosa». «Si bien la cantidad derramada no se precisa en el dictamen, es bastante más de lo que se derramó, siendo este un combustible distinto, que en el ‘Mimosa»‘, reconoció la entidad marítima.

Falta de fiscalización

El dictamen establece también que pasaron más de 24 horas antes que los responsables detectaran la situación y adoptaran medidas preventivas. El dictamen indica, según precisó la Gobernación Marítima de Valparaíso, que «efectivamente existió responsabilidades en cuanto a detectar cuándo se produjo el corte de la conexión (circuito) que transfería el combustible al buque». De acuerdo a la autoridad, lo que se desprendió en esa oportunidad fue el «permiso de conexión, que es la parte del flexible de la conexión submarina que tiene Enap para la transferencia de esa sustancia o combustible llamado slurry oil y que es un aceite. En este caso estaba cargando el buque, Enap le estaba transfiriendo el combustible».

En definitiva, precisó la entidad, «hay una falla en los procedimientos y la responsabilidades en la operación para la transferencia de esa sustancia para esa maniobra en la nave `Ikaros’. Hay responsabilidad de Enap, del capitán y oficiales a cargo». Por este hecho y por no haber tomado en consideración las condiciones climáticas adversas que favorecieron al desplazamiento del buque «Ikaros» en la emergencia e incidió en la rotura de la conexión, el fiscal determinó aplicar multas que, en su totalidad, sobrepasan los $ 1.000 millones. Referente al proceso, la Gobernación recalcó que las partes tienen un plazo de 5 días para hacer las descargas y después de todos los plazos establecidos, se emitirá el fallo correspondiente. ENAP En relación al dictamen del fiscal, el gerente de Enap Refinería Aconcagua, Edmundo Piraino, aclaró que presentarán los descargos correspondientes al proceso sumarial.

«Revisaremos en detalle la investigación sumaria llevada adelante (…) y ejerceremos todos los derechos y defensas que nos otorga la reglamentación vigente, porque estamos convencidos del correcto actuar de Enap Refinerías Aconcagua en los hechos investigados», dijo Piraino. El ejecutivo informó que la «empresa ha llevado adelante un Plan de Mejoras y Optimización del Terminal Marítimo Quintero, incorporando nueva infraestructura, tecnología e implementando medidas que nos permiten contar hoy con un terminal más seguro, elevando nuestros estándares a niveles internacionales» Además, recordó que tras la emergencia la estatal puso en marcha un plan de contingencia marítimo fluvial «que permitió la recuperación total del producto, con un importante despliegue de recursos, evitando una eventual dispersión».

Los comentarios están cerrados.