Cinco funcionarios de la Celulosa Arauco fueron formalizados

Imputados quedaron sin medidas cautelares. Se fijaron seis meses para la investigación. Fuente: El Austral de Valdivia. 15 enero de 2018.


Sin medidas cautelares quedaron los cinco ejecutivos y funcionarios de la Planta Valdivia de Celulosa Arauco que ayer fueron formalizados en el Juzgado de Garantía de San José de la Mariquina, por su eventual responsabilidad en el episodio de contaminación ocurrido el pasado 17 de enero de 2014 y que se habría originado por el vertimiento de licor verde a las aguas del río Cruces, en el sector Rucaco en Mariquina.

A las 10 horas comenzó la audiencia, donde fueron formalizados Sergio Carreño, ex gerente de la Planta Valdivia; Manuel González, ingeniero civil químico, actual gerente de la Planta Valdivia y quien en 2014 se desempeñaba como subgerente de Producción.

También, Mauricio Ceverio, operador de la planta de agua del sistema de tratamiento de efluente en el momento de los hechos; Pablo Lecaros, ingeniero civil químico y jefe de operaciones de licor y, por último, Claudio Jara, ingeniero en ejecución en celulosa y superintendente de licor.

Hechos

En la audiencia, el fiscal de San José de la Mariquina Alejandro Ríos informó a los imputados que se les investiga por una eventual infracción al artículo 136, inciso primero, de la Ley General de Pesca y Acuicultura, que en este caso se traduce en el vertimiento de licor verde a las aguas del río Cruces, lo que habría provocado la mortandad de dos mil peces.

De acuerdo al relato del fiscal, este licor verde (químico cuya composición corresponde a carbonato de sodio más sulfuro de sodio) circuló por el sistema de tratamiento de efluentes el viernes 17 de enero de 2014 y al día siguiente, «intencionalmente o a lo menos negligentemente fue descargado e introducido en el río Cruces, sin que en el intertanto se haya derivado a la piscina de emergencia para neutralizarlo y evitar daños a los recursos hidrobiológicos del río», indicó.

Este suceso -dijo el fiscal- se produjo en una paralización no programada de la planta, llamada Trip, motivada por una falla eléctrica, que derivó en un rebalse del licor verde hacia un pozo de recuperación de derrames, el cual fue sobrepasado.

Frente a esos hechos, Alejandro Ríos precisó que la imputación responde a que «siendo este (Trip) un evento muy excepcional, ameritaba todos los cuidados y fiscalizaciones correspondientes, y las personas que señalamos, en sus diversas funciones, no ejercieron todas las actividades necesarias para impedir que esto ocurriera».

Tras la audiencia, el juez Guillermo Olate precisó que en este caso podría aplicarse una pena de 50 UTM a 3.000 UTM;. esto es entre dos millones 500 mil pesos a 150 millones de pesos, aproximadamente.

El Juzgado de Garantía de Mariquina fijó un plazo de seis meses para la investigación.

Empresa

Desde Celulosa Arauco, indicaron que «durante estos años de investigación hemos presentado evidencia abundante y contundente para descartar que la operación de Planta Valdivia haya tenido responsabilidad en los hechos investigados».

Agregaron que «desde un comienzo hemos colaborado, pues nuestro ánimo es que se esclarezcan las causas que generaron estos hechos».

Los comentarios están cerrados.