Descartan conflicto de interés de la fiscal que investiga crudo iraní en Biobío y Quintero

Asesores jurídicos de ENAP denunciaron que el esposo de la fiscal regional de Biobío, Marcela Cartagena, era parte del equipo jurídico de la empresa en investigación. El fiscal nacional decretó que el puesto del cónyuge de Cartagena no interviene en el proceso. Fuente: Bío Bío Chile. 6 enero de 2019.


La Fiscalía Nacional rechazó una solicitud de los abogados de Enap para separar a la fiscal regional del Biobío, Marcela Cartagena, de la investigación por el crudo iraní y la responsabilidad en los episodios de contaminación en el Biobío y Valparaíso.

Fue hace unos días que abogados de la empresa estatal presentaron ante el fiscal nacional, Jorge Abbott, un escrito denunciando que el esposo de la fiscal del Bío Bío -Alvaro Sepúlveda- era parte de los asesores jurídicos externos de Enap.

Por ello, señalaban los juristas, esa situación inhabilitaba a Marcela Cartagena para dirigir la investigación por las emergencias ambientales en Talcahuano, Quintero y Puchuncaví.

En un escueto pronunciamiento, el jefe del Ministerio Público descartó la inhabilidad de la persecutora, argumentando que su cónyuge no interviene, ni tiene patrocinio para representar a Enap en la causa que indaga la posible responsabilidad de la empresa en la contaminación a raíz del crudo iraní recibido en agosto pasado.

La fiscal Cartagena está en la mira de Enap después de que confirmara un antecedente entregado por Radio Bío Bío, dos semanas después de la descarga del petróleo con que Irán pagó a Chile por una antigua deuda.

El trasvasije del material en la Bahía de Concepción coincidió con “el olor a gas” denunciado por habitantes de Talcahuano y obligó a la evacuación del Mall Plaza El Trébol y la Clínica Bío Bío el 4 de agosto pasado.

El 17 de ese mes La Radio informó que a la misma hora de la emergencia ambiental, Enap trasvasijó 80 mil metros cúbicos, de los 160 mil recibidos, siendo enviado el crudo restante a Quintero, días antes que ocurriera la masiva intoxicación en el cordón industrial de Valparaíso.

Tras iniciar la Fiscalía la investigación, se acreditó el origen de los episodios de contaminación a partir del petróleo iraní del tipo Iranian Heavy, carburante alto en azufre y con intensas emanaciones de ácido sulfhídrico, y que habría sido lo que habitantes de Talcahuano describieron como un fuerte olor a gas, mientras que en Quintero y Puchuncaví la situación fue más grave.

Los comentarios están cerrados.