El modelo agroexportador del palto en Petorca: la crisis más allá de las cifras

Postura de Fundación Terram ante la contingencia ambiental y la crisis hídrica en Petorca.


Este lunes, el Gerente General del Comité de Palta Hass de Chile, Francisco Contardo, defendió al gremio ante un medio de televisión nacional, por la polémica que encendió la publicación de un reportaje que responsabiliza a la industria de la palta por la severa escasez de agua que ha experimentado en las últimas dos décadas la Provincia de Petorca, lo que ha generado que sus habitantes sólo puedan consumir 50 litros de agua diarios por persona, los que son entregados en camiones aljibes.

En su defensa, Contardo comentó que la responsabilidad de esta situación recae sobre dos factores: el cambio climático y la deuda histórica que el país tiene con la infraestructura hídrica. Al mismo tiempo, el gremio calificó como “errónea e incompleta” la cifra de 2.000 litros de agua por cada kilo de paltas a la que alude el reportaje del medio español El País. En este sentido cabe preguntarse ¿es el cultivo del palto el responsable de la crisis hídrica que se vive en Petorca?

Es cierto que el cambio climático juega un rol en la menor disponibilidad de agua, principalmente en cuencas que dependen de las precipitaciones que progresivamente han disminuido en los últimos 20 años. Por otro lado, respecto a la infraestructura hídrica, es evidente que se requiere inversión y mejoramiento, sin embargo, siempre que se conciba desde la lógica de asegurar el consumo humano y la protección ecosistémica, y no desde la generación de un nuevo modelo de negocios con embalses concesionados, como ha propuesto la Sociedad Nacional de Agricultura.

Si bien la cifra de 2 mil litros por kilo se escapa de la realidad de la Provincia de Petorca, en donde estudios sitúan el consumo de agua de los paltos en alrededor de 400 litros por kilo, el mayor rendimiento de este cultivo en la zona, en comparación con otros, como limones, almendros, nogales, ha generado que la plantación de paltos se haya incrementado sustancialmente en las últimas dos décadas, implicando una menor disponibilidad para el consumo humano, producto de la sobreexplotación y usurpación de las aguas superficiales y subterráneas por parte de los empresarios agrícolas, con la finalidad de mantener e incrementar sus producciones.

En este sentido, desde Fundación Terram creemos que, cuando se señala que el cultivo de paltos es el responsable de la crisis hídrica en esta zona, se alude principalmente a un problema de escala de plantaciones, es decir de proporcionalidad, y es urgente que desde el gremio de las paltas incluyan esta variable en sus análisis. Por ello, más allá de las cifras, parece ilógico seguir sosteniendo esta escala de producción, en territorios en donde la falta de agua se ha convertido en un tema estructural, lo que ya ha sido advertido en algunos estudios, como “La Radiografía del Agua”.

Los comentarios están cerrados.