Codelco aplicó millonario castigo contable a la fundición Ventanas

Foto: Nueva Minería.

Balances muestran que esta unidad pasó de US$ 323 millones al cierre de 2017 a una valorización de solo US$ 124 millones en 2018. Fuente: El Mercurio, 7 de abril de 2019.


La fundición Ventanas es la más joven de las divisiones de Codelco. Su integración se produjo en 2005 cuando -tras un pago de US$ 450 millones- le fue traspasada desde la también estatal Enami, para continuar la labor que esta compañía estatal desarrollaba: procesar mineral de pequeños productores y algunas mineras medianas, lo que explica del orden del 80% de su actividad total.

El panorama de esta unidad ubicada en la Región de Valparaíso se ve complejo. Junto a las nuevas inversiones que Codelco tendrá que ejecutar para ajustar sus emisiones a los nuevos requerimientos del plan de descontaminación de Quintero, enfrenta un deterioro en las condiciones comerciales del negocio que desarrolla, lo que derivó, incluso, en la aplicación de un ajuste contable respecto del valor que la estatal le tenía asignado a este complejo. El castigo fue equivalente al 61% del valor que Ventanas tenía asignado en el balance de la estatal, el que debió pasar de US$ 323 millones al cierre de 2017 a una valorización de solo US$ 124 millones en 2018.

En su estado de resultados al cuatro trimestre del año pasado, la corporación explica que el recorte a la valorización -que fue de US$ 198 millones- responde a que las principales variables que determinan los ingresos de la fundición cayeron, y la proyección es que esta situación se mantenga.

Fuentes de la estatal le ponen números a los impactos. La caída en la tarifa que la fundición cobra a los mineros por convertir el concentrado de cobre en cátodos -que por su mayor pureza se venden a un precio mayor-, el año pasado les implicó pérdidas por US$ 136 millones. A esto se suman otros US$ 55 millones de menores ingresos a raíz de la reducción en el precio del ácido sulfúrico, que se obtiene como un subproducto del tratamiento y se vende a otras mineras para sus procesos.

El director ejecutivo de la consultora Plusmining, Juan Carlos Guajardo, comenta que la caída en los cargos de tratamiento responde a una coyuntura global de la industria y se debe a la menor disponibilidad de concentrados en el mercado. Esto hace que haya más capacidad de tratamiento, lo que reduce las tarifas que cobra Ventanas por procesar el mineral. En un escenario de mayor disponibilidad de concentrados, las fundiciones pueden elevar sus tarifas, porque la capacidad de tratamiento se vuelve escasa.

En la mirada a más largo plazo, añade, el consenso del mercado apunta a que el déficit de concentrados «mantendrá bajo presión los cargos de tratamiento y refinación de concentrados por un período prolongado, que podría extenderse hasta mediados de la década», plantea.

En una empresa privada esto sería inviable

Pese a que estas condiciones desfavorables afectan a todas las fundiciones, tanto en Chile como en el extranjero, Codelco no castigó el valor que le reconoce a las otras tres instalaciones que posee y que son parte de las divisiones Chuquicamata, Salvador y El Teniente. Fuentes de la empresa comentaron que en esos casos, el sinceramiento no fue necesario, porque esas operaciones mineras, de alguna manera, absorben las pérdidas o menores ingresos que esa actividad específica pudiera tener.

Y mientras la administración de Codelco se recupera del castigo contable -que sumando otros ajustes contables extraordinarios llegó a US$ 397 millones-, siguen calibrando inversiones adicionales que tendrán que ejecutar para cumplir con la reducción adicional de emisiones que la autoridad ambiental determinó en el Plan de Prevención y Descontaminación de Quintero-Puchuncaví que entró en vigencia hace unos días.

Estos límites más exigentes se activarán dentro de tres años, según establece el plan, un plazo que también ven como algo muy difícil de lograr.

Fuentes de Codelco comentan que la viabilidad económica de la fundición estaba en duda desde hace tiempo y que estos nuevos factores hacen que la situación sea aun más crítica.

«Este sería el tiro de gracia para una empresa privada, especialmente después del castigo por la situación comercial, pero en el caso de Codelco priman otros factores de orden social y político, y que sacan la decisión de un eventual cierre del ámbito de la administración», dice una fuente de la firma.

Los comentarios están cerrados.