Colombiana ISA presenta nuevos recursos judiciales y activa gestiones presidenciales

El máximo líder de la compañía dio a conocer su inquietud sobre los últimos incidentes-como la caída de un helicóptero de la empresa y las presencia de activistas manifestándose en torres de alta tensión de La Dormida-, al propio Presidente Sebastián Piñera, en un almuerzo en La Moneda hace unos días. Fuente: El Mercurio, 5 de abril de 2019.


Una nueva estrategia ha tenido que desarrollar la empresa colombiana ISA, a través de su filial InterChile, para seguir con la construcción de la línea de transmisión eléctrica Cardones-Polpaico, luego de las dificultades que ha tenido que sortear.

Uno de los últimos contratiempos fue la caída de uno de los helicópteros que prestaba servicios para el transporte de trabajadores y materiales de construcción. Tras el accidente, que significó la muerte de seis personas, se dio por suspendida la actividad aérea.

Por esto, el traslado de materiales y equipos se realiza a pie, o ayudados de caballos y mulas, lo que significa un tiempo de tres horas hasta la obra, y el mismo tiempo de regreso.

Más problemas surgieron esta semana, luego de la protesta que impulsaron supuestos miembros de la comunidad de La Dormida, lugar en el que se oponen a la construcción de torres de alta tensión, donde incluso varios activistas han pernoctado sobre las instalaciones.

Lo anterior, llevó a la firma a realizar nuevas acciones judiciales, entre ellas un recurso de protección a favor de los manifestantes para resguardar el derecho a la vida e integridad física, presentado en la Corte de Apelaciones de Valparaíso. Se suma una querella por obstaculizar trabajos que cuentan con la autorización correspondiente.

Gestiones presidenciales

Las acciones de la colombiana han incluido gestiones de alto nivel, entre ellas con los Presidentes de ambos países.

Hace un par de semanas, el presidente de ISA, Bernardo Vargas, visitó Chile en el marco de la agenda bilateral de los mandatarios Sebastián Piñera e Iván Duque.

En este ámbito se desarrolló un almuerzo entre el Presidente de Chile y un selecto grupo de empresarios y ejecutivos de compañías de ambos países. Participantes de ese evento comentan que el Presidente Piñera dio la posibilidad a los asistentes de tomar la palabra, momento que fue aprovechado por Vargas para hacer presente la inquietud de la firma ante las dificultades que han tenido para avanzar con la línea de transmisión, lo que fue apuntado por el mandatario en su bloc de notas.

El tema también habría sido uno de los puntos de la reunión bilateral que sostuvieron los Presidentes de los dos países. Y es que si bien se trata de una empresa autónoma con su propio directorio, la propiedad de ISA es hasta un 61% pública (51% del Estado y un 10% de las empresas públicas de Medellín).

A fines de febrero, el Ministerio de Energía cobró boletas de garantía por US$ 2,6 millones a Isa, debido a los retrasos de la puesta en marcha. Esto, a juicio de la firma, no corresponde.

«Tenemos la convicción de que los argumentos presentados a las autoridades chilenas fueron en su totalidad por fuerza mayor», comento Bernardo Vargas en una conferencia con analistas.

Agregó que «vamos a actuar de acuerdo con nuestro deber y el derecho de ejercer todos los recursos que proporciona la institucionalidad de ese país para el buen cuidado de los intereses de la empresa y los accionistas. Tenemos plena confianza en la justicia chilena y seremos respetuosos con sus decisiones».

Según trascendió, la firma se ha esforzado para terminar el proyecto en junio, elevando los costos de construcción, afectando la rentabilidad de la obra.

Los comentarios están cerrados.